El regreso al oasis del barco Hospital 'San Rafaelle'

El regreso al oasis del barco Hospital 'San Rafaelle'

Agosto 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por: José Ramón Burgos Mosquera, director Médico de la Clínica Farallones S. A.

Un grupo de médicos especialistas voluntarios viajó hasta las selvas del Pacífico colombiano para atender las necesidades de salud de las comunidades vulnerables que ahí habitan.

 

 

El barco Hospital 'San Raffaele' de la Fundación Italocolombiana del Monte Tabor,  tras abandonar el puerto de Buenaventura, surcó las aguas de un mar azul a lo largo de varias horas hasta llegar a las bocas del río Guajui. Mucho tiempo después de ascender impulsado por sus recientemente reforzados motores, lanzaba sus anclas en medio del río, frente a poblados como Limones, San José, El Carmelo y otros pequeños poblados que no aparecen descritos en los mapas. En las riberas de los ríos, como en los tiempos en que el Dr.Albert Schweitzer ascendía por el río Ogooué hasta Lambaréné en la África Ecuatorial Francesa del pasado siglo, centenares de niños bulliciosos, mujeres cubiertas por pañoletas de vistosos colores y hombres de mirada vibrante se agolpaban sobre el maderamen endurecido por la salina marina. En todos se sentía la dulzura de la esperanza. El barco era portador de un mensaje de aliento, de una astilla de fe, de una ilusión de vivir.

Médicos Especialistas, Cirujanos, Ginecólogos, Pediatras, Médicos Generales, Enfermeras y auxiliares de enfermería de la Clínica Farallones de Cali y de la Fundación Italocolombiana del Monte Tabor regresaban dispuestos a atender centenares de pacientes, gratuitamente, cumpliendo altos estándares de calidad y sobre todo con seguridad y humanización de los servicios ofertados a aquellas comunidades de afrocolombianos que habitan en los más recónditos vericuetos de las selvas del Pacífico Colombiano.

Durante diez días fueron valorados e intervenidos quirúrgicamente decenas de niños y adultos. Heridos que eran traídos en lanchas sobre las aguas de éstos caudalosos ríos que nadie reconoce en el resto del país. A una joven mujer  le practicaron una cesárea y al igual que ella centenares de sus coterráneas a lo largo del río, vieron a sus hijos observar un mundo nuevo, más seguro y  esperanzador.

Cuando el hombre transita por el universo, solo encuentra lo que lleva en su corazón. No de otra forma se construye la paz y la unión entre todos los seres humanos. Y ese debería ser el compromiso de todos, para presentarnos sin sonrojos, a la hora de la hora, cuando Dios disponga.

La enfermería es un arte. El cuidado y el servicio su razón de ser. Lograr con mi experiencia que un grupo de personas recibieran parte de todo lo aprendido, en un espacio reducido y tan lejano, solo me hace concluir que el trabajo en equipo hace posible lo imposible, no importa el lugar donde te encuentres.

Gracias a la invitación de la Fundación Italoamericana Monte Tabor, un grupo de colaboradores de nuestra institución decidimos participar de la experiencia de prestar servicios de salud en el Barco Hospital San Rafaelle.

Para mí, como Coordinadora de Enfermería de Cirugía durante 15 años en la Clínica Farallones, fue muy satisfactorio liderar un equipo de trabajo multidisciplinario logrando realizar los diferentes procedimientos quirúrgicos, bajo los principios de seguridad del paciente y humanización en la atención, que caracterizan a la Clinica Farallones.  

Testimonio de Bárbara Sánchez Pizarro, enfermera Profesional de la Universidad Nacional de Colombia. Clínica Farallones S.A.

[[nid:566098;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/galeria-home-a.jpg;full;{Descubre en estas imágenes cómo fue la experiencia del grupo de especialistas voluntarios que viajaron a las selvas del Pacífico para atender las necesidades de salud de las comunidades vulnerables. Fotografías tomadas por Bennett Edwin Kissel FICMT-}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad