Dos menores desaparecidos en medio de ola invernal en Valle del Cauca

Abril 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Una bebé de dos meses fue arrasada por una quebrada en el centro del Valle del Cauca luego de las fuertes lluvias que se registraron el pasado lunes y que provocaron inundaciones. En el norte del departamento, también desapareció un menor de tres años.

Un bebé de dos meses fue arrasada por una quebrada en el centro del Valle del Cauca luego de las fuertes lluvias que se registraron el pasado lunes y que provocaron inundaciones en Tuluá y Buga. En el norte del departamento, también desapareció un menor de tres años.Según el comandante del Segundo Distrito de Policía, teniente coronel, Luis Rodolfo Díaz Castiblanco, a la altura del corregimiento de Barragán, municipio de Tuluá, un bebé de dos meses perdió la vida, cuando iba con su madre a bordo de un caballo y fue arrastrado por la creciente de una quebrada.En el municipio de Ansermanuevo, norte del Valle del Cauca, un menor de tres años, de origen francés, también corrió con la misma suerte, cuando el caballo en el que se movilizaba con su abuelo resbaló en una piedra y se cayó.El abuelo del menor, Óscar Marín, relató con intenso dolor, a través de Caracol Radio, que cuando el animal resbaló le cayó encima a él y que lamentablemente, mientras se lo estaba quitando, el niño se le desprendió de las manos y se lo llevó la quebrada.Los organismos de socorro de la región están en la búsqueda de este menor, así como de una bebé que también fue arrasada por una quebrada en Barragán.Emergencia en Tuluá por empalizadaCon costales llenos de arena, los habitantes de los barrios Siete de Agosto y La Inmaculada, hacen barricadas frente a sus viviendas para defenderse de la inundación del río Tuluá.La emergencia la causó una empalizada que hacia las 5:00 de la tarde del lunes se registró en el afluente luego de un fuerte aguacero que se precipitó en la zona montañosa del Municipio.La creciente súbita del río Tuluá produjo el desbordamiento del afluente a la altura del puente Juan María y el agua empezó a ocupar parte de la Calle Sarmiento y las vías aledañas al parque lineal Juan María Céspedes.Debido al golpe del agua la estructura del puente de la Calle 27 sufrió fisuras.Al respecto, el secretario de Tránsito de Tuluá, Gustavo Velásquez Mafla, dijo que debido a la creciente del río se tuvo que cerrar el paso de los vehículos y los peatones por los puentes, Juan María, de los juzgados y el de Las Brujas.Por su parte, el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del municipio de San Pedro, Jorge Enrique Paredes, dijo que las lluvias que bajaron de la montaña inundaron varias viviendas ubicadas en la vereda Guayabal.Asimismo, el capitán Paredes, dijo que durante una hora el tráfico por la Doble Calzada Buga-Tuluá estuvo interrumpido porque carretera estaba cubierta de agua.La emergencia también afectó a los habitantes del corregimiento de Presidente, en el sector conocido como El Viñedo, quienes fueron atendidos por los bomberos de Buga.En la noche, mientras se percibía un fuerte olor a barro, los tulueños estaban ante la expectativa de otra posible empalizada del río Tuluá.Esto ocurrió tan sólo horas después de que el alcalde de Tuluá, Rafael Eduardo Palau Salazar, decretara la Urgencia Manifiesta, tras la emergencia similar que vivió el Municipio el pasado fin de semana.La decisión fue adoptada tras un consejo extraordinario de Gobierno en donde se evaluaron los daños que se presentaron en nueve barrios y dos corregimientos.Según el secretario de Gobierno de Tuluá, Jhon Jairo Gómez Aguirre, a través de esa figura jurídica, la Administración Municipal podrá contratar de manera inmediata las diferentes obras que se deben ejecutar a lo largo del río Tuluá a su paso por la zona urbana.“Lo que se debe hacer es la descolmatación del río Tuluá desde el club Colonial hasta su desembocadura en el río Cauca”, manifestó Gómez Aguirrre.Asimismo, el funcionario indicó que se debe construir un muro de contención o jarillón, desde el barrio La Trinidad hasta la urbanización La Paz para proteger a estas comunidades de futuras inundaciones.Por su parte, el coordinador del Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres, Clopad, Jhon Freddy López, dijo que a través de la Urgencia Manifiesta, el Gobierno Municipal podrá destinar los recursos necesarios para adquirir las ayudas humanitarias para las 350 familias damnificadas.Como se recordará, el pasado viernes, en horas de la noche, se registró una creciente súbita del río Tuluá, causando inundaciones en nueve barrios de la ciudad y en los corregimientos de Bocas de Tuluá y Tres Esquinas.El desbordamiento del río tutelar anegó varios almacenes de la Calle Sarmiento, el Hotel Juan María, el cuartel del Cuerpo de Bomberos ubicado en el barrio Tomás Uribe Uribe y el nuevo Parque Lineal, en pleno centro de la ciudad. Se inundaron los barrios Portales del Río, Santa Rita del Río, Juan XXIII y El Palmar. En la Parcelación Casa Huertas, el agua alcanzó niveles de hasta 1.50 metros.“Ahí encontramos a varias personas subidas en los techos, totalmente rodeadas de agua”, manifestó Abraham Charry, comandante operativo de la Defensa Civil en Tuluá.Buga, azotada por las lluviasVarios barrios ubicados al norte de la ciudad señora se encuentran inundados, tras el desbordamiento de la acequia La Pachita.Según el coordinador del Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres, Clopad, y comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Buga, capitán Harold Alzate Tejada, un aguacero muy fuerte que se prolongó por más de una hora produjo la emergencia.De acuerdo con el funcionario, los barrios afectados son El Jardín, Las Palmitas, La Honda, Los Rosales, Jorge Eliécer Gaitán, La Concordia, y María Luisa de la Espada.Asimismo, el Coordinador del Clopad, dijo que el área de Pediatría del Hospital San José también resultó afectado con el fuerte aguacero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad