Estos son los problemas de la educación en el Norte del Valle

Agosto 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Mónica A. Arias, Reportera Cartagohoy
Estos son los problemas de la educación en el Norte del Valle

Los colegios de Cartago esperan el desembolso de los recursos para su funcionamiento.

Problemas con la infraestructura física, falta de docentes y de apoyo para los estudiantes son los pendientes de la educación en el Norte del Valle, que la tienen a punto de perder el año.

Infraestructura en mal estado, falta de 64 docentes, 2 rectores y 1 coordinador, además de ausencia de programas complementarios para los estudiantes, tales como seguridad alimentaria, transporte y dotación de recursos son algunos de los pendientes del sector educativo en el norte del Valle.La situación, calificada como crítica por coordinadores de área, docentes y rectores, se justifica en parte en la interinidad que ha tenido el Gobierno Departamental en los últimos años.Sin embargo, en cuanto a la carencia de profesores también influye el mal pago y las pocas garantías que tienen para el ejercicio de su labor, toda vez que muchos deben dejar sus familias y ciudades para ocupar las vacantes a las que han sido asignados.Eso ha hecho que a menos de tres meses de terminar el calendario escolar, en municipios como El Águila aún falten 17 maestros, en tanto que en Bolívar, El Cairo y Argelia, de a 7 en cada uno. Mientras, en Versalles, 5, sólo por nombrar algunas localidades en donde la zona rural es la más afectada.Martha Lucía Cardona, docente en El Águila, afirma que a esto se suma que muchos profesionales que participan del concurso aceptan la vacante sólo para entrar al sistema, pero luego piden traslado y así no se da continuidad en los procesos.Esto, a su vez, se ve reflejado en la disminución de la matrícula. Gustavo Giraldo Ramírez, coordinador del Grupo de Apoyo a la Gestión Educativa Municipal, Gagem, No. 6 con sede en Zarzal, señala que en su jurisdicción (Obando, La Victoria, Zarzal, La Unión, Toro y Versalles) la disminución de alumnos fue de 2.101 comparada con el 2011. Para el 2012 tienen reporte de 25.722 estudiantes matriculados. “Los alumnos se retiran por cambio de domicilio, factores de tipo económico, matoneo, embarazos tempranos y falta de nombramiento oportuno de docentes, y esto se ha vuelto costumbre del nivel central, dejar pasar el tiempo para cubrir licencias por maternidad o incapacidades por enfermedad. La generalidad es que no se cubran”, señaló Giraldo.InfraestructuraEsperanza Sabogal, rectora del colegio Jesús María Córdoba, en El Águila, señala que en su institución, además de la falta de docentes, tienen la sede central, con 310 estudiantes, a punto de venirse al suelo, debido a una falla geológica que la atraviesa. Eso, sin contar con que su patio para deportes y descanso es una vía pública, donde los estudiantes deben ‘pelearse’ con carros, motos, bicicletas y hasta volquetas.No obstante, esto no ha sido óbice para que su institución esté calificada en nivel alto en las pruebas Saber y la meta es llegar a superior en la próxima evaluación, señaló Harzon Obando, personero escolar.En las instituciones educativas de El Dovio, Bolívar y Roldanillo, también se presenta deterioro de las plantas físicas de las escuelas, que por su antigüedad son construcciones obsoletas. Asimismo, hay problemas en las unidades sanitarias, especialmente en las zonas rurales, informó Pablo Julio Ortiz, coordinador del Gagem No. 7.Por eso, señalan los mismos estudiantes, muchas veces es necesario recurrir a las vías de hecho para sentar su voz de protesta. Por ejemplo en Alcalá, hace un año los del colegio San José realizaron un cese de actividades por el mal estado de la sede del colegio. Y aún no los reubican.En El Águila y Argelia ha ocurrido lo mismo, ya que las acciones de tutela se quedan en las gavetas de la Gobernación. De hecho, se reveló que contra la Secretaría de Educación del Valle están instauradas 3.000 tutelas y 300 derechos de petición, además de 300 incidentes de desacato.El propio titular de esta cartera, Nelson Vargas, manifestó que la infraestructura educativa en todo el departamento está en “pésimas condiciones y la educación tiene deudas por $357.000 millones, que corresponde a obligaciones laborales con la planta de personal”. Por esto, el Ministerio de Educación instó al Departamento a que a finales de este mes presente el plan de mejoramiento para buscarle la salida a la crisis educativa que se vive actualmente.Pero las necesidades van mucho más allá. Para los estudiantes lo primordial es que se fortalezca el programa alimentario, ya que actualmente sólo reciben una bolsa de leche tamaño personal y un pan. Asimismo, el transporte escolar, pues muchos deben caminar hasta una hora para llegar a sus planteles.Entre tanto, docentes y directivos solicitan capacitación, dotación de ayudas educativas, psicólogos escolares, apoyo para actividades de ocupación del tiempo libre de los niños y jóvenes e implementación de la media técnica.En tales condiciones y mientras transcurre el último periodo escolar, profesores y rectores se esfuerzan por hacer bien la tarea en procura de que los estudiantes reciban sus clases a tiempo. Y para que la institución pueda superar sus notas insuficientes en materias que no tienen mayor respaldo del Gobierno Departamental.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad