El 'imperio' político que queda a la deriva con detención de Dilian Francisca Toro

Julio 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La detenida congresista controla catorce alcaldías del departamento, tiene dos diputados e importante presencia burocrática en Cali y el Valle.

El mismo día en que la Corte Suprema de Justicia le dictó medida de aseguramiento a la senadora Dilian Francisca Toro, por presunto lavado de activos, uno de los protegidos de la poderosa congresista llegaba a la Dirección de la CVC, una de las entidades más importantes de la región.Paradojas en las que la derrota y el triunfo confluyan en un mismo día, raras veces se dan, pero ese día, a pesar de la detención de Dilian, su influencia política se siguió sintiendo en el Valle.En este departamento la también expresidenta del Senado construyó su ‘imperio’ político a partir de 1995 cuando salió de su natal Guacarí, donde se desempeñó como alcaldesa, a ocupar la Secretaría de Salud del Valle, por voluntad del entonces gobernador Germán Villegas Villegas.Allí comenzaría a sembrar las primeras semillas de los frutos que cosecharía a lo largo de más de tres lustros y que la llevarían a convertirse no sólo en la mayor electora del Valle sino en una de las mujeres más poderosas en la región y con una gran participación en las alcaldías, la Gobernación y las corporaciones públicas. De ahí que en el país la consideren la ‘baronesa’ política del Valle del Cauca, título, que para algunos de sus allegados suena despectivo, pero que parece sustentarlo el enorme poder que logró acumular la senadora.Toro, lo reconocen amigos y críticos, se entrega de lleno a la actividad política, especialmente en campaña y hace presencia en todos los municipios. De ahí que sostenga, como le dijo la semana pasada a este diario que, “todos mis votos son producto de mi trabajo. Yo hago un trabajo social, siempre lo he hecho y por eso saco buenos resultados”.Sin embargo, sus críticos sostienen que sus éxitos electorales obedecen, más bien, a los contratos que maneja, sobre todo en el sector salud, a su poder burocrático y a los cuantiosos recursos económicos que invierte en cada campaña.Lo cierto es que Dilian Francisca Toro fue reelegida al Senado por la U (la segunda vez con este partido, ya antes, en el 2002 estuvo por el Partido Liberal) con 130.000 votos y a sus cuentas sumó tres representantes a la Cámara, los cuales dibujan de manera estratégica el dominio territorial y político que tiene en el departamento su movimiento Nueva Generación. Sus tres representantes son Roosevelt Rodríguez, quien representa a Cali y su área metropolitana; Jairo Ortega por Palmira y el centro del Valle, y Adolfo León Rengifo por el norte del departamento.En octubre del 2011, con ocasión de las elecciones regionales, la congresista puso a prueba su poder frente a sus principales rivales políticos Juan Carlos Martínez y Juan Carlos Abadía y aunque perdió la elección de gobernador con Jorge Homero Giraldo, logró expandir su poder en las alcaldías, concejos y Asamblea.Es así como hoy su sector político controla cuatro alcaldías de los principales municipios del Valle: Palmira, Tuluá, Buga y Cartago (estas dos en coalición). A esas se suman Guacarí, Yotoco, El Cerrito, Ulloa, El Dovio, Alcalá, Jamundí, San Pedro, Bugalagrande y El Águila (las dos últimas también en coalición). Actualmente tiene dos curules en el Concejo de Cali y algo más de 150 en todo el Valle. También eligió cuatro diputados, aunque dos de ellos desertaron para apoyar la candidatura de Francined Cano en las elecciones atípicas a la Gobernación, donde sumó una victoria más al apoyar al hoy mandatario Ubeimar Delgado. Pero su participación política no se queda ahí. Su respaldo a Rodrigo Guerrero a la Alcaldía de Cali le permitió llevar a una de sus alfiles, Clara Luz Roldán, a la Secretaría del Deporte.Por los lados de la Gobernación logró que se le entregara la Secretaría de Salud, una de las más importantes. También tiene Corpocuencas. Pese a que ha asegurado que el gerente de Acuavalle, Óscar Libardo Campo, no es cuota suya, en círculos políticos lo cuentan entre sus amigos. Precisamente él fue respaldado por el Alcalde de Jamundí para la Dirección de la CVC.En la entidad ambiental además de contar en el Consejo Directivo con el Mandatario de Jamundí, tiene participación burocrática en Cali y las direcciones regionales. También en Emcali. Pese a que lo ha negado, es un secreto a voces que apoyó a la saliente directora del HUV, María Lucero Urriago.La finca cuestionadaLa hacienda San Miguel, una de las tres propiedades que habría comprado la senadora Dilian Francisca Toro a través de la sociedad Agropecuaria Ceiba Verde, está situada en el corregimiento de Tienda Nueva, en Palmira.El predio antes de llegar a manos de la sociedad, según la investigación que realiza la Corte Suprema de Justicia, al parecer estuvo en manos de narcotraficantes, entre ellos Phanor Arizabáleta, luego pasaría a Ignacio Álvarez Meyendorff, investigado por narcotráfico y detenido en Argentina, y luego habría sido de una empresa de Víctor Patiño Fómeque y familiares suyos.Sobre la compra de la finca, según reveló Noticias Caracol, la Corte dijo que la senadora conocía de las negociaciones, dado que firmó documentos de la negociación. “Reprocha la Corte a la senadora Dilian Francisca Toro, socia de la Agropecuaria Ceiba Verde, que ella de claro fue consciente y voluntaria en las negociaciones de los bienes San Miguel, La Milagrosa y Basilar”, dice el alto tribunal, tras agregar que “la gravedad no está en discusión, pues el lavado de activos es un riesgo que tiene un componente de acción”.La finca, que está a un costado de la vía que lleva a Los Ceibos, tiene dos entradas, una por la carretera y otra por el callejón San Miguel. Es usada como casa de veraneo, para fiestas de cumpleaños o de fin de semana.Cuenta con bloque de caballerizas, donde hay cinco caballos pura sangre. Tiene una casa tipo chalet en ladrillo a la vista y madera, acondicionada con muebles de época. Hay cultivos de caña en su parte posterior y algunas pocas cabezas de ganado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad