El viacrucis que padecen los cerros tutelares de Cali

El viacrucis que padecen los cerros tutelares de Cali

Marzo 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
El viacrucis que padecen los cerros tutelares de Cali

Así luce el cerro de las Tres Cruces, invadido de antenas. También el sector es un punto de referencia para los deportistas de la ciudad.

El Cerro de las Tres Cruces y Cristo Rey están asfixiados por las antenas, amenazados por las invasiones y fracturados por la minería.

La leyenda del Cali viejo cuenta que las Tres Cruces se construyeron para espantar a  Buziraco (el diablo).  A su vez, Cristo Rey se alzó  para conmemorar  los 50 años del fin de la Guerra de los Mil días. Fueron erigidos en los cerros tutelares  como símbolo de protección.

Hoy,  décadas después, los dos custodios más emblemáticos de Cali narran otra historia. Están asfixiados  por las antenas, amenazados por los  asentamientos de desarrollo incompleto (anteriormente llamados invasiones) y fracturados por la  minería. Un panorama que podrán apreciar   los cerca   de 900.000 peregrinos que los visitarán durante esta Semana Santa.     

Turismo informal  acosa a Cristo Rey  

[[nid:518771;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/03/ep001101646.jpg;full;{Los propietarios de predios en Cristo Rey han instalado cercas para delimitar y de esta manera impedir invasiones de urbanizadores piratas. Oswaldo Páez | El País.}]]

Para Víctor Raúl Martínez, miembro de la junta directiva de Corporcerros, el gran mal de  Cristo Rey es  el turismo informal. “Los restaurantes, bailaderos y tiendas  que están establecidos   allí lo hicieron por la fuerza.  Y varios de estos negocios están construyendo áreas de estacionamiento, socavando el cerro de manera anti técnica. Pueden ser los propietarios del terreno, pero no se pueden hacer esas adecuaciones”, dice.

Martínez añade  que además hay construcciones irregulares de todos los estratos.  “El nuevo POT establece que los cerros tutelares son un bien patrimonio de la ciudad y no se puede construir sobre ellos en su perímetro rural, así usted sea el propietario. Y desde la parte alta podemos ver construcciones estratos seis y ranchos de invasión. Eso no puede ser”, explica.

Contrario a lo que muchos consideran, estos cerros pertenecen a  dueños particulares. Familias tradicionales de  la ciudad, pequeños propietarios  y hasta la Arquidiócesis  poseen títulos de propiedad. En el caso de Cristo Rey, la explanada  superior y 200 metros alrededor de ella  son del  Municipio y administrados por la Corporación para la Recreación Popular, CRP.

Este  cerro   tiene aproximadamente 500 hectáreas (Has) de extensión, dos de ellas son del Municipio.  

En relación con la antenas, Martínez sostiene que  a las empresas de comunicaciones les queda más fácil ubicarse en los cerros en lugar de  realizar una gran torre de comunicaciones. Los permisos los otorga el Municipio, y el alquiler del predio, para poder instalar   esa infraestructura, lo recibe  el propietario del lote.

Cuenta, que por ejemplo, hay  nuevas antenas a pocos  pasos de la estatua que no estaban en la Semana Santa del año pasado. Ante la  observación, la CRP informó que en el sector no se han  instalado nuevas antenas  y las que se encuentran allí datan de antes de su llegada.   

Otro de los problema que aqueja a Cristo Rey  es la inseguridad, pese a que en la entrada al monumento hay  un CAI de la Policía. “Aquí la gente sube al cerro para  hacer deporte y aparecen los tipos en moto que le piden los tenis, los celulares, hasta el termo donde lleva el agua...  los fines de semana esto es un desorden de vendedores ambulantes y  bailaderos”, dice Alba Lucía Guzmán, moradora de Bellavista.

Tres Cruces, el panorama no mejora 

Si  la invasión  de antenas  en Cristo Rey es un asunto de contaminación visual, en  las Tres Cruces es un espectáculo surrealista. “Aquí las antenas están ‘pegadas’ al monumento y algunas lo superan en tamaño. Es complicado quitar las antenas porque en esos pocos metros cuadrados está instalada gran parte  de la infraestructura de comunicaciones de  Cali”, explica Víctor Martínez, de  Corporcerros. 

Pese a ello,  asegura,  el mayor problema  que afronta este cerro es la explotación minera. “Son canteras que  tienen licencia minera, lo perverso de esas licencias es que el Gobierno las otorga, pero el  Municipio está casi impedido para hacer control”.

 Ante esta situación de las minas la CVC informó que las canteras en este cerro  tienen  título minero vigente otorgado hace más de 20 años por la Agencia Nacional de Minería, condición que dio lugar a la aprobación  de la licencia ambiental. La CVC sostiene que realiza control y seguimiento al cumplimiento de las obligaciones.

En relación con los estacionamientos que se construyeron en los cerros el ente ambiental manifiesta que el seguimiento del uso del espacio público es competencia de la Alcaldía. “...La CVC, en su función, actuó en estos casos requiriendo a los presuntos infractores  por la tala de árboles. Actualmente se adelantan tres procesos administrativos”, dicen  voceros. 

Para la ingeniera del Dagma, Sandra Franco, uno de los aspectos que más golpean a los cerro tutelares son  los incendios forestales. “Pese a las lluvias no podemos bajar la guardia, por eso instalamos dos torres de observación donde habrá guardabosques vigilando”. Explica que el suelo de los cerros de Cali no tiene las condiciones ambientales para que se den bosques frondosos sino bosques secos tropicales, árboles espinosos de corte bajo... de ahí que es complicado que se establezca una cobertura vegetal. 

“Por eso es tan delicado cuando se presentan los incendios forestales. Ese tipo de vegetación tarda muchos años en recuperarse”, comenta.  

En relación con las antenas sostiene que a pesar de que algunas tiene  los permisos ocasionan contaminación visual y afecta la trayectoria de las aves. 

“Creo que en Cristo Rey hemos avanzado en su recuperación, se han reactivado los procesos de regeneración de flora y fauna. En las Tres Cruces vamos más lento, porque son muchos los propietarios,  pero la idea es recuperar el ecoparque”, concluye.

Recomendaciones En esta Semana Santa, según lo estipularon las  autoridades,  la hora de ascenso a los cerros inicia a las 8:00 a.m. y termina a la 1:00 p.m. Asimismo, se ubicará un puesto de mando  al lado derecho del Hotel Spiwak,  en la Avenida 6D con Calle 36N ,detrás de Chipichape. Este es el único punto de ascenso autorizado. Se recomienda no llevar niños menores de 6 años ni mascotas, y que las mujeres en estado avanzado de embarazo se abstengan de subir. En Cristo Rey  se tendrán cuatro carrotanques del cuerpo de Bomberos. Se aconseja a los peregrinos realizar el ascenso en ropa cómoda y  tenis.

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad