Disputa entre Gobernación y alcaldes por contratos Plan en el Valle

Junio 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Disputa entre Gobernación y alcaldes por contratos Plan en el Valle

El Gobernador del valle, Ubeimar Delgado, aseguró que definirán "con Planeación un nuevo cronograma que abarca presentar una propuesta de Contrato Plan concertado con todos los actores del Valle”.

La oportunidad de conseguir financiación para grandes proyectos en la región no se puede perder y exige la concertación de todos los actores ¿Qué hay tras la polémica?

En los próximos días el Valle del Cauca dará un paso definitivo para su desarrollo cuando presente un listado de proyectos para que sean estudiados por la Dirección Nacional de Planeación, DNP , que escogerá de allí algunos para los que la Nación pondrá la plata. Esta novedosa política, anunciada por el presidente Juan Manuel Santos durante el primer año de gobierno y conocida como Contratos Plan, ha logrado hasta la fecha inversiones por $6,5 billones, que favorecen a 185 municipios, en ocho zonas del país: los departamentos de Arauca, Boyacá y Nariño, así como las regiones de norte del Cauca, Darién y el sur del Tolima. Según el DNP, a la fecha el Gobierno Nacional ya ha girado cerca del 25 % del dinero. El Contrato Plan más grande es el de Arauca, en que se ejecutarán $1,7 billones, en 24 proyectos de inversión ya definidos.El miércoles pasado durante el primer foro sobre el tema, realizado en Arauca, la subdirectora Territorial y de Inversión Pública del DNP, Paula Acosta, aseguró que “los Contratos Plan surgen como resultado de una negociación en la que es clave tener claras las reglas de juego y los compromisos”.Por su parte, Germán Chica, director de la Federación Nacional de Departamentos, explicó el jueves de esta semana en una reunión con alcaldes y gobernadores, que si bien “el contrato plan se está convirtiendo en una herramienta eficaz para el desarrollo de las regiones”, hay gran expectativa y tensión en algunas zonas del país pues al parecer los recursos han sido tasados en 16 billones de pesos.Además de los nombrados en la carrera por la plata prometida por el Gobierno hay varios competidores entre ellos, Santander y el Valle del Cauca, cuyos Contratos Plan deben firmarse antes de finalizar el 2013. Un poco más rezagados están Amazonas, Sucre-Bolívar, Magdalena-Cesar-Guajira.Es una cuestión de actitudPero si ahora los Contratos Plan son prácticamente una realidad, hace dos años muy pocos apostaban por ellos como fuente de financiación.Uno de los primeros en captar la importancia de esta oportunidad fue Rodrigo Guerrero, alcalde de Cali, quien animó a los mandatarios de otros diez municipios (Yumbo, Jamundí, Palmira, Florida, Pradera, La Cumbre, Candelaria, Vijes, Dagua y Buenaventura) para formar el grupo bautizado como G11.En dicha iniciativa no figuró la Gobernación de Valle debido en parte a la nula interlocución que tuvo Héctor Useche, quien terminó destituido, y a la interinidad administrativa surgida a raíz de una sucesión de cuatro gobernadores hasta que en julio del 2012 fue elegido y posesionado Ubeimar Delgado. Ante la falta de liderazgo desde la Gobernación y la Asamblea del Valle, los alcaldes asumieron la búsqueda de recursos y el G11 tuvo el liderazgo.Pocos actores en la región creyeron en la apuesta del G11, acostumbrados a que son los senadores y representantes a la Cámara los que ‘bajan’ partidas del presupuesto nacional para obras en las regiones, “con el peligro de que le impongan a los alcaldes sus contratistas amigos”, como dijo un exalcalde de Cali quien pidió reserva de su identidad.Para lograr sus metas, los socios del G11 realizaron en año y medio más de 40 talleres y concertaron la participación de todas las fuerzas vivas de la región. El resultado es más que satisfactorio: formularon 46 proyectos de impacto regional por 6,4 billones de pesos de los cuales, según informaron sus voceros, Planeación Nacional ya había preaprobado, a finales de mayo, un paquete de obras cuyo monto superaba los 3,5 billones de pesos. Lo único que estaba pendiente era la fecha de la firma del Contrato Plan.Ante la inminencia del asunto en la Gobernación hubo revuelo general pues, frente a lo que iba a lograr el G11, la gestión de Planeación Departamental era mínima: solo alcanzó a gestionar 15 proyectos por $90.000 millones. Entonces se desató una agria disputa entre los socios del G11 y el gobernador Ubeimar Delgado y su director de Planeación, Christian Garcés. Desde la Gobernación consideran que lo gestionado por el G11 es excluyente con los restantes 31 municipios del Valle. “No me opongo a las obras planteadas, pero abogo porque se haga un Contrato Plan que incluya a los 42 municipios”, aclaró el Gobernador.Esta posición fue respaldada por 14 de los 24 congresistas del Bloque Parlamentario del Valle, varios diputados y alcaldes. El inconformismo quedó patente el pasado 3 de junio, cuando ese grupo envió una misiva al presidente Santos en la que piden una cita para replantear el tema y que “los recursos se distribuyan de forma equitativa”.En principio su postura parece justificarse con el argumento de que las platas que aprueben para las obras del G11 saldrán del mismo fondo que el Gobierno destina para todo el Valle. Pero detrás de sus quejas hay quienes afirman que se esconden otro tipo de cálculos políticos y afanes electorales.Señalan que el Gobernador no puede quedarse sin proyectos para el centro y norte de Valle, donde tiene su fortín de votos, especialmente porque 2014 es un año electoral y su hermano, César Tulio, aspira a ser reelegido en el Senado.De otro lado, varios de los 14 congresistas que dirigieron la carta al presidente Santos, también aspiran a la reelección y no tendrían obras para mostrar. Eso, amén de que no tendrían injerencia en la contratación, como se especula que hacen algunos.La divergencia entre el G11 y sus opositores creció en los últimos días al punto que el miércoles pasado una comisión del Gobierno Departamental se reunió con delegados de Planeación Nacional para acordar que el Contrato Plan incluya proyectos que favorezcan a los demás municipios por fuera del G11.El mensaje del Gobierno Nacional fue contundente: no va a entrar en polémicas locales, solo firmará un Contrato Plan con el Valle y los proyectos que priorice serán aquellos que cuenten con cofinanciación o que signifiquen un valor agregado para la Nación.Más allá de la polémica es claro que si la dirigencia del Valle no maneja con buen criterio esta situación, la imagen de la región se verá afectada, dando la razón a quienes afirman que acá existe un ‘canibalismo’ que le cierra el paso al progreso, además, se corre el riesgo de que el Valle pierda los recursos, mientras ambos grupos siguen discutiendo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad