Deudas y aportes del presidente Juan Manuel Santos al Valle del Cauca

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Deudas y aportes del presidente Juan Manuel Santos al Valle del Cauca

Potenciar el norte del Valle como una región productora y exportadora de frutas se financiará con regalías.

El País realizó el balance de los años del gobierno de Juan Manuel Santos. Su mayor pérdida, la caída de la popularidad. Le esperan grandes retos.

La reconstrucción después del inviernoEl Valle fue uno de los departamentos que más resultó afectado por la ola invernal registrada entre los años 2010 y 2011. Por eso, la concentración de recursos para atender contingencias y reconstruir la infraestructura en la región fue uno de los aportes más importantes del gobierno del presidente Santos, en estos dos años. En total, a la región le asignaron $249.037 millones, de los cuales $24.447 millones fueron en ayuda humanitaria (entregas de 72.064 mercados y paquetes de aseo para las familias damnificadas).Adicionalmente, más de 500 familias a las que el agua les afectó sus viviendas, se beneficiaron con auxilios para el pago de arriendo, que sumaron $18.374 millones, según el último reporte de Colombia Humanitaria, del 15 de julio.Dentro del proceso de reconstrucción se repararán 7.135 viviendas. Los operadores (Comité de Cafeteros del Valle, la Fundación Vallenpaz y la Corporación Diocesana Procomunidad Cristiana y Corporiesgos) de las cuales ya se han reparado 2.372 casas. La directora de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Occidente, María Claudia Álvarez, dijo que si bien ha habido algunos retrasos en la ejecución de las obras, éstas ya se iniciaron y muchas se entregarán este año.Otra de las obras que quedaron incluidas dentro de la reconstrucción del Valle es el reforzamiento del jarillón del río Cauca, cuyo proyecto cuesta $1,3 billones y será cofinanciado por la CVC, la Alcaldía de Cali, la Gobernación y la Nación. Redistribución de regalíasAl Valle del Cauca le correspondieron $205.000 millones de la redistribución de las regalías, producto de la ‘bonanza’ minero-energética que vive actualmente el país. Pero estos recursos no llegaron a la región porque sea productor de petróleo o carbón, sino por el cambio en la Ley de Regalías, que permitió que zonas no productoras se beneficiaran de los recursos que deja la explotación de los recursos minerales.El presidente del Senado, Roy Barreras, señala que gracias a esa transformación, “una región como la nuestra, que no recibía un peso por ese concepto, ahora pueda pensar en grandes proyectos para jalonar el desarrollo y ser más competitiva. Y en el caso del Valle, el aporte de las regalías es más significativo que el presupuesto de inversión que tiene la Gobernación”. Algunos de los proyectos, cuya financiación se podría hacer con regalías son el desarrollo hortifrutícola del norte del Valle, el desarrollo agroindustrial del sur del departamento y norte del Cauca, el acueducto regional Jamundí-Cali (en el río Timba) y catorce proyectos de ciencia y tecnología.El subsecretario de Planeación, Carlos Figueroa, explica que con las regalías se abre la puerta para mejorar la calidad de vida de los habitantes de municipios pequeños, que dependen en gran parte de los pocos ingresos del predial e industria y comercio. Martha Perlaza, directora del Centro Nacional de Productividad, asegura que el proceso en la región Pacífico va por buen camino.Queda pendiente...Doble calzada a BuenaventuraAunque ha existido mayor compromiso de los ministerios de Transporte e Interior para pisarle el acelerador a las obras de la doble calzada entre Buenaventura y Mediacanoa, los problemas con las comunidades afrodescendientes y la minería ilegal no ha permitido que el proyecto tenga un mejor avance.La directora del Observatorio de la Infraestructura del Valle del Cauca, Lourdes Salamanca Carrillo, explica que se han incrementado las invasiones y aún no se ha desenredado el problema de las comunidades, especialmente en el tramo de Citronela - Altos de Zaragoza.“Es cierto que el Ministerio del Interior ha programado visitas para hablar con las minorías étnicas de la zona y que la cartera de Transporte aseguró más recursos para finalizar lo que no estaba contratado, pero el problema de dos años atrás, que es la falta de licencias ambientales para continuar con las obras no se ha resuelto aún”, manifiesta la Directora del Observatorio Regional.“Sin embargo, destacamos que el contratista de esta zona (un consorcio conformado por los hermanos Solarte) tiene más frentes de trabajo, lo que no se veía hace un año”, indica la señora Salamanca Carrillo. La minería ilegal es otro de los problemas que preocupa a los contratistas y a Invías. Tal como lo ha denunciado El País en ediciones anteriores, en el sector de bajo Zaragoza es normal ver hasta tres máquinas trabajando en la extracción de materiales en busca del oro, incluso debajo del puente Bendiciones. “Faltan controles de la autoridad ambiental. La minería sigue penetrando la montaña al igual que al río Dagua”, dice la directora de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Occidente, María Claudia Álvarez.El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo Ferrer, ha señalado en varias oportunidades que esta vía es vital para garantizar el buen desarrollo del comercio exterior. “Si no se resuelve rápidamente la construcción de la doble calzada a Buenaventura, vamos a quedar mal ante la comunidad internacional cuando se pongan en vigencia todos los TLC. Buenaventura necesita accesos fáciles y expeditos”, dice el dirigente gremial. La Directora de la CCI en el Occidente explica que a pesar de los tropiezos, “este Gobierno aseguró los recursos para construir los quince kilómetros que hacen falta entre Buenaventura y Citronela y asignó el mantenimiento de la vía actual, luego de que los gremios económicos reclamáramos más atención para esta arteria vial”.Devolución de Emcali Muchos caleños, con la llegada del gobierno de Rodrigo Guerrero a la Alcaldía, pensaron que la devolución de Emcali sería inmediata. Pero pasados siete meses de la actual administración y doce años después de la intervención de la empresa por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos, no se vislumbra una fecha clara para el regreso del manejo de la empresa al Municipio.El presidente del Concejo, Fernando Tamayo, asegura que la devolución de Emcali ha sido una “burla para la ciudad”.“El presidente Santos ha hecho quedar pésimo al Alcalde. Primero dijo que al mes de su gobierno la devolvía, luego que en seis meses y ahora vuelve y condiciona la entrega a la escisión del componente de telecomunicaciones”, dice Tamayo.Por su parte, el concejal Harvy Mosquera manifiesta que la Superservicios no fue capaz de administrar bien la empresa. “Emcali hoy registra el mayor índice de pérdidas de los últimos doce años, tal es el caso del acueducto que pasó de 34,23% al momento de la intervención (año 2000) a 49,96% en la actualida”, enfatiza el cabildante.Agrega Mosquera que la gerencia interventora ha rezagado la inversión en telecomunicaciones (el año pasado ejecutó el 47% de su presupuesto) “haciéndola vulnerable frente a la competencia”. El alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, anunció que se llamará a sesiones extras al Concejo para solicitar la autorización para escindir este componente de negocios de Emcali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad