En amenaza de muerte se encuentra el Bosque Municipal de Palmira

En amenaza de muerte se encuentra el Bosque Municipal de Palmira

Agosto 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Stella Cardona | Palmira Hoy, El País
En amenaza de muerte se encuentra el Bosque Municipal de Palmira

El detrimento en la infraestructura de las instalaciones del Bosque es otro punto negro para este ‘pulmón verde’. Las pérgolas, al fondo, deberían lucir enredaderas para crear caminos para los visitantes, pero son sólo ladrillo y cemento.

Ubicado en la Comuna 5, es la última parte boscosa del casco urbano de Palmira, pero la falta de un plan de manejo ambiental se refleja en la contaminación de sus dos lagos y la pérdida de su vegetación, así como en el deterioro de sus instalaciones.

El Bosque Municipal, uno de los íconos de la Villa de las Palmas, está amenazado de muerte. Así lo demuestra el abandono en el que se encuentra la riqueza ecológica que se extiende a lo largo de sus 16,5 hectáreas.Ubicado en la Comuna 5, es la última parte boscosa del casco urbano de Palmira, pero la falta de un plan de manejo ambiental se refleja en la contaminación de sus dos lagos y la pérdida de su vegetación, así como en el deterioro de sus instalaciones.No obstante múltiples análisis, inventarios y estrategias planteados por entidades como el Instituto de Estudios Ambientales, Idea, de la Universidad Nacional, sede Palmira, y docentes interesados en rescatar este ‘pulmón verde’, las acciones en las últimas décadas han sido mínimas.Así lo señala el ingeniero forestal Eugenio Escobar Manrique, quien recalcó que lo urgente es definir su manejo como bosque o como parque recreativo municipal.En el 2007 él inventarió la fauna y la flora de este ecosistema y concluyó que “se deben plantar o propagar especies que tengan interés desde el punto de vista económico y sociocultural y reorganizar las existentes para que haya mayor biodiversidad y cumpla su función de pulmón”.Sin embargo, lamenta que se le ha dado más preponderancia a las construcciones que a la vegetación, aludiendo a los 18 quioscos que funcionan al interior del lugar, algunos de los cuales ofrecen licor a sus visitantes, lo que desvirtuaría su carácter de santuario verde.A ello se suma el ruido de adultos y estudiantes que lo utilizan para realizar actividad deportiva: “Esto se convirtió más en un espacio de recreación activa, para mí ya no es un ‘pulmón verde’”.Por su parte, el director del Idea, Joel Tupac Otero, expresó que tanto el río Palmira como el Zanjón Romero, que abastece de agua a los lagos Mayor y Menor del Bosque, reciben descargas residuales, domésticas en su mayoría, que afectan la calidad hídrica y el ecosistema tanto de esta microcuenca como de los lagos.“Sus franjas de protección carecen de vegetación apropiada y están invadidas por asentamientos humanos”, explicó antes de señalar que las orillas de los lagos no tienen arborización, lo que pone en peligro las aves que anidan allí, en su mayoría nativas del Valle.“Sus aguas son deficientes, lo que impacta el sistema natural y su componente biótico”, enfatizó.De otro lado, el director de la Regional Suroriente de la CVC, Samir Chavarro Salcedo, en carta enviada el 23 de julio al director del Bosque Municipal, Juan Carlos Escobar, recordó que, al definir el Plan de Acción Trienal 2004-2006, la Corporación suscribió un convenio con la Administración Municipal de entonces y con la extinta Comfaunión para mejorar las condiciones del Bosque.Dicho convenio arrancó en marzo del 2007, pero el siguiente alcalde lo liquidó por lo que las obras quedaron inconclusas.Así las cosas, mientras los encargados de preservar y cuidar uno de los patrimonios históricos, culturales y ambientales más importantes de la Villa de las Palmas se van por las ramas, el Bosque Municipal se ahoga en medio de la apatía gubernamental y la indiferencia ciudadana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad