Entregan certificaciones de buenas prácticas a empresarios frutícolas del norte del Valle

Septiembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Andrea Arias | Redacción de El País Cartago.
Entregan certificaciones de buenas prácticas a empresarios frutícolas del norte del Valle

Calidad y salud. Esas son las dos principales características que contemplan las buenas prácticas agropecuarias.

Esto significa que 583 hectáreas en el Valle del Cauca producirán frutas y hortalizas de la más alta calidad y con la inocuidad que requieren los mercados interno y externo.

Un total de 36 predios en los municipios de La Unión, Restrepo, Trujillo, Toro, Sevilla y Roldanillo fueron certificados en Buenas Prácticas Agrícolas, BPA, por parte del ICA y con apoyo de la Gobernación del Valle del Cauca. Esto significa que 583 hectáreas en el Valle del Cauca producirán frutas y hortalizas de la más alta calidad y con la inocuidad que requieren los mercados interno y externo.Jannet Ortíz Cabrera, ingeniera agrónoma y líder del programa de inocuidad en el ICA seccional Valle, destacó que estos predios garantizarán una producción que tendrá en cuenta la minimización del impacto ambiental protegiendo la salud y el bienestar de sus trabajadores del campo, y especialmente con manejo seguro y responsable de insumos que aseguran la calidad del producto. La profesional explicó que de la totalidad de predios, 28 son de la Empresa Grajales que equivalen a 429,9 hectáreas de papaya, maracuyá, melón, uva, limón tahití, guayaba pera, guanábana, pimentón, carambolo y berenjena.Entre tanto, la empresa Las Lajas certificó un predio 130 hectáreas ubicado en Sevilla y sembrado de aguacate hass, y además recibieron la certificación varios pequeños productores de plátano, banano, uva isabela y piña oromiel de Sevilla, Trujillo y El Cerrito.Hernando Arias, propietario de la finca La Millana, en la vereda La Bohemia de Trujillo, es uno de los pequeños productores certificados. Comentó que todo empezó con apoyo de su hijo que es ingeniero industrial y calificó el proceso como “una tarea ardua, por la exigencia”.Desde hace 16 años, don Hernando cultiva plátano, banano, café y frutas que comercializa en Tuluá.Otra de las beneficiarias es Sandra Isabel Marulanda, de la finca Rancho Verde, ubicada en Restrepo. Ella cultiva piña oromiel y la primera cosecha la tendrá para enero próximo.Con esta certificación, señaló, espera comercializar su producto en los supermercados de Cali y empezar a crecer para pensar en exportar en el futuro cercano.El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, informó que la certificación de buenas prácticas agrícolas tiene una vigencia de dos años y les garantiza a los cultivadores que su producción cumple con normas de alta calidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad