Desde ya, prográmese para ver el espectáculo de ballenas en Buenaventura

Julio 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Victoria Bolívar | El País.

Desde este fin de semana puede vivir el avistamiento de estos enormes cetáceos en el Pacífico colombiano. (Fotos Jorge Orozco | El País).

El Pacífico colombiano ya está de fiesta y es porque cerca de un millar de ballenas yubarta o jorobadas convierten las cálidas aguas de bahía Málaga, en Buenaventura, en la más gigantesca sala cuna del mundo, donde llegan a parir a sus crías y a aparearse. Un ritual que, sin duda, produce admiración. Este mar sobrecogedor, de tonalidades oscuras y exóticos paisajes, recibe a las ballenas jorobadas que cada año llegan de la Antártida y la Patagonia chilena, desde donde viajan ocho mil kilómetros por dos meses, para pasar el verano en aguas colombianas, que ofrecen en promedio temperaturas de 28 grados centígrados.Desde las 8:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. los turistas pueden embarcarse en lanchas todos los días por $25.000 por persona para el avistamiento de ballenas. El viaje dura una hora, saliendo desde el muelle hasta la zona rocosa Los Negritos, en busca de los animales.La espera se puede prolongar mucho más de lo planeado sin que ningún animal se asome, así que la recomendación es que se llene de paciencia (e incluso que esté dispuesto a marearse un poco), porque cuando menos lo espere salta una ballena o lo sorprende con un chorro de agua y aire.Entre cantos, piruetas y saltos las jorobadas comienzan entre julio y octubre el apareamiento, luego ellas viajan nuevamente al sur del continente, por otros dos meses y el año siguiente se repite el viaje, pero esta vez, para dar a luz. Edward Sevilla, biólogo marino de la Dirección Ambiental Regional Pacífico Oeste de la CVC, explicó que cuando un ballenato nace, mide en promedio cuatro metros de largo y pesa unos mil kilos, mientras que una ballena adulta puede medir hasta 18 metros de largo y pesar 40 toneladas.“Las ballenas jorobadas viven cerca de 60 años y tienen crías cada dos o tres años. Y a diferencia de otros animales, tienen una sola cría en cada parto”, dijo.Para ver este majestuoso espectáculo, las autoridades ambientales y la Alcaldía de Buenaventura dieron apertura al II Festival de la Yubarta, un evento que se convirtió en la mejor excusa para atraer turistas y olvidar los estereotipos de violencia en el puerto.Jaime Portocarrero, titular de la Dirección Ambiental Regional del Pacífico, Dar Pacífico, invitó a los turistas a dejar los miedos y a visitar con tranquilidad el puerto de Buenaventura.“Esta es una grandiosa oportunidad para los turistas de todo el mundo, para que vengan y se den cuenta de la calidad y la amabilidad de gente, para que se deleiten con la presencia de las jorobadas y el nacimiento de los ballenatos”, dijo Portocarrero.También, la secretaria de Gobierno de Buenaventura, Ledis Torres, se unió a la invitación y les dio a los turistas un parte de tranquilidad para visitar el Litoral Pacífico y no perderse del Festival.“No se preocupen por la inseguridad, porque todos los días estamos trabajando para mejorar, quienes quieran venir lo pueden hacer sin preocupación, no bajamos la guardia”, dijo Torres. Prepárese para el avistamientoEl biólogo de la CVC recomendó a los turistas abordar las lanchas en el muelle de Buenaventura que tienen un banderín de color, que indica que están certificadas y que pueden realizar una guía responsable de avistamiento. Al abordar las lanchas, los pasajeros deben portar chalecos salvavidas y durante el recorrido deben evitar consumir bebidas embriagantes.Para contemplar sus saltos y acrobacias, es necesario aproximarse mínimo a 200 metros de distancia, siempre ligeramente por detrás de la dirección en la que nadan, sin perturbarlas ni perseguirlas, sobre todo si van en compañía de sus crías.El avistamiento debe durar entre 15 y 30 minutos máximo y durante todo el tiempo los motores deben permanecer en neutro. Finalmente, el Director de la DAR recomendó a los miles de turistas que espera recibir Buenaventura a hacer un adecuado manejo de los residuos y desechos que generan, depositándolos en los botes de basura y recogiendo sus residuos para que no queden en las playas o sean arrastrados por las olas del mar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad