El Cerrito todavía le escribe al amor

Septiembre 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Álvarez | Palmira Hoy
El Cerrito todavía le escribe al amor

María Fanny Lenis fue la ganadora de la mitad de las versiones del Concurso Nacional de la Carta Romántica. Fue declarada fuera de concurso

El Concurso Nacional de la Carta Romántica se realiza anualmente en esta población desde hace siete años. Fragmentos de misivas ganadoras y de sus autoras.

Con la llegada de septiembre, mes del Amor y la Amistad, las expresiones de afecto van y vienen por doquier. Flores, muñecos, postales digitales y amigos secretos no se hacen esperar cuando el último trimestre del año hace su aparición.Pero ninguno de estos detalles ha sido históricamente más romántico que la carta. Una hoja de papel y un lápiz han bastado durante siglos para expresar sentimientos hacia los seres queridos.Desde 2003, El Cerrito ha recibido misivas provenientes de varias regiones, las cuales participan en el Concurso de la Carta Romántica, nacido en la tierra que inspiró a Jorge Isaacs.“No hay una expresión por medio de la cual una persona pueda dar más amor que a través de una carta. Por eso, preferimos este formato a la hora de involucrar a la gente en el Festival Isaacsiano de la Cultura”, manifestó Armando Nieto, representante de Universitas, organizadora del concurso.Pese a que año tras año al llamado acuden románticos de todo el país, las ganadoras de las seis ediciones, todas mujeres, son vallecaucanas.Dos cerriteñas, una declarada fuera de concurso por haber sido la triunfadora en tres versiones del certamen y quien ostenta el título actualmente hablaron sobre la experiencia que les dejaron sus cartas, el romanticismo de su tierra y su pasión por las letras y el arte.La premiación de este año se llevará a cabo el próximo viernes 17 de septiembre.Lucero Álvarez PérezLa noticia no pudo caer mejor entre Lucero y sus familiares. Ella había resultado escogida, entre decenas de concursantes de todo el país, como la ganadora del Concurso Nacional de la Carta Romántica. Era la oportunidad que estaba esperando para demostrarse a sí misma, y a las personas que han creído siempre en ella, que aún tiene mucho que dar artísticamente.Aunque Envigado fue la tierra que le dio la bienvenida al mundo el 16 de noviembre de 1951, se considera cerriteña de corazón, pues allí encontró la felicidad desde niña.Es una mujer descomplicada, de hablar pausado y reflexiones profundas. Se considera una persona común y corriente; como ella misma dice, “una luchadora más en este mundo, que tuvo que hacer de todo para sacar adelante a sus seis hijos sin perder la admiración ante la vida y el arte”.Porque si algo le gusta a Lucero Álvarez son las manifestaciones artísticas como la pintura, la escultura, el teatro y la danza.Desde niña mostró cualidades sobresalientes para la escritura y no había izada de bandera o celebración alguna en su colegio que no contara con la participación de sus letras.“Todo se lo debo a las enseñanzas de mi padre, que me inculcó el amor por las bellas artes y por la lectura. Mis primeros recuerdos con los libros los tengo con La Biblia y la Urbanidad de Carreño. La lectura se convirtió desde entonces en un vicio que no pienso dejar”, aseguró la actual ganadora de la Carta Romántica.La vida misma, recuerdos de infancia, viejos amores y una necesidad imperiosa de crear conciencia ecológica son sus mayores motivaciones a la hora de escribir y de pintar, sus dos grandes pasiones.“Me gustaría poder compartir con los niños de las escuelas de El Cerrito cada cosa que he aprendido durante toda mi vida. Los saberes son prestados y me siento en la obligación de dejar un legado en mi población”, manifestó.Tanto para ella como para su comunidad es motivo de gran orgullo que el premio de este certamen de renombre nacional se haya quedado de nuevo en El Cerrito. Es la muestra de que en el municipio hay talento y un ejemplo para que los jóvenes se animen a participar en las próximas ediciones.Desdémona, el nombre de aquel personaje creado por Shakespeare en Otelo, era el apodo que el maestro Enrique Buenaventura le tenía a Lucero Álvarez en el TEC, por allá en la década del 70. “Fue una de las etapas más felices de mi vida y por eso ese es mi seudónimo”, concluyó.María Fanny Lenis“No hay mejor momento para escribir que las madrugadas. Allí no hay interrupciones, todo alrededor es tranquilidad e inspiración”, asegura Fanny Lennis, mientras sostiene en su mano un sobre de manila que contiene las cartas con las que se convirtió en una de las poetisas más reconocidas de El Cerrito.Porque a la hora de hablar del Concurso Nacional de la Carta Romántica el nombre de esta mujer es de mención obligada.Fanny es una señora como muchas en esa población: ama de casa dedicada a su familia, cuyo mayor interés es hacer un aporte diario al éxito de su hijo de 23 años y a su esposo. Esa es su mayor felicidad.Pero desde niña fue inquieta, apasionada por la lectura, la escritura y las manualidades y se destacaba en su colegio por su expresividad y su entusiasmo por plasmar en textos todos los sentimientos que su alrededor le producía.“Mi amor por escribir ha crecido conmigo. Es más, creo que nació conmigo”, manifiesta entre risas. “Nunca estudié literatura y nadie me enseñó cómo escribir, todo lo aprendí leyendo y dedicándole tiempo a esta pasión”, agregó.Dedicación que con el pasar de los años le trajo grandes satisfacciones. Hoy Fanny Lenis es la primera colombiana declarada fuera de concurso en el certamen de la Carta Romántica, ya que sus textos han resultado triunfadores en tres de las seis ediciones.2005, 2007 y 2009 fueron los años en los que esta poetisa empírica fue condecorada por el romanticismo que emana su pluma.“No escribo por los premios, ni para ganar plata y por el reconocimiento. SImplemente quiero que mi inspiración quede como un legado para mi población cerriteña, para mi familia y para cualquiera que me quiera leer”, aseguró.Actualmente, y gracias al triple reconocimiento que obtuvo con sus cartas, esta escritora está buscando apoyo de la empresa pública y privada para publicar su primer libro de poemas, un compendio de todos los escritos que ha conservado en su casa durante tantos años.Hoy Fanny pasa su tiempo entre las labores de su casa, las jornadas de escritura nocturna y las manualidades que hace como hobie y que le sirven para no olvidar sus años de bordadora profesional. Una mujer que demuestra que el talento y el romanticismo de las cerriteñas se conserva intacto.Tu regreso (fragmento)¿Cuántos años han pasado? No sé cuantos. ¿Cuántos años, desde aquella tarde gris cuando al marcharte rompiste en pedazos mis dulces ilusiones y el amor que un día por vez primera en mi pecho floreciera? Amor y sueños que llevaste contigo y se perdieron lejos, como arrastrados por el ligero empuje de vientos peregrinos. Amor y sueños que partieron sobre errante carrusel sin rumbo que se alejó devorando las distancias, por un sendero incierto y sin retorno.Sombríos años que envuelta en mi tristeza te añoraba, queriendo grabar tu imagen en mi oculto sagrario del recuerdo; para seguir soñando que a pesar de no tenerte, tu amor por siempre será mío.María Fanny Lennis, 2009.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad