El Valle del Cauca continúa en estado de emergencia por las lluvias

Noviembre 25, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El riesgo más alto lo corren varias familias que viven en asentamientos subnormales, ubicados en el cauce del río. Algunas perdieron sus enseres.

Los altos niveles del río Cauca mantienen encendidas las alarmas en diferentes municipios del Valle del Cauca, tras las fuertes lluvias que se vienen presentando los últimos días y afectan a miles de personas.En alerta se encuentran las poblaciones de Juanchito y La Dolores, ante la amenaza de desbordamiento de los ríos Cauca y Frayle, mientras que el sector de invasión en Cali, conocido como Nueva Esperanza, padeció inundaciones por ubicarse en zona de protección del río Cauca. En el caso de Candelaria, las aguas del Cauca alcanzaron la carretera afectando igualmente a quince viviendas que se encuentran ubicadas en la franja protectora.David Useche, coordinador del Comité de Prevención y Atención de Desastres, Clopad, precisó que desde la tarde del miércoles empezó a subir el nivel del río Cauca, cuyas aguas hacia la madrugada se filtraron a través de los canales de desagüe de las casas que se encuentran debajo del puente del corregimiento Juanchito.También se presentaron inundaciones en el Club de Uniroyal, según informó Luis Guillermo Yepes, director de la Fundación Pacífico Verde, que está trabajando en coordinación con el Clopad en el reforzamiento del dique del río Cauca.Precisó que en el llamado 'Juanchito Urbano' se está empatando el dique y taponando los puntos por donde ingresó el agua como el sector Premoldeados.Las aguas del río igualmente alcanzaron la carretera donde el nivel en algunos puntos alcanzó los diez centímetros. No obstante, la alcaldesa de Candelaria, Nancy Estela Vásquez, dijo que el agua corrió hacia sectores que no se encuentran habitados.La mandataria confirmó que con diversos equipos se está tratando de reforzar algunas partes del dique. Igualmente precisó que la comunidad ya estaba alertada por lo que se alcanzó a evacuar a muchas familias de la zona del puente de Juanchito.Entre tanto, en el corregimiento La Dolores, en Palmira, el río Frayle rompió un dique en tramo de 30 metros por detrás de la sede de Asdeoccidente afectando a puntos como la Hacienda San Marino. Sin embargo, la zona poblada del corregimiento no se inundó, según indicó el líder comunitario Guillermo Rosero, tras precisar que en esta población están en riesgo 1.300 habitantes y 145 empresas que funcionan allí.Fabio Márquez, coordinador del Clopad en Palmira, señaló que en esta zona se encuentra una comisión de la Secretaría de Obras Públicas trabajando en la construcción de una barricada para contener las aguas.Por su parte, el alcalde de Palmira, Raúl Arboleda Márquez, señaló que se está pensando en decretar la urgencia manifiesta porque preocupa la situación de sectores como La Dolores, Piles, Caucaseco y El Guachal, en la parte plana; y Combia, La Quisquina y La Nevera, en la montaña.Tras realizarse un reunión en Cali con funcionarios de la CVC, el mandatario aseguró que “la idea es que los alcaldes aunemos esfuerzos porque el río Cauca toca a Yumbo, Jamundí, Cali, Palmira y Candelaria”. Llamado de alerta a asentamientos subnormales en CaliMientras tanto, cerca de 200 familias de un asentamiento subnormal en el Distrito de Aguablanca, en Cali, tuvieron que ser reubicadas en un colegio privado del sector, tras un desbordamiento del río Cauca en la zona.El director de Aguas Residuales de Emcali, José Cerón, explicó que el jarillón del río Cauca "tiene una cara húmeda que da hacia el agua y otra seca, hacia la ciudad", por lo que este tipo de situaciones se presenta ya que en el sector "hay unos asentamientos, con cerca de 260 familias, que están sobre la cara húmeda y que no deberían existir"."Les hemos dicho que nadie debe de vivir sobre un jarillón o en la parte húmeda del mismo. Ese jarillón nos protege a 2'400.000 personas. Lo que hoy pasó es que hay gente viviendo ahí, el río subió y por lo tanto los afectó", dijo el funcionario.Finalmente, hizo un llamado a la comunidad para que no arroje basuras ni escombros al río, para así evitar taponamientos que puedan terminar en desbordamientos.Pradera teme por represamiento del río BoloEn amenaza de una eventual avalancha se encuentra el municipio de Pradera ante la posibilidad de que el río Bolo se pueda represar en la parte montañosa.La advertencia se hizo por parte del Gobierno local que reveló que por lo menos 80 metros de la carretera que comunica los sectores de la Feria, El Retiro y Bolo Blanco se deslizaron y podrían llevarse consigo más de 1.500 metros cúbicos de tierra.El temor es que gran cantidad de material caiga al río Bolo lo que generaría una inundación a los sectores aledaños y en el casco urbano.Las organismos de Socorro de Pradera también reportaron la reubicación de cuatro familias que resultaron damnificadas en la zona urbana por la creciente del río Bolo a la altura del barrio Las Vegas. En la parte alta gran cantidad de productos que se dan en la región como lácteos, habichuela y tomate, no se han podido comercializar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad