El Dagma busca opciones para controlar la expansión del caracol africano en Cali

El Dagma busca opciones para controlar la expansión del caracol africano en Cali

Marzo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Mariluz Cruz I Elpaís.com.co
El Dagma busca opciones para controlar la expansión del caracol africano en Cali

Las autoridades encontraron 30 caracoles africanos en Ciudadela Comfandi. Este jueves en el barrio Floralia al norte de la ciudad, habitantes del sector encontraron algunos moluscos.

Mientras las entidades ambientales y de salud se 'tiran la pelota' para buscar responsables sobre el incremento de caracoles africanos en Buenaventura, la plaga sigue expandiéndose. En Cali hubo nuevos hallazgos de este molusco en el norte de la ciudad.

La plaga invasora de caracol africano que amenaza hoy a Cali y a Buenaventura, tiene en 'jaque' a las autoridades ambientales.Lo que inició como un problema de control ambiental en Buenaventura, hoy se traslada a una situación mucho más preocupante en Cali.El martes pasado en una zona del sur de Cali, las autoridades encontraron 30 invertebrados de esta especie. El hallazgo se produjo en el sector de Ciudadela Comfandi, ubicado en la comuna 17. Sin embargo, este jueves en el barrio Floralia, al norte de la ciudad, habitantes del sector ya encontraron uno.Y este jueves, luego de que se hallara un nuevo ejemplar en el sector de Floralia, el director del Dagma, Efraín Sierra, declaró que aunque se trata de un especie foránea, esta no es venenosa. “Sin embargo, sí podría transmitir enfermedades tras su consumo”, aclaró. El funcionario agregó que estos caracoles no son mortales, pero pueden afectar la salud de un niño. “Como todos los animales pueden ser transmisores de parásitos y en ese sentido hay que estar atentos”, señaló.Aunque las autoridades no saben cómo llegó el caracol africano a la ciudad, el Dagma llevó estos animales a zoonosis para un control sanitario, el cual obliga a deshidratarlos y posteriormente incinerarlos. Sin embargo, Jesús Ernesto Ocampo, biólogo y coordinador del Grupo de Fauna y Flora Silvestre del Área de Calidad Ambiental del Dagma, manifestó que la entidad se comunicó con el Ministerio de Medio Ambiente para avaluar otros los procesos de erradicación.Ocampo aseguró que incinerar a los caracoles es la medida más ecológica, pero se ésta buscado otra forma de erradicación que evite quemarlos.El biólogo puntualizó que en otros países como Chile y Cuba, han realizado estudios sobre las características del invertebrado, el cual puede marcar un camino hacia otros procesos de erradicación.La pelea de la CVC y la Secretaria de Salud Pública en BuenaventuraLa existencia del caracol africano se ha convertido en un dolor de cabeza para las entidades ambientales y la Secretaría de Salud pública de este municipio.Cesar Alberto Ríos, coordinador de salud ambiental de la Secretaría de Salud Pública de Buenaventura, manifestó que la entidad se reunió junto con la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, la cual reconoció que el caracol africano era un problema de salud pública. La entidad firmó un acta donde se compromete a evaluar la situación.Sin embargo, la CVC seccional Buenaventura, afirmó que desde agosto del 2010 se han realizado reuniones de las cuales la Secretaría de Salud sólo se ha presentado en dos ocasiones. Aunque, según el biólogo de la corporación, Edward Leonardo Sevilla Dueñas, la dependencia jamás se ha presentado a una reunión. Hace 10 días el comité conjunto que está evaluando la situación, conformado por Alcaldía de Buenaventura, la Secretaría de Agricultura, la CVC y la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, pidieron a la entidad de Salud que realizará una presentación sobre los riesgos del caracol a la salud humana, pero esta no entregó nada”.“No existe un estudio que demuestre si hay víctimas o no con meningitis eosinofílica a causa de la bacteria del caracol africano. La Secretaría de Salud no ha realizado tal estudio”, dijo el Biólogo.Entre tanto, César Alberto Ríos manifestó que personal médico realizó un trabajo de campo el cual arrojó como resultado que ningún caso de meningitis había sido causado por el caracol africano.Lo que si está claro de esta batalla de compromisos frente a la erradicación y control del caracol africano por parte de las entidades encargadas, es que el caracol africano es una plaga que afecta a la población de Buenaventura y otros corregimientos.Mientras unos acusan a otros por falta de compromiso, la comunidad debe lidiar con esta especie invasora capaz de causar la muerte. Los casosLa Secretaría de Salud Pública de Buenaventura aseguró que sólo en el 2010 se presentaron 6 casos de meningitis en el Valle del Cauca, de los cuales 4 son de tipo Meningitis neumococo y las otras 2 de tipo eosinofílica, la cual está relacionada con el caracol de tierra.El primer tipo de meningitis se presentó porque las madres no vacunaron a tiempo a sus hijos. El segundo tipo de meningitis se generó por el contagio de las bacterias del caracol de tierra y no por el caracol africano.Estas personas que se enfermaron, según los reportes de salud que la misma Secretaría dice que existen, fue porque consumieron alimentos que no estaban bien lavados. Las larvas del caracol se hospedan en las hortalizas y viajan al intestino humano para posteriormente llegar al cerebro e inflamarlo.De acuerdo con el Departamento de Epidemiología de la secretaría de Salud del Puerto hasta el momento no existe ninguna relación con alguna patología asociada a la presencia masiva del caracol africano.Esneda Mosquera, titular de esa dependencia, descartó de plano esa posibilidad indicando que los pocos casos de meningitis presentados no corresponden a esa situación.El biólogo Ocampo constató que el caracol de tierra, el africano y las babosas, producen una enfermedad más grave pero silenciosa llamada Esquistosomiasis. Este parásito que se engancha a la piel y la penetra, puede albergar sus huevos en los intestinos. Este peligroso parásito afecta el corazón, los pulmones, la vejiga y los intestinos, tanto de seres humanos como de mamíferos. Cabe precisar que las personas eliminan los huevos del parásito por las heces.Aunque actualmente no existe una vacuna contra esta enfermedad, sí existen fármacos que eliminan el parásito, pero no evita que existen contagios a futuro.La leyEl Ministerio de Medio Ambiente expidió la Ley 165 decretada en 1994 por medio de la cual se aprueba el Convenio sobre la Diversidad Biológica hecho en Río de Janeiro el 5 de junio de 1992. La Ley 1011 del 23 de enero de 2006 autorizó la helicicultura (zoocría del caracol Hélix o caracol de tierra). En el mismo año, el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Resolución 1578, otorgó licencia ambiental para la introducción al país del caracol Hélix aspersa. El 23 de mayo de 2008, el mismo Ministerio expidió la Resolución 0848, por medio de la cual se declaran unas especies exóticas como invasoras en un listado donde aparecen los caracoles Hélix Aspersa y Achatina Fúlica (caracol africano).En esta misma resolución, en el Artículo 4 y 5, parágrafo, reza: Las Corporaciones Autónomas Regionales adoptarán las medidas de monitoreo, seguimiento y control sobre los posibles impactos que puedan generarse en el medio natural con motivo de fugas del cautiverio de esta especie.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad