Fresa, piña y mango, los cultivos en los que invertirá el Valle del Cauca

Agosto 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Fresa, piña y mango, los cultivos en los que invertirá el Valle del Cauca

El Valle del Cauca posee 730.000 hectáreas aptas para la agricultura, de las cuales sólo el 43%; es decir, 317.600 hectáreas están cultivadas, la mayoría en caña de azúcar, café y plátano.

Empresas de la región adelantan proyectos que generarían más de 5.000 empleos. Crecimiento.

Además de ser una fuente de empleo y de crecimiento económico, el sector frutícola será la metamorfosis del Valle del Cauca. Así lo consideran Gobierno Nacional y gremios regionales, pues aseguran que el Departamento cuenta con todas las condiciones para convertirse en el gran centro de frutas de Colombia.Durante el Consejo Nacional de Agricultura, realizado en Palmira, el ministro del ramo, Juan Camilo Restrepo, afirmó que “la región es el corredor -que arranca desde Palmira y va hasta los municipios de Bolívar, Roldanillo, la Unión y Toro- que cuenta con todo lo necesario para empezar a exportar frutas”.Tarea que desde ya adelantan algunos gremios y empresas locales. Tal es el caso de Fructificar, empresa vallecaucana que investiga, promueve y busca dinamizar el sector, y que actualmente trabaja por el fortalecimiento del mercado interno y externo de productos líderes de la agricultura global, como la fresa, la piña y el mango. De acuerdo con Francisco José Lourido, asesor de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos, SAG, se han identificado estas tres frutas “basándonos principalmente en las de mayor crecimiento en su consumo a escala mundial. La piña viene creciendo en los últimos 10 años a más del 10% anual. Cada año se multiplica su crecimiento. Y lo mismo sucede con el mango y la fresa”. Señaló que actualmente existen unas 30.000 hectáreas sembradas en frutas en el Valle y que es posible duplicar ese número con el objetivo de exportar. “Queremos tener cultivos para varias condiciones climáticas y de rápida respuesta. Por eso pensamos en la fresa. Son proyectos que nos dan un crecimiento muy importante en mano de obra. En una hectárea esperamos tener 6 empleos permanentes, principalmente mujeres cabeza de familia, dijo Lourido y explicó que la idea es iniciar con unas 100 hectáreas de fresa, lo que generaría alrededor de 1.000 empleos directos en los próximos 6 meses. En el caso de la piña, agregó el asesor de la SAG, Costa Rica es el primer productor de esta fruta en el mundo, pero ha limitado sus siembras. Sin embargo, su demanda de consumo continúa creciendo al 10% anual “y ahí vemos una oportunidad muy grande para el Valle. Algunos ingenios así lo han identificado”, afirmó. “Junto con el Ministerio de Agricultura, estamos tratando de hacer un gran huerto en Corpoica (Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria) de producción de semilla de piña a costos bajos para el agricultor. Aspiramos llegar en unos 3 a 4 años a 5.000 hectáreas en el Valle. En empleo son alrededor de 5.000. Son cultivos mirados a la exportación”, indicó.Para el mango, el proceso será más largo. “Antes de 5 ó 6 años no vamos a ver resultados, pero es otro producto de incremento significativo. Llegamos hasta un 15% anual en el crecimiento de su demanda”, añadió Lourido.Por su parte el presidente de la Asociación Hortifrutícola de Colombia, Asohofrucol, Valle, aseguró que “el tema hortofrutícola será uno de los motores más importantes en la dinámica de la economía del país. Tradicionalmente había otros renglones de la agricultura, como la caña y el café, pero definitivamente el panorama ha cambiado respecto a fuentes de manejo agrícola”. “La mayoría de los renglones que se aprueban en los TLC -continuó el directivo- van enfocados a alimentos, y Colombia no puede desaprovechar la oportunidad tan grande que tienen sus tierras al estar en una zona tropical. Tenemos ventajas comparativas con el resto de países proveedores de alimentos, pues el hecho de estar en un territorio que no tiene estaciones le genera a Colombia una oportunidad competitiva”. Indicó que se puede programar, a través de ingeniería agronómica, la posibilidad de explotar la tierra de manera intensiva.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad