Estos son los males que deterioran la salud del Valle del Cauca

Estos son los males que deterioran la salud del Valle del Cauca

Agosto 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estos son los males que deterioran la salud del Valle del Cauca

De acuerdo con cifras de la Asociación de Clínicas y Hospitales, las EPS les adeudaban $1,7 billones al cierre del año 2011. Se espera que el paquete de ayudas del Gobierno solucione ese pasivo.

Las EPS de la región han registrado pérdidas en los últimos 2 años. También tienen altas deudas por cobrar al Fosyga y por pagar a las IPS. Quieren seguir operando, pero piden ayuda.

Los resultados financieros suministrados por las Entidades Promotoras de Salud, EPS, a la Superintendencia del sector son contundentes. La mitad de las 18 EPS del régimen contributivo registraron pérdidas al cierre del 2011. Asimismo, estas 18 empresas tenían un pasivo a esa fecha por $3,1 billones, casi igual al total de activos que presentaron las entidades ($3,6 billones).Hay cinco EPS intervenidas e igual número de entidades en vigilancia especial en el régimen contributivo, 12 intervenidas y 15 en vigilancia por parte de las autoridades en el régimen subsidiado. Para el Gobierno, los agentes del sector y hasta para los pacientes el diagnóstico es conocido: la salud está quebrada. De los $1,2 billones anunciados el mes pasado por el Gobierno, se giraron $570.000 millones para pagar a los prestadores del servicio, según el Ministerio de Salud, pero desde ya estos recursos parecen insuficientes.Los que viven la crisisDetrás de la situación financiera de la salud hay rostros e historias de vida de más de 44 millones de colombianos que tienen cobertura en salud y que son quienes lidian diariamente con un sistema cerca del colapso. Los ejemplos de estos padecimientos son muchos. La Alcaldía de Cali cuenta con una oficina que presta atención a los usuarios en salud. En el primer semestre del año se recibieron más de 15.000 quejas, de las cuales 1.038 fueron por la falta de atención oportuna, es decir, caleños que no recibieron una cita en 3 días como dice la ley antitrámites; que deben esperar 3 meses para ver un especialista, o que son remitidos a un centro médico que no los atiende porque la EPS no ha pagado. Sin contar el viacrucis para que les otorguen medicamentos por fuera del Plan Obligatorio de Salud, POS.Los casos son muchos. “Aquí llegan 90 personas al día en promedio en busca de ayuda, muchos niños y adultos graves que requieren autorización para procesos costosos o que necesitan consultar especialistas con urgencia. Lo más común es que no encuentran atención oportuna en la EPS y acá los ayudamos”, explica Mariluz Zuluaga, asesora de la oficina de Atención al Usuario en Salud, quien reconoce que muchas quejas corresponden a pacientes que demandan tratamientos costosos. “Caprecom, por ejemplo, tiene una población muy enferma y de alto costo de atención”, dice. Pero el mayor número de quejas en el régimen contributivo, en la Oficina de Atención en Salud, lo tiene la Nueva EPS (26%), pues algunos pacientes son devueltos de las IPS porque esta entidad no les ha pagado por sus servicios.Vicenta Serrate vivió esto en carne propia. “Mi hermano fue varias veces al servicio de salud de la Nueva EPS y sólo cuando estuvo muy grave le hicieron exámenes donde descubrieron que tenía cáncer que sólo podía ser tratado en la Fundación Valle del Lili. Pero cuando se pidió la remisión, esta entidad no lo atendió porque la EPS le debía plata”, recuerda.Su hermano, Elías Serrate, esperó varios días para que se le aprobara el traslado y cuando fue posible no había una cama para recibirlo. “Estuvo 13 días en la clínica hasta que falleció, en ese tiempo no recibió la quimioterapia. Los médicos que se preocupan por los pacientes uno los ve sólo en las películas”, dice Vicenta. ¿Por qué no alcanza el dinero?Jaime Arias, presidente de Acemi, gremio de las EPS, considera que es cierto que el sistema tiene muchos recursos, unos $40 billones al año, pero de estos $25 billones son para los regímenes subsidiado y contributivo, el resto se va en otros gastos y en los sistemas especiales que son muy costosos como los de Ecopetrol, las FF. AA., universidades y el magisterio. “¿Por qué no alcanza la plata? Creo que debe haber algún grado de corrupción, el sistema necesita aumentar mucho su eficiencia, pero en especial no hay un flujo oportuno de los recursos. Se calcula que en el Fosyga hay $2 billones atrapados, esa plata no se mueve. No por falta de voluntad sino porque son complicados los trámites y el Gobierno se tarda mucho. Además los recursos no son suficientes”, afirma.Según la Superintendencia de Salud, se les adeudan a las EPS del régimen contributivo $1,5 billones y $306.000 millones a las del subsidiado. Asimismo, indica la entidad, en un informe presentado al Congreso, que a marzo de este año las EPS Cruz Blanca, S.O.S., Famisanar, Cafesalud, Golden Group y Saludcoop no cumplían con las exigencias de solvencia y patrimonio mínimo y otras como Coomeva cumplían sólo con el patrimonio mínimo. En el régimen subsidiado 10 empresas tampoco llenan exigencias de operación.La situación de las EPS en el Valle no es diferente a las del resto del sistema. S.O.S. Comfenalco y Coomeva registraron pérdidas en sus últimos balances. Pese a esto, los directivos de estas entidades no creen que la solución sea acabar con las EPS, pues consideran que el sistema de aseguramiento ha mostrado bondades, como la ampliación de la cobertura, pero aseguran que deben ser corregidas las fallas.Mientras tanto, algunas vidas se pierden en el camino. Aunque las EPS resaltan que también se salvan muchas otras.“Que paguen lo que nos deben”Mauricio Serra, director del Servicio de Salud de Comfenalco Valle, asegura que si las EPS no tuvieran que atender los servicios No POS, podrían salir adelante. “Lo que pedimos es que nos paguen lo que nos deben. El Fosyga está cancelando lo más reciente, pero tenemos cobros desde hace 7 años que no se han podido resolver. Hay muchos recursos atrapados que las EPS ya pagamos a los prestadores. A Comfenalco Valle le deben unos $20.000 millones”, dice.Considera que los recursos que aporta el Estado para el Plan Obligatorio de Salud, POS (que contempla el plan de beneficios de los afiliados), no son suficientes para cubrir los servicios prestados. Por cada usuario las EPS reciben del Estado un pago, en el caso de Comfenalco es de $45.000 al mes. “Sólo en junio pagamos 3 transplantes, en los que invertimos $400 millones. Lo cierto es que no nos alcanza la plata que nos dan frente al servicio que se presta”, afirma.Según Serra, Cali está en desventaja frente a Bogotá y Medellín, donde se cancela un mayor valor por afiliado, debido a que a estas capitales se les reconocen mayores costos por que reciben personas de los municipios vecinos. Pero en Cali no se admite esta situación. Para Comfenalco Valle, el valor de la UPC, pago que hace el Estado por cada afiliado, debe ser un 5% más alto al actual.”Dineros del POS no alcanzan”Octavio Ayala, gerente de S.O.S, entidad que está bajo vigilancia especial de la Supersalud, afirmó que pese a la situación que afronta el sector, esta EPS ha venido cumpliendo con los pagos a los prestadores del servicio y a los usuarios “les estamos dando la atención debida, con limitaciones normales que tenemos las EPS”. Según el directivo, el No POS (medicamentos y tratamientos que no están en el plan de beneficios) les ha ocasionado un daño grande a todas las entidades y en el caso de S.O.S los ha llevado a tener dos años seguidos de pérdidas. “Nosotros manteníamos unas cifras positivas con un portafolio de títulos que teníamos para garantizar el pago a nuestros prestadores y con el No POS, cambiamos toda esa plata líquida en cuentas por cobrarle al Fosyga y hoy en día nos deben más de $100.000 millones”, dijo.Explicó que SOS tiene una capitalización pendiente, la cual no se ha ejecutado esperando los cambios anunciados en las reglas de juego en el negocio. “Si no se arregla el problema se pudiera llegar a tener problemas con los usuarios. En ese momento preferiríamos hablar con los entes estatales y entregar la población afiliada”.Coincide el directivo en que los dineros del POS deberían ser suficientes, pero hoy no alcanzan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad