Édinson, el hombre detrás de las esculturas de Tuluá

Septiembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Javier Jaramillo Torres | Redacción El País Tuluá
Édinson, el hombre detrás de las esculturas de Tuluá

La mecedora del manjarblanco, escultura de Édison Orozco.

En lugar de bronce, este joven artista esculpe con cemento. Sus obras se encuentran en diferentes sectores de la ciudad y en algunas fincas de recreo. Espera poder crear un símbolo en contra del secuestro.

Édinson Orozco Sepúlveda, es un artista tulueño que aunque empírico, ha empezado a descollar como escultor.Una de sus obras más representativas se encuentra en el cementerio Valle del Descanso, en Tuluá, en donde representó a 'Jesús y Los Niños'.En la Plaza del Mecato, que está dentro del Coliseo de Ferias, Manuel Victoria Rojas, se erige la 'Mecedora del Manjarblanco', un homenaje que hizo la Cámara de Comercio a la mujer vallecaucana.En torno a esta escultura, cada año, se congregan cientos de artesanos y vendedores de dulces y comidas típicas, que durante el certamen ferial exhiben y comercializan sus productos.'La Dama de la Justicia', es una obra que le encargó el Notario Tercero de Tuluá a este estudiante de artes plásticas, y es la que le da la bienvenida a quienes acuden a esa dependencia ubicada en el barrio Sajonia.Édinson también 'clonó' al 'Charrito Negro', pues le hizo una escultura de tamaño real a imagen y semejanza que dejó muy impresionado al intérprete de música popular.Esta escultura es uno de los atractivos que tiene la finca del 'Charrito' en el corregimiento de Tres Esquinas.Asimismo, en discotecas, fincas de recreo, en piscinas y en casas particulares reposan algunas de sus creaciones que, aunque parecen de bronce, están construidas con cemento.Uno de los sueños de este tulueño es elaborar a gran escala, en un lugar emblemático de Colombia, una escultura que ha denominado, 'Un grito de libertad', como un símbolo en contra del secuestro, “para sensibilizar a los colombianos”, en torno a este flagelo.“Estoy buscando una entidad que pueda financiar la construcción de esta escultura que se fundiría en bronce”, dijo el artista.De igual forma está motivando a la Administración Municipal, “porque quiero hacer un monumento en mi ciudad que represente a la infancia y al medio ambiente”, para lo cual ya tiene lista la maqueta y se la presentó al Alcalde de Tuluá. Sería una escultura con una fuente de agua conformada por cinco niños jugando sobre unas piedras y sobre ellos cuatro árboles estilizados que representan el medio ambiente como un mensaje que invite a la conservación de la naturaleza.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad