Docente de Cartago cumplió sueño y exhibe sus obras de arte

Agosto 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País I Cartago
Docente de Cartago cumplió sueño y exhibe sus obras de arte

La cartagueña Martha Cárdenas Collazos prepara una nueva exposición. Se trata de serie de retratos de personajes de la Villa de Robledo y de su vida personal. Por ello, su madre y otros parientes también harán parte de ella.

La cartagueña Martha Cárdenas Collazos, es una docente que siempre añoró pintar la capilla del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Ahora sus obras se exhiben en la Cámara de Comercio de Cartago.

Desde pequeña, Martha Cárdenas Collazos tuvo una idea, mejor, un sueño: pintar la Capilla de Guadalupe. Que sus dibujos la conservaran en el tiempo y la dieran a conocer a las generaciones futuras.Así de simple, pero a la vez mágica, es la explicación que esta artista da sobre su obra, compuesta por catorce cuadros pintados en acuarela que muestran detalles desconocidos sobre este patrimonio de la Villa de Robledo.Alumna de notorios maestros como Jesusa Candela, Rodrigo Barona, Arley Velásquez y Daniel Narváez, Martha dice que, a pesar de haberse desempeñado como profesora de matemáticas durante toda su vida, nunca abandonó su sueño de pintar.Por eso, cuando podía se instruía con la hermana Angélica Vernaza, en el Colegio María Auxiliadora, donde impartía clases. Ella fue su primera maestra.Luego, tras pensionarse, dedicó su tiempo a los óleos y a las acuarelas, pero sobre todo a observar aquella capilla bicentenaria para plasmarla con toda su esencia en los lienzos que hoy se exhiben en la Cámara de Comercio de Cartago.Martha habla lento y claro, como si contar su vida se tratara de una clase de colegio. Relata que su vena artística la heredó de su abuelo Isidoro Collazos, quien era miembro de la Banda Municipal y tal vez de un tío que era poeta y pintor.También recuerda que tiene primos pintores y escritores y comenta que sus dos hijos, por el contrario, no están inclinados hacia el arte. “Yo le digo a Dios que cuando ya no pueda pintar, me lleve, porque no me veo sin pintar”, dice la artista cartagüeña antes de resaltar que tiene su taller en la casa y que a ratos da clases “al que quiera aprender”.Como buena conocedora de su pasión, dice admirar a Durero, a los impresionistas y a Da Vinci, pero también a los artistas locales Daniel Narváez y Sebastián Guerrero.Marco Aurelio López, gerente de la galería de arte La Vid, señaló que si bien para muchos Martha es nueva como artista, sí es muy reconocida como docente y que esta exposición, la tercera que organiza la galería, es una manera de apoyar el arte cartagüeño.Y es que ella no busca fama ni fortuna. Solo quiere que su don, como ella lo llama, de plasmar las emociones que le inspiran los lugares y los paisajes, pueda ser apreciado por otras personas. “Que también gocen, que también se detengan en instantes que les proporcionen sosiego y felicidad”, acota Martha.Por ello, en sus acuarelas, propios y extraños podrán apreciar la arquitectura, el interior, las puertas, los entornos, los techos, la historia y hasta “una torrecita de la iglesia que casi nadie ve”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad