El amor por la lectura llevó a cinco niñas vallecaucanas a Nueva York

Abril 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Obed Moreno Zambrano | Reportero CartagoHoy
El amor por la lectura llevó a cinco niñas vallecaucanas a Nueva York

HerStory se dirige solo a las niñas como su título en inglés lo dice. Este propone el cambio de una palabra que significa “historia” en inglés por otra, “Herstory,” que sustituye el adjetivo posesivo masculino “his,” por el feminino “her” dando el significado “La historia de ella”.

Ellas hacen parte de la Sala de Lectura Infantil 'El Rincón de Mateo' del Museo Rayo y gracias al convenio entre la directora y una de las líderes de la ONG Lit World, viajaron a contar su experiencia y participar de talleres de arte y lectura.

Como el “viaje de sus vidas”, así catalogan su experiencia en Estados Unidos cinco niñas de Roldanillo que hacen parte de la Sala de Lectura Infantil ‘El Rincón de Mateo’, del Museo Rayo.

Estas chicas, junto a otra niña de Cali gracias a la ONG Lit World, que trabaja en alianza con el Museo,  viajaron a Nueva York con todo pago a la cumbre ‘HerStory’, en la que se relacionaron con chicas de 12 a 16 años de otros 23 países.

La mayoría de las niñas son de escasos recursos pero con gran corazón y lo más lejos que habían viajado había sido Armenia. Ella, como todo colombiano, soñában con visitar un país del primer mundo pero  jamás se imaginaron que sería tan pronto y  les dejaría una gran experiencia.

Las pilosas niñas de Roldanillo aún no salen de su asombro por haber montado en avión, visto el mar, disfrutado de la nieve y de haber compartido con niñas de otros países, con las que a pesar de no hablar el mismo idioma, tuvieron una conexión especial a través de  talleres que realizaron durante la cumbre que contó con la presencia de las Naciones Unidas.

Yesdint Vesga, una de las chicas dijo sentir una enorme felicidad por tener esa experiencia de viajar al exterior. “Siento que se cumplió un sueño, conocí niñas de otros países y con las que más tuve acercamiento fue con las de Nicaragua porque nos pregúntaban sobre Colombia, les hablamos de todo y aprendimos de ellas”, contó.

Laura Yesenia Mejía, quien ni siquiera conoce Cali o Bogotá ya tuvo el placer de viajar a Estados Unidos y dice que fue algo maravilloso e inolvidable. “Esto fue posible gracias a Lit Wolrd y al Museo Rayo que nos ha acogido de buena manera, aquí nos están formando para ser niñas que salgan adelante y pensar en un futuro. Ahora sé que los sueños se pueden hacer realidad y las oportunidades se dan cuando uno pone el corazón en las cosas”, dijo la niña.

Todo comenzó a gestarse hace un año y medio, cuando apenas un año después de haber sido abierta la sala de lectura conocida como ‘El Rincón de Mateo’, gracias a un contacto en común entre la poeta Águeda Pizarro (viuda del maestro Omar Rayo y directora del Museo) y una de las líderes de la ONG Lit World, se dio la conexión y la ONG quedó fascinada con el proceso de la sala de lectura.

“Lit World tiene un pénsum que se concentra en hacer que los niños amen la lectura, que la disfruten, que no haya presiones para aprender a leer y ese ha sido el éxito del programa en nuestra sala de lectura”, dijo Águeda Pizarro.

En Latinoamérica solo hay tres programas Lit World: Perú, Nicaragua y Colombia, donde trabajan a través de Lit clubs de lectura en los que los niños se concentran en leer, aprender y sobre todo reconocer su propia historia.

El viaje fue posible gracias a una invitación que a finales del año anterior hizo Lit World al Museo, en la que podían ir la encargada de la sala de lectura, así como una mentora y dos niñas.

“Nos invitaron con todos los gastos pagos para mí y dos niñas pero después nos dijeron que podíamos llevar seis, cinco de Roldanillo y una de Cali, además de una maestra en formación. Los requisitos era que fueran niñas de 12 años, que llevaran dos años en el proceso de los talleres, que asistan al Museo y que quisieran contar su historia”, explicó Jhoanna Andrea Gómez, coordinadora de la Sala de Lectura Infantil ‘El Rincón de Mateo’.

En ese sentido las chicas elegidas fueron unas de las que siempre han querido estar en la sala de lectura, que a pesar de muchas dificultades económicas o de otra índole van y eso fue lo que les valió para viajar a Estados Unido a cumplir un sueño.

En Nueva York las niñas con las profesoras estuvieron cinco días. Durante la cumbre se hicieron presentes en talleres de arte y de lectura. Conocieron la ciudad, fueron a museos, conocieron el mar;  fue un paseo muy completo, lleno de aventuras, historias y aprendizaje.

“Convivir con diferentes personas y culturas es algo muy bonito, se puede uno dar cuenta de que a pesar de las diferencias por el idioma o raza, eso no importa y somos iguales tratando de comunicarnos y crear lazos de amistad, ahí es donde uno piensa, por qué el  mundo no puede ser así”, relató Martha Isabel Aguirre, docente en formación y mentora de Lit World en la sala de lectura infantil.

Karol Dayana Guasguita, otra de las chicas viajeras, dijo que le gusta la forma en que todos encajan con todos en los Lit Club. “No hay diferencias de ningún tipo y la forma en que los maestros nos enseñan también es buena. Con la lectura también nos despierta el deseo de escribir sobre cosas que nos pasan, por ejemplo algo gracioso en la semana y así lo hacemos y por eso nos fue muy bien contando nuestras historias en Nueva York”, aseguró.

La directora del Museo Rayo, Águeda Pizarro, espera que los lazos de amistad creados con Lit World duren por siempre.

“Con esta alianza podemos hacer que niñas como las que fueron a Estados Unidos  vayan siendo mentoras de otras más pequeñas y así, porque la idea es seguirle los pasos a las niñas hasta que lleguen a la universidad y puedan contar con el apoyo del Museo y de Lit World para su  formación”, dijo la también poeta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad