Escritor dijo haber recibido billetes falsos de un cajero en Tuluá

Escritor dijo haber recibido billetes falsos de un cajero en Tuluá

Mayo 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

El autor de la novela “Cóndores no entierran todos los días” denunció haber recibido 8 billetes de papel común sin ningún valor comercial de un cajero en Tuluá.

Tremenda sorpresa se llevó el autor de la novela, “Cóndores no entierran todos los días”, Gustavo Álvarez Gardeazábal, cuando introdujo su tarjeta débito en un cajero electrónico y el aparato le entregó billetes de mentiras.En vez de entregarle la suma de 400.000 pesos en efectivo que el escritor le había solicitado, el aparato le devolvió 8 billetes de papel común sin ningún valor comercial.El incidente se registró en un cajero electrónico ubicado en el centro comercial La Herradura, en Tuluá, en donde el ex alcalde y ex gobernador del Valle, acudió a hacer el retiro de su cuenta personal. “Sin duda que esto es una estafa, cómo es posible que uno venga a hacer un retiro y le entreguen billetes del juego del monopolio”, manifestó indignado el escritor.Sin embargo, Edwin García, funcionario de la empresa Brinks de Colombia, responsable de “cargar” los cajeros, dijo que efectivamente se cometió un error, pero no de mala fe.“Esos son billetes para realizar pruebas técnicas en los cajeros electrónicos”, indicó el funcionario.La situación se puso tensa porque precisamente en el momento en que Gardeazábal llegó hasta el cajero, en donde había convocado a los medios de comunicación para hacer la denuncia, se estaba realizando el aprovisionamiento por parte de la compañía de seguridad por lo que uno de los guardas le ordenó que no podía acercarse.Ante esto, el escritor entró en cólera y les gritó a los funcionarios que, “si a mí me van a matar, que me maten, pero el banco no me va a impedir que realice una rueda de prensa”.Una vez el banco se percató del error, le consignaron en su cuenta personal los 400.000 pesos que la noche anterior le habían debitado de su cuenta.“Eso lo hicieron porque se dieron cuenta que soy un personaje público, pero a un pobre ciudadano no le resuelven el problema tan rápido”, indicó Gustavo Álvarez Gardeazábal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad