Embolatados subsidios de vivienda

Embolatados subsidios de vivienda

Junio 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Carolina Bohórquez R. - Reportera de El País
Embolatados subsidios de vivienda

Esta es una de las casas de Brisas de la Merced. Otras construcciones se observan en el mismo estado y, por eso, sus dueños han denunciado.

La Nación está indagando qué pasó con cerca de $1.000 millones para 122 casas. Investigan malos manejos.

El Cerrito posee un centenar de ‘casas en el aire’. Ese es el calificativo que usan aquellos cerriteños que aspiraban a ocupar la tercera y la cuarta etapa de la urbanización de interés social Brisas de la Merced. Se trata de 122 viviendas que se levantarían en este municipio con subsidios que el Gobierno Nacional designó hace tres años y los cuales suman en total $996 millones. De ese monto, el Fondo Nacional de Vivienda, Fonvivienda, desembolsó $465 millones para la tercera etapa, la cual debía constar de 60 viviendas, “porque se pensaba que la construcción iba viento en popa”.Los $531 millones restantes corresponde a la cuarta etapa, es decir, son para las otras 62 unidades familiares. Sin embargo, de las 122 casas, 86 no existen literalmente. Así que no hay ni viento ni brisas, pues no se ha puesto ni el primer ladrillo de ellas. Y las demás están a medias. Unas no tienen puertas y a otras les faltan las ventanas y los servicios públicos, como lo comprobó esta semana El País, en un recorrido por la urbanización. Según los afectados, también hay construcciones que a pesar de que ya les pusieron las puertas y las ventanas, los muros presentan filtraciones de agua y hay malos olores.“Nos mintieron y también al mismo presidente Álvaro Uribe, cuando vino el 22 de junio de 2007. En esa época, el entonces alcalde Silvio Montaño hizo el anuncio de más subsidios”, comentó un cerriteño que sigue a la espera de un techo.El alcalde Reynaldo García afirmó que este enredo proviene de administraciones pasadas y que su interés es lograr el cumplimiento de la obra por parte de la constructora Gryco Ltda. La Alcaldía señaló que la tercera etapa debía entregarse sin ningún inconveniente a finales del 2008. Pero no ha sido así. “Algunas casas se han ido construyendo poco a poco y con problemas”, dijo el alcalde actual. “Por esta razón se ha tenido que ajustar el cronograma varias veces”, anotó el Mandatario local. Ante las anomalías, el Fondo Financiero para Proyectos de Desarrollo, Fonade, adscrito a Planeación Nacional, ha realizado labores de supervisión de estos trabajos, emitiendo en cuatro informes conceptos desfavorables sobre el avance de los mismos. En uno de ellos, con fecha de septiembre de 2009, se estimó el 30 de marzo de 2010, como el plazo para que por lo menos, la tercera etapa estuviera lista. Pero no ha sido así y otra vez el cronograma se corrió.Fonade informó a El País que ambas etapas tienen que estar terminadas completamente el próximo miércoles 30 de junio. Entonces, les queda una semana. A tal panorama se suma que ‘las casas en el aire’ han sido utilizadas, según algunos testimonios recogidos por El País, como el ‘caballito’ de campaña de quienes buscan votos para llegar a una alcaldía que maneja $17.000 millones de presupuesto anual o al Congreso de la República, en marzo pasado.Algunos habitantes dijeron no haber olvidado las promesas del diputado Mauricio Martínez y de Juan Carlos Rizzetto, además de Luz Dary Roa, la esposa del ex alcalde Montaño. Tanto Rizzetto como los Montaño Roa son miembros del Partido de Integración Nacional, PIN.“En El Cerrito abunda la politiquería. Cada vez que hay campaña hablan de las casas, hay promesas, la gente vota por ellos, y seguimos sin nada”, comentaron algunos moradores del municipio. Luz Dary Roa respondió que su esposo y ella entregaron la primera y la segunda etapa sin problemas, que pensaban que las posteriores alcaldías iban a continuar el proyecto y que no hay politiquería. “Pero no es así. Aquí hay fuerzas de mucho cuidado”, dijo un habitante que pidió omitir su nombre. “¿Escrituras sin casas?” A este lío financiero se agregan las denuncias ante la Contraloría del Valle por parte de algunos beneficiarios de los subsidios de vivienda. Ellos sostienen que en el año 2007, cuando no había ninguna de las casas de la tercera etapa, fueron afanados en tramitar las respectivas escrituras. Unas se diligenciaron en octubre y otras en diciembre de hace tres años. En estos documentos, las personas subsidiadas aparecen como compradores y como vendedores lo hacen el entonces alcalde de esa época Cruz Evelio Espinosa y la constructora del proyecto. Entre las escrituras figura una del 13 de diciembre de 2007, correspondiente a un subsidio que fue concedido el 19 de junio de ese año. Lo grave, dice la denuncia, es que en septiembre de 2009 a sus posibles ocupantes les informaron que aún no había casa y, lo que es peor, que el subsidio por $9.107.700 se venció el 30 de junio del año pasado.En la misma denuncia oficial ante la Contraloría, reposa que la gente habría sido inducida a tramitar la documentación. El País tuvo acceso a las escrituras que se diligenciaron en Buga, Guacarí y Pradera. En la Contraloría explicaron que en el tema de obras de interés social, una manera de recibir los recursos es a través de la modalidad de contraescritura o por pago anticipado. Pero, conforme con la Contraloría, si es con escritura quiere decir que el Estado da la plata cuando existe el documento, pero también la casa misma.El alcalde actual, Reynaldo García, también cuestiona esa situación de las escrituras, pero no ha habido ninguna demanda o un proceso jurídico formal al respecto. Tampoco por parte del Ministerio de Vivienda y la Gobernación del Valle, donde informaron que están evaluando lo ocurrido, tras recibir las quejas. No obstante, cuesta creer que este municipio de apenas 65 mil habitantes cumpla tres años con ‘construcciones fantasmas’ y con poca certeza sobre cómo se han invertido los recursos de la Nación.En el informe de supervisión del 3 de junio de 2009, Fonade señala que “el Constructor --Gryco Ltda-- y la Interventoría no tienen claridad acerca de los dineros girados por la Fiduciaria Alianza S.A. y cobrados en la modalidad de contraescritura”. Para aclarar el tema, El País se comunicó con la Fiduciaria Alianza S.A., pero no hubo respuesta. El 3 de marzo pasado, en otro informe de supervisión, Fonade “solicita dar mayor celeridad a la obra. Se evidencia muy bajo rendimiento... se está presentando la presencia de goteras en muchas viviendas, desnivel y acabados muy regulares”. Mientras tanto, el gerente de Gryco Ltda, Andrés García, admitió que la empresa ha tenido problemas y mencionó que los retrasos obedecieron a inconvenientes con Cruz Evelio Espinosa, quien fue el alcalde designado en reemplazo de Silvio Montaño, cuando éste se retiró en el 2006 para no inhabilitar a su esposa que se iba a lanzar a la Alcaldía de la localidad. Espinosa ocupó el cargo municipal entre el 26 de octubre de 2006 y el 31 de diciembre de 2007. Andrés García reiteró que hubo incumplimientos de la alcaldía de Espinosa, pero que pese a ello “ya hay 36 casas entregadas de la tercera etapa”. García dijo además que, contrario a los informes de Fonade, los subsidios de la tercera etapa vencerán a final de este mes y que los de la cuarta etapa, en septiembre. El ex alcalde Espinosa rechazó las acusaciones. Respondió que él no tuvo ningún problema con los subsidios, ni cuando trabajó para Montaño como tesorero, y concluyó que no es el responsable.Los políticosLa senadora Dilian Francisca Toro cuestionó estas anomalías y agregó que “el Alcalde de El Cerrito debe explicar qué pasó. “Yo llevé al presidente Álvaro Uribe, porque era una bonita obra. Las autoridades deben investigar al respecto”, dijo la congresista.El diputado Mauricio Martínez rechazó el tema de politiquería. Dijo que la comunidad lo ha buscado para que pueda mediar y no para otro fin. “Tampoco tengo injerencia en eso. Que las autoridades investiguen”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad