Derrumbes aún mantienen incomunicadas a zonas rurales de Buga y Trujillo

Mayo 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Derrumbes aún mantienen incomunicadas a zonas rurales de Buga y Trujillo

La vereda de Piles, en Palmira, es una de las localidades más afectadas por la ola invernal. El desbordamiento del río Frayle hizo que 169 familias perdieran todo.

El recrudecimiento de las lluvias ha agravado las emergencias en el Valle del Cauca. 190 familias desplazadas y afectadas reclaman ayudas. Productos agrícolas se podrían perder.

El recrudecimiento de las lluvias en los últimos días ha agravado las emergencias que se presentan en diferentes municipios en el Valle del Cauca. Veredas y corregimientos incomunicados, cortes de agua, derrumbes, vendavales y crecientes de ríos son las consecuencias de los temporales que han azotado recientemente a algunas comunidades. Drama en la zona montañosa de BugaComo delicada calificó el alcalde de Buga, Freddy Hernando Libreros, la situación que padecen los habitantes de la zona montañosa de este municipio a causa del aumento de las lluvias en los últimos días.Según el Mandatario local, derrumbes y taponamientos de vías son frecuentes, por lo que la movilización hacia la parte alta se realiza con mucha dificultad. Al término de un recorrido que hizo por la zona, en compañía de varios secretarios de despacho, Libreros Henao anunció que se deben realizar obras urgentes de mitigación y despejar los derrumbes. "Se requiere mucho dinero para financiar obras que contrarresten el impacto de la ola invernal, pero vamos a trabajar en lo más urgente" puntualizó el Burgomaestre.Por su parte, Rafael Antonio Torres, representante de de 190 familias desplazadas y campesinas del municipio de San Pedro, que también están afectadas por el invierno, dijo que hasta el momento no han recibido ninguna ayuda humanitaria y que muchos se encuentran hacinados en albergues temporales. Además, manifestó que se encuentran sin trabajo, ya que sus tierras se encuentran completamente anegadas desde el pasado mes de octubre. "No sé que clase de ayudas les están entregando a los damnificados, como lo afirma el Gobernador del Valle, porque a nosotros no nos han apoyado con nada", se quejó James Londoño, representante de la Empresa Comunitaria de Unidad, Trabajo, Paz y Libertad, Ecoupalt, cuyos integrantes perdieron sus cultivos por el rompimiento de un dique que los protegía del río Cauca.Trujillo, azotado por derrumbes, crecientes y vendavalesLa creciente súbita del río Mediopañuelo, el domingo pasado, causó una grave emergencia en zona rural del municipio de Trujillo. La alcaldesa de esa población, Gloria Amparo Espinosa Dávila, dijo que el desbordamiento del afluente dejó 150 personas damnificadas en el corregimiento de Venecia, ubicado en las estribaciones de la cordillera Occidental.Según la Mandataria, el agua penetró a las viviendas y destruyó los enseres, la ropa y los mercados de 25 familias que tuvieron que abandonarlo todo y refugiarse en casas de amigos y familiares.“La situación es sumamente grave, toda vez que tenemos varios derrumbes y deslizamientos en veredas y corregimientos, por lo que se requiere del apoyo urgente del Gobierno departamental”, indicó la señora Espinosa.La Alcaldesa dijo que un vendaval que se registró el mismo día en horas de la tarde destruyó los techos de varias viviendas en el corregimiento de Andinápolis, además de cultivos de plátano y café.También se perdió la banca de la carretera, por lo que quedaron incomunicados los corregimientos de Venecia y Andinápolis.Por su parte, Jhonny Vanegas, coordinador del Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres de Trujillo, dijo que los habitantes de la vereda San Isidro se quedaron sin acueducto por un deslizamiento, y que en la vereda Alto Cáceres la escuela y cuatro casas están en riesgo por el derrumbe de una montaña.Las lluvias de los últimos días también dejaron incomunicados a los habitantes del corregimiento de Dosquebradas, quienes no han podido evacuar sus productos agrícolas.Gobierno Nacional anuncia reubicación de 169 familias en PilesDurante la visita de Minagricultura el pasado domingo a las zonas afectadas por el invierno en las inmediaciones de Palmira, se determinó que 169 familias de la vereda Piles, donde las aguas del río Frayle inundaron las viviendas y formó una piscina de 50 metros por dos de altura, deberán ser reubicadas.El recorrido lo realizó el Ministro Juan Camilo Restrepo acompañado del Gobernador del Valle, el Secretario General de la Alcaldía de Palmira y otros miembros del gabinete.Estas familias están ubicadas en cambuches sobre el jarillón del río Cauca, mientras se define su situación. Por su parte, el municipio informó que ya inició los trabajos de reubicación, de asistencia humanitaria, nutricional y de vivienda.Entre tanto, el Icbf les entregó 50 kits familiares con ropa, zapatos, frazadas y desayunos infantiles. Asimismo, facilitó una carpa para ubicar a cuatro familias que se encuentran en la escuela, con el ánimo de que no afecten el normal desarrollo de las actividades escolares.De otro lado, la Secretaría de Protección en Salud continuará con las fumigaciones, vacunación y atención en el puesto de salud del sector y entregó 180 toldillos. El Cuerpo de Bomberos planea entregar 2.600 galones de agua esta semana a las familias que se encuentran en cambuches provisionales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad