El invierno no da tregua en el Valle del Cauca y sigue causando estragos

Diciembre 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Corresponsales y Redacción Cali

En Roldanillo dos personas quedaron atrapadas por un alud de tierra. Doce personas han muerto en el departamento durante este fin de año.

El invierno cobró nuevas víctimas en el Valle del Cauca. Ayer, dos hombres que reparaban la bocatoma del acueducto de la vereda Mateguada, en el municipio de Roldanillo, fueron sepultados por un alud de tierra y lodo. Los organismos de socorro aún tratan de ubicar los cuerpos de los desaparecidos, que fueron identificados como Fabián Castrillón, de 21 años, y Albeiro Amézquita, de 41.Áymer Escarria, secretario de Gobierno de Roldanillo, señaló que de igual manera el municipio se encuentra en alerta roja por el alto nivel del río Cauca, por lo que ya reubicaron cinco familias de la vereda El Mandarino y se evalúa la situación de otras personas que habitan en la ribera del afluente.Melba Vidal, subsecretaria de Atención de Desastres del Valle, informó que los derrumbes y las crecientes de los ríos durante este fin de año han dejado 12 personas fallecidas, en hechos ocurridos en Buenaventura, Cali, Yumbo y Restrepo y un desaparecido en aguas del río Calima.“A la fecha 3.500 familias han sido reportadas como damnificadas por el invierno en el Valle del Cauca. La Gobernación ha llegado con mercados y otros elementos, pero la comunidad reclama mayor atención a su drama”, dijo. Entre tanto, en Pradera, la Corporación Regional Autónoma del Valle, CVC, informó que 27 familias del barrio Marsella sufrieron afectación en sus viviendas debido al desbordamiento del río Bolo. El agua entró y volvió a salir por las calles de este asentamiento dejando a su paso piedras y palos que durante algunas horas impidieron el paso de los organismos de socorro. “El invierno ocasionó el rompimiento de diques y el desbordamiento de ríos, afectando cultivos, empresas y familias localizadas en estos sectores. Hoy nuevamente hacemos un llamado de alerta”, puntualizó Samir Chavarro Salcedo, director territorial suroriente de la CVC.Asimismo, en el asentamiento subnormal de Barrio Azul, en el corregimiento de Amaime, Palmira, nueve viviendas fueron arrasadas por el río del mismo nombre que está a punto de llevarse aguas abajo otras cinco casas del sector.Se calcula que el número de damnificados que ha dejado la creciente del afluente podría llegar a cien personas, las cuales han debido buscar refugios en las casas de amigos y familiares.Sin embargo, el líder del lugar, Luis Emilio Cano, sostuvo que en alto riesgo hay 40 viviendas, pero son 140 casas las que podrían verse afectadas si el río no baja su nivel.Por su parte, la CVC notificó que los aguaceros de los últimos día causaron inundaciones en diferentes zonas del departamento. “Se han generando problemas de crecientes súbitas, desbordamientos del río Cauca y deslizamientos de tierra en la zona de ladera en las 47 cuencas hidrográficas que bañan al departamento”, dijo un vocero de la entidad. Los ríos Palo, Ovejas, Timba, Jamundí, Pance, Lili, tributarios del Cauca, han incrementado sus caudales, lo que ha contribuido a que en el sector del puente de Juanchito en los municipios de Cali y Candelaria se haya presentado el desbordamiento del río Cauca. Según la CVC, estos niveles se han sostenido por más de 72 horas (desde el martes hasta ayer). Asimismo, la corporación agregó que una de las zonas que se encuentra en riesgo es el municipio de La Victoria, en el norte del Valle. El alcalde de la localidad, Gilberto Cataño, señaló que el río Cauca está crecido, pero que aún no se ha desbordado por lo que las autoridades están pendientes de cualquier contingencia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad