Desbordamiento del Río La Vieja deja cientos de afectados en Cartago

Desbordamiento del Río La Vieja deja cientos de afectados en Cartago

Noviembre 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira, Cartago
Desbordamiento del Río La Vieja deja cientos de afectados en Cartago

El desbordamiento del Río La Vieja dejó cientos de afectados en los barrios La Arenera y La Platanera.

Asimismo, un vendaval en Pradera afectó ocho barrios y desentechó doce viviendas. En Palmira se mantiene la alerta amarilla, mientras que El Águila y Ulloa son las únicas localidades del Norte del Valle en las que se han registrado familias afectadas por el invierno.

Desde la tarde del martes, cientos de familias de los barrios La Arenera y la Platanera y zonas aledañas, en Cartago, están alerta al aumento del nivel del Río La Vieja que ya se está entrando a los patios de sus viviendas y a las habitaciones a través de los sifones. Esta situación, se repite cada vez que llueve copiosamente en el Quindío, por lo que las entidades de socorro de Cartago están atentos al reporte de Puerto Alejandría, lugar donde se miden las precipitaciones y caudal de los ríos del vecino departamento. El capitán Rodrigo Delgado, comandante de la estación de Bomberos de Cartago, señaló que se espera recibir el reporte de Puerto Alejandría hacia las 9:00 p.m. de este martes.Entre tanto, el Clopad está a cargo de hacer el censo de los afectados, aunque Delgado reconoció que muy pocas familias deciden abandonar sus viviendas ya que cada invierno ocurre lo mismo y prefieren evacuar sus pertenencias y esperar que el río baje.El invierno también llegó con emergencias a otros municipios del ValleUn fuerte vendaval registrado en la tarde de este lunes en el municipio de Pradera afectó ocho barrios de la localidad y desentechó doce viviendas, dos de ellas en la zona rural.La tempestad se inició hacia las 3:30 de la tarde y se prolongó por más de dos horas, afectando el 70% del municipio, donde hace mucho tiempo no se registraba un fenómeno de esta magnitud.Según expresó el alcalde de la localidad, Henry Devia, los barrios inundados por el vendaval fueron Villa Marina, Serrezuela, Comuneros, Portal Castilla, Puerto Nuevo, La Esperanza, Manuel José Ramírez y El Bolito, algunos de ellos ubicados en sectores marginales de la población.Mientras que en Palmira, aunque la situación no fue tan tensa, se mantiene la alerta amarilla. Aunque los niveles de los ríos de la región eran normales hasta este domingo gracias a un cese de las lluvias en los últimos días, aún se mantiene la alerta amarilla en la ciudad, según informó el coordinador del Clopad Palmira, Fabio Márquez. El funcionario señaló que en la tarde del domingo se cayó un árbol sobre la vía que de Palmira conduce al corregimiento La Buitrera, en el sitio conocido como La Virgen, el cual fue retirado rápidamente de la calzada. Asimismo, sobre el río Amaime se desplomó un samán, el cual se encontraba debilitado debido a que el afluente se había comido parte del terreno sobre el que estaba plantado. Varios obreros del municipio se hicieron presentes en el lugar para retirar el árbol para evitar una empalizada y en consecuencia una creciente del río. Márquez reconoció que mucha gente se desplazó este fin de semana al sector de Los Ceibos, zona rural de Palmira, para nadar en el río Amaime, pese a los riesgos que esto representa para los bañistas. "Es muy difícil controlar a la gente, porque así se mande a la policía, el río es muy grande y en cualquier parte se pueden meter a bañar. Es importante que tengan en cuenta cuando el río está muy seco, porque puede ser que la Epsa ha tomado agua y después la suelta, lo que pone en peligro la vida de los bañistas", insistió el funcionario, quien pidió a las personas que gustan de los paseos de 'olla' estar muy atentos a cualquier cambio en el color del agua de los ríos o si aumentan de caudal de un momento a otro, pues puede tratarse de una creciente.El panorama en el Norte del Valle mantiene bajo alerta a El Águila y a Ulloa. Estas son las únicas localidades de esta región en las que se han registrado familias afectadas por el invierno. Pese a las constantes lluvias registradas este fin de semana en los municipios del Norte del Valle, hasta el momento no se reportan mayores eventualidades por parte de los organismos de socorro.Sólo en El Águila, en este momento maquinaria del municipio trabaja para despejar la vía entre esta localidad y Ansemanuevo, donde un derrumbe taponó el paso en el sector conocido como Los Pinos.De igual manera, en Ulloa, en el Corregimiento de Montezuma, un alud de tierra afectó una vivienda que fue desalojada por los organismos de socorro. La familia compuesta por cinco personas fue reubicada en la Inspección de Policía del corregimiento y de acuerdo con información del Cuerpo de Bomberos, no será necesario reubicar más familias.En las demás localidades se reporta completa normalidad a esta hora, aunque desde anoche (lunes) llueve levemente.Panorama nacionalLa vía que comunica a Boyacá con Bucaramanga está siendo intervenida, luego de que un derrumbe ocasionado por la creciente de la quebrada Los Magos bloqueara el paso. Iván Mustafá, viceministro de Agua, aseguró que en los acueductos de Ibagué, Cúcuta y algunas ciudades del norte del país se presentan problemas de turbiedad del agua debido a las intensas lluvias. Se declaró la alerta amarilla para el río tutelar de Bogotá, al igual que para algunos ríos que descienden de la Sierra Nevada de Santa Marta. Hay alerta naranja por amenaza moderada de deslizamientos de tierra en áreas inestables de Antioquia, Caldas, Quindío, Tolima, Valle, Nariño y Chocó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad