El Alfonso Bonilla Aragón tendrá nueva terminal aérea: Aerocivil

El Alfonso Bonilla Aragón tendrá nueva terminal aérea: Aerocivil

Agosto 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Martínez Lloreda, director de Información de El País.
El Alfonso Bonilla Aragón tendrá nueva terminal aérea: Aerocivil

Santiago Castro, director de la Aeronáutica Civil de Colombia.

Santiago Castro, director de la Aerocivil, revela que la terminal será internacional y estará adosada a la actual. La inversión ascendería a unos 120.000 millones de pesos.

Hacia el 2014 el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón contaría con una moderna terminal aérea internacional. El proyecto —cuya inversión sería de unos $120.000 millones— se complementaría con una segunda pista paralela a la actual, la cual está en los planes de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, para reforzar la seguridad del Valle, reveló el director de la Aerocivil, Santiago Castro.¿En qué va el proyecto de remodelar y modernizar el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón para adecuarlo a las necesidades de la región?Me gustaría que las fuerzas vivas del Valle hicieran propio el anhelo de tener un aeropuerto internacional a la altura de las necesidades de la región y de la ciudad. Y que no sólo sea la circunstancia de que haya un Director de la Aerocivil vallecaucano.Cali es la segunda terminal doméstica del país y la tercera a escala internacional, y estamos teniendo un tráfico que se acerca a los 3,5 millones de pasajeros al año, que es un volumen importante y a nivel de los grandes aeropuertos de América Latina, y por lo tanto una terminal como la que tenemos es claramente inadecuada. Cuando empezó la concesión de Aerocali hubo diversos problemas, vinieron el 11 de septiembre, más unos pleitos que se llevaron a los tribunales y se estancaron las obras. Lo que hicimos a mi llegada fue analizar que existe una concesión hasta el año 2020, hay unos líos judiciales muy complejos, y miremos cómo los arreglamos. O terminamos la relación, o la recomponemos. Por eso nos sentamos con Ricardo Alberto Lenis, y tanto para él como para mí era un gran reto como vallecaucanos aprovechar la oportunidad y llegar a un acuerdo. Trazamos una hoja de ruta, y sabíamos que sin los socios y la anuencia de los propietarios de la concesión, no íbamos a llegar a buen puerto. Fui a Madrid a hablar con el Presidente de Aena, estuvimos reunidos en dos ocasiones en Bogotá con los representantes del Grupo Aval, que tiene la otra tercera parte de la concesión a través de Corficolombiana. Con esos dos socios activos empezamos a ver la forma de destrabar el proceso. Lo primero que necesitábamos era que Aerocali nos presentara un Plan Maestro e insistí en eso desde el 10 de septiembre del año 2010, un día después de mi posesión.¿Pero ya no existía un Plan Maestro en marcha?Ese Plan Maestro tiene que ser actualizado cada cinco años, y el que había contemplaba que con las posibles inversiones que estaban consignadas en la concesión se construiría una tercera sala hexagonal de abordaje. Eso no era lo quería el país, ni lo que necesitaba el Valle del Cauca.Nosotros necesitamos es una terminal internacional y la remodelación de la actual para que quede como una terminal doméstica eficiente y con gran capacidad. Nos pusimos a la tarea de que se presentara lo más pronto posible el Plan Maestro y eso ya se produjo el lunes pasado.El proyecto está bajo revisión de la oficina de Planes Maestros de la Aerocivil donde vamos a conceptuar sobre los diseños técnicos, la viabilidad financiera y otros aspectos. Muy pronto vamos a empezar a mostrar al Valle lo que podría ser ese nuevo desarrollo aeroportuario.¿Qué contempla ese nuevo Plan Maestro?Una terminal internacional que estaría adosada a la actual. Esta última pasaría a ser primordialmente nacional. Tendríamos unas seis posiciones de abordaje adicionales, incluso para aviones de doble pasillo como los Airbus 330 que vuelan a Madrid, España. Además se contaría con unos niveles de acceso en viaductos diferentes y se ampliaría la zona de parqueaderos. Habrá flujos separados, es decir, que no se mezclarán pasajeros nacionales con internacionales, contando de esta manera con salas se abordaje más espaciosas. Habrá ‘counters’ especializados para que el pasajero internacional llegue a ellos directamente y no tenga que observar las filas de los que van para Nueva York, Bogotá o Cartagena. Creo que será un gran salto para la competitividad de la región. Vamos a estar de esta manera más posicionados para que Cali sea un ‘HUB’ (centro de conexiones) que pueda escoger alguna aerolínea. Si esta iniciativa se une con otras importantes como la que está liderando la Fuerza Aérea Colombiana en Cali de construir una pista paralela a la actual de 4.000 metros para tener una plataforma de seguridad y defensa en el sur del país, tendremos allí un desarrollo aeroportuario de primera clase. Y si todo eso lo vinculamos con el desarrollo que está teniendo el ‘cluster’ aeroespacial del Valle, la región se catapultaría como un gran centro aeronáutico, de fabricación y de manufactura para ese sector.¿Cuánto costarían las inversiones para modernizar al aeropuerto, y de dónde saldrían esos recursos? Ese proyecto no cuesta menos de $100.000 millones, es decir, entre US$60 millones y US$70 millones al cambio actual. Si le queremos poner todas las arandelas a un proyecto como este, y si uno se da la pela, instalando, por ejemplo, los puentes de abordaje tipo cristal o transparentes como en los grandes aeropuertos del mundo, mejorando además nuestro muelle regional, para que la gente que viaja a ciudades como Tumaco o Guapi tengan lo mínimo de comodidades como las que ofrece el puente aéreo de Avianca, podríamos estar hablando de unos $120.000 millones en inversiones. Aerocali tenía una inversión base estipulada en el contrato de US$17 millones, y queremos que la eleve mínimo a US$30 millones, con mecanismos como ceder ingresos que le corresponderían a la Nación por poner plata propia, con lo que podríamos recoger otros US$7 millones u US$8 millones y con la creación de un fondo ‘match’ del Estado con unos US$30 millones, que no es gran cosa, podríamos sacar adelante el proyecto. Creo que el Estado y la Aerocivil perfectamente, después de que la concesión de Aerocali le ha dado grandes ingresos al Estado, poner $70.000 millones, no debe ser ningún esfuerzo monumental. Pero lo que significa para el Valle es que por fin podrá contar con una plataforma aeroportuaria acorde a sus necesidades. ¿El Bloque Parlamentario del Valle conoce y ha ofrecido apoyo a ese proyecto?El bloque lo conoce porque yo tuve la oportunidad de hablar ante ellos, aunque hasta ese momento no nos habían presentado todavía el Plan Maestro. Conocían la intención, pero no el proyecto como tal.Creo que el próximo 5 de septiembre será una muy buena oportunidad para que el Bloque Parlamentario con la presencia del Ministro de Transporte analice sus alcances. Podríamos invitar a Aerocali para que nos presente un pequeño esbozo de lo que sería el proyecto y la gente pueda verlo y saber cómo quedaría.Lo importante es que ya tenemos la hoja de ruta y la vamos a empezar a caminar entre el Estado y Aerocali. Vamos a armar los comités técnicos, financieros y jurídicos, y analizar diferentes temas del diseño de la nueva terminal y probablemente vamos a tener algunas observaciones. Esperamos que sea una cuestión de meses, y que se llegue a un acuerdo este mismo año y que haya Otro Sí a finales del 2011 o a principios del 2012 para que se inicie pronto la construcción.¿Cuándo podría ser realidad este sueño de los vallecaucanos?Si nosotros logramos el acuerdo en este año y podemos estar iniciando obras el año entrante, no hay razón para que construyendo en el 2012, el 2013 y la mitad del 2014, este proyecto no se pueda entregar llave en mano en el cuatrienio del presidente Juan Manuel Santos.¿El edificio principal del Bonilla Aragón será modificado en desarrollo del proyecto?El edificio será remodelado y acondicionado. Para mí la estructura del edificio se quedó inadecuada, pero me gusta. Es una arquitectura ecológica que maneja un flujo de vientos y por ello no se necesita aire acondicionado. Escaleras eléctricas, unos pisos en porcelanato, quitar esas oficinas feas y establecer una plazoleta de comidas, podrían cambiarle la cara a esa estructura por una más moderna y funcional. Quedará una terminal nacional muy atractiva, mientras se construye una terminal internacional al lado con una arquitectura diferente. Por eso no pienso que se debe demoler la actual estructura del Bonilla Aragón como se hizo en Bogotá, porque la de allá simplemente no servía porque no era funcional, ni nada.¿El proyecto forma parte de un plan de remodelaciones de otros aeropuertos del país?Este se nos estaba quedando por fuera. Nosotros tenemos 18 aeropuertos concesionados, y con la excepción de Pereira, que es propiedad del Municipio, y la excepción de Cali que no arrancaba, hubiéramos podido llegar al 2014 con todos los aeropuertos internacionales renovados, menos el Alfonso Bonilla Aragón, lo que habría sido una vergüenza, y especialmente y lo hubiera sentido como un fracaso personal. La realidad es que el proyecto en que estamos en esta administración. Si al 7 de agosto del 2014 logramos esto y Pereira hace lo suyo, todos los aeródromos internacionales estarán completamente modernizados. Además esperamos contar con la mayoría de nuestra infraestructura de radar modernizada o con nuevos radares, incluyendo un radar adicional que habrá en Flandes. Dispondremos de radares meteorológicos, pues pasaremos de tener sólo dos a contar con cinco, uno de los cuales va a apoyar la navegación en todo el suroccidente colombiano y al Valle.Tendremos adicionalmente unos tratados aerocomerciales, que nunca Colombia los había tenido. Llegué en septiembre y en octubre del 2010 empezamos a negociar un tratado de cielos abiertos con Estados Unidos, que hoy ya lo tenemos firmado y se presentó al Congreso de la República. A partir del 1 de enero del 2013 cualquier aerolínea estadounidense o colombiana va a poder simplemente con avisar a la Aeronáutica y pasar los chequeos respectivos, podrá volar de Chicago a Cali, o de Pereira a Seattle, es decir, hacia cualquier ciudad colombiana o punto de los Estados Unidos. Es una política completa de cielos abiertos, y eso no significa que va a haber 200 vuelos semanales como tienen ahora y no pueden aumentar. Es el primer tratado aplicable de cielos abiertos que firma Colombia, y lo importante es que es con nuestro principal socio comercial.¿Si hay suficiente infraestructura para soportar esa avalancha de vuelos que se prevé van a llegar a Colombia, pues los trancones de tráfico en Eldorado hoy son enormes?Cuando uno construye aeropuertos comerciales es como cuando se construye una autopista. Después se tiene que pensar en las estaciones. Las aerolíneas son los buses y si uno construye las estaciones donde llegan, hay que facilitar su parqueo. Pero Colombia no debe pensar sólo en Bogotá, porque los aeropuertos de Cali, Medellín y Barranquilla están subutilizados. Aquí pueden llegar muchos más aviones y lo que pasa es que hay modelos de negocios que han adoptado muchas aerolíneas tipo HUB concentrados en Bogotá y la capital está congestionada y saturada en horas pico. Eso viene de atrás y no es de ahora.Por eso, no podemos entrar más aviones, e incluso hemos tenido que decirle a aerolíneas muy importantes que no pueden aterrizar a determinadas horas porque no hay donde parquear los aviones. No es otra la razón por la que estamos construyendo un nuevo aeropuerto en Bogotá, y entregaremos la terminal internacional del nuevo Eldorado en julio del próximo año, es decir, dentro de escasos 9 nueves. Vamos a inaugurar una terminal internacional de gran tamaño. El aeropuerto de Bogotá no es que lo estemos expandiendo, pues lo que vamos a tumbar el actual, que es una terminal de 55.000 metros cuadrados, para sustituirlo por otro de 165.000 metros cuadrados, o sea que lo estamos triplicando.Percibimos que la visión suya, más que potencializar más a Bogotá, es la de descentralizar el tráfico aéreo en Colombia...Claro. Le hemos dicho a las aerolíneas que estamos haciendo todo lo posible para hacer de Bogotá el gran aeropuerto de Latinoamérica y por ello se realizan grandes inversiones. Pero la realidad es que Colombia es un país de regiones y no muchos países latinoamericanos tienen además de su capital, terminales como la de Cali o de Rionegro a media hora de vuelo y con tráficos de 3,5 millones de pasajeros al año. El 35% del tráfico internacional que está saliendo de Bogotá viene de otras ciudades de Colombia. Muchos estamos llegando a la capital para luego desplazarnos al mundo. Cali y Medellín, ciudades que tienen conexiones con Panamá, Lima, Quito, Guayaquil, Madrid, Miami y Nueva York están muy bien conectadas. Nosotros podríamos aprovechar mejor estas dos ciudades.Viva Colombia, la nueva aerolínea de bajo costo, que lidera un grupo de empresarios colombianos, escogió como HUB o centro de conexiones a Rionegro. Desde el Valle podría hacerse un ofrecimiento a Aires, que ahora se transformará en Lan Colombia, y a la cual le van a invertir US$400 millones, para que un HUB opere acá en el Bonilla Aragón.El Ministro del Transporte está empeñado también para que se haga un HUB en Barranquilla, pero eso al final lo deciden las aerolíneas, que si no pueden operar en el primer terminal aéreo de Colombia, podrían hacerlo desde el segundo o el tercero, e incluso al cuarto que es Cartagena, o al quinto que es Barranquilla.Las oportunidades de tener una capacidad operativa en materia aérea están hechas en Cali. Si nosotros ejecutamos el proyecto de la FAC y la pista de 4.000 metros de longitud, conectadas por dos calles de rodaje con la pista actual, podría utilizarse también para el despegue y el aterrizaje de naves comerciales. Eso le daría a Cali la mayor infraestructura aeroportuaria de Colombia, incluso por encima de Eldorado de Bogotá.Con las nuevas empresas que están llegando a Colombia, ¿sí hay suficientes pasajeros a movilizar?Colombia es actualmente el mercado más dinámico de América Latina. Tuvo un crecimiento promedio del 23% en el 2010. El 30% fue en mercado doméstico y el 11% en el internacional. Está creciendo a unos ritmos muy acelerados. El ingreso de una aerolínea de bajo costo el año próximo va a a dinamizar más esa tendencia, y se ha vuelto en el campo de batalla de los grandes grupos de aviación latinoamericanos, que son tres, a saber Avianca-Taca, Copa que en Colombia compite con AeroRepública, y Lan, que está con Aires. Ese campo de batalla, repito es Colombia. No tengo la menor duda de que nuestro país se ha convertido en el principal foco de la aviación en América Latina.¿Qué va a pasar con el aeropuerto de Buenaventura y los del resto del Valle?El Valle tiene cinco aeropuertos. Dos que son propiedad de la Aerocivil, Cali y Buenaventura. Los otros otros tres son Juanchaco, cuyo dueño es Benaventura, pero que está en comodato con las FAC y la Fuerza Naval del Pacífico, mientras los de Farfán de Tuluá y Santa Ana de Cartago, son de propiedad de esos municipios. La Aerocivil no puede invertir en terminales aéreos que no son de su propiedad. Cuando se hace es porque el fisco ha situado unos recursos y no los traslada.Desde el aeropuerto de Buenaventura hay tres vuelos semanales por parte de Satena y podríamos multiplicarlos en su actual pista de 1.200 metros. La Aerocivil le ha dicho a las fuerzas vivas del puerto que está en disposición de ampliar en otros 300 metros longitudinales la pista para que quede en 1.500 metros para que puedan aterrizar turbohélices de mayor tamaño. Pero allá les echaron un cuento de que necesitaban un aeropuerto internacional para llegar a los mercados del Pacífico. No hay vuelos al Pacífico ni siquiera desde Bogotá, y para eso faltará algún tiempo. Creo que esa terminal tendrá hacia el futuro unas mejores condiciones con una carretera de acceso absolutamente pavimentada. El mercado internacional de Buenaventura sería Panamá y no habría vuelos a Miami o Guayaquil. Estoy con la absoluta seguridad que ampliando la pista y acondicionando la terminal, Buenaventura tendrá un buen aeropuerto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad