“Valle del Cauca tiene la mejor oportunidad para recuperar su rumbo”: Mininterior

Mayo 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz, reportero de El País
“Valle del Cauca tiene la mejor oportunidad para recuperar su rumbo”: Mininterior

Ministro del Interior, Federico Renjifo.

El ministro del Interior, Federico Renjifo, calificó de “insólito” que una región con tanto empuje económico, tenga tanta inestabilidad política e indicó que la gente debe votar masivamente.

El nuevo ministro del Interior, Federico Renjifo, tiene claro que el problema de gobernabilidad del Valle del Cauca es el “peor escenario posible” por lo que dijo que en las elecciones del 1 de julio , el Departamento tiene una gran oportunidad de corregir el rumbo por el que viene caminando.Al titular de la Cartera no le molesta que digan que es un santista ‘pura sangre’. Es más, asegura que acompaña todos los programas del presidente, Juan Manuel Santos, por lo que no duda en afirmar que más bien es un “santista 1-A”.Renjifo se refirió al marco legal para la paz, del que dijo es la mejor herramienta que tendrá cualquier gobierno para la búsqueda de la pacificación en el país, además de los retos que comenzó a enfrentar con la agenda legislativa que aún está pendiente en el Congreso.¿Usted como vallecaucano piensa que esa región quedó bien representada con su llegada al Ministerio?Modestia aparte, sí. Me interesan y me duelen los temas de mi tierra. El Valle puede sentirse bien representado, y no sólo con mi nombramiento, sino con muchos otros vallecaucanos que hacen parte del Gobierno, tal vez el que más representación vallecaucana ha tenido en toda la historia del país. Le menciono apenas a algunos coterráneos, porque son muchos: Angelino Garzón, nuestro Vicepresidente; Alejandro Éder, director de la Agencia para la Reintegración; Francisco Lloreda, alto Consejero para la Convivencia y la Seguridad Ciudadana; María Fernanda Campo, ministra de Educación; Mariana Garcés, ministra de Cultura; y Juan Carlos Mira, secretario Privado del Presidente.¿Qué lectura le da usted al problema de gobernabilidad en el Valle?En los últimos tres años el Valle ha tenido cinco gobernadores. Ese es el peor escenario posible. Los vallecaucanos tenemos la oportunidad de mejorar la situación en estas elecciones y esperamos que la ciudadanía se pronuncie masivamente. Vamos a dar todas las garantías para que sea una participación libre, sin presiones. Es una oportunidad para que el Valle retome el buen camino. A mí me parece insólita la situación de inestabilidad en un departamento de tanto empuje económico, un polo de desarrollo para el suroccidente colombiano y para todo el país. Nos corresponde a los vallecaucanos asumir con responsabilidad el deber y la obligación ciudadana de elegir con seriedad.¿Esa crisis de gobernabilidad e institucionalidad originó que haya bajado de categoría y que esté ad portas de la Ley de Quiebras?La gobernadora encargada se acogió a la Ley 550 y creo que es una muy buena oportunidad para que el Departamento empiece a dar los primeros pasos en la dirección correcta. El Valle está en una situación financiera delicada, lo que ha generado múltiples sentencias y embargos. La Ley 550 sirve para organizar la casa y priorizar las deudas y los deudores, de manera que se les pueda cumplir a todos. Así se protegen los recursos de inversión y la entidad territorial puede continuar funcionando e invirtiendo en lo que es necesario para la población. Vea el caso de éxito que es Barranquilla, que convirtió la crisis en una oportunidad. Hace unos años esta ciudad se acogió a la Ley 550 y Álex Char terminó siendo el mejor alcalde del país, ejecutando importantes inversiones para los barranquilleros.Hay muchas quejas en el Departamento porque hay demasiado centralismo y le resta autonomía a esta zona del país, ¿qué hacer para garantizar autonomía?Tal vez esa percepción se debe al estado de interinidad en el que se encuentra el departamento. El Gobierno Nacional respeta su autonomía y nuestro único interés es que la región salga adelante. Es más, al Valle le sobran dolientes en el gabinete de Santos. Para solo darle un par de ejemplos: la Ministra de Educación fue con el Presidente a Cali para lanzar el programa de gratuidad educativa para todos los niños y jóvenes de colegios oficiales. Lo mismo hizo Francisco Lloreda cuando el Gobierno presentó su Política de Seguridad Ciudadana.¿Le molesta que se diga que usted es un santista pura sangre?¿Por qué me va a molestar? Comparto plenamente la agenda del presidente Santos. Me siento muy a gusto que me califiquen como santista 1-A.Marco Legal¿El marco legal para la paz puede llegar a ser una camisa de fuerza para un Presidente que deberá lograr la pacificación en cuatro años, a partir del momento en que active esta herramienta constitucional?No. Lo que prevé esta iniciativa es que, cuando se den unas circunstancias específicas para que la justicia transicional pueda operar, ante una oportunidad de paz real y sostenible, el Congreso tendrá hasta cuatro años para expedir las leyes estatutarias que sean necesarias –con el propósito de darle aplicación al Marco Legal para la Paz–. Esas leyes estarán regidas por los criterios de verdad, reparación integral y paz permanente. Será la sociedad colombiana, el Congreso y el Gobierno quienes decidamos cuál es el momento indicado para dar inicio y desarrollo a este proceso.Para aclarar, ¿ese término de cuatro años es para expedir las leyes y de ahí emprender un proceso de paz que supere este tiempo?Son cuatro años los que tendrá el Congreso para expedir las leyes estatutarias que le den alcance al Marco Legal para la Paz, a partir del momento en que se decida iniciar un proceso de paz. Como sociedad, queremos verdad para las víctimas y somos conscientes de que la propuesta de judicialización prevista por la Ley de Justicia y Paz no ha dado los resultados esperados. Por ejemplo, se han denunciado 350.000 hechos que involucran a unas 46.000 víctimas y tan sólo se han dictado 11 sentencias. Es imposible seguir por ese camino. A futuro, el país tendrá que recurrir a la justicia transicional, así como lo han hecho otras sociedades, con criterios de priorización y de selección en la investigación de los hechos de violencia.¿No resulta utópico el proyecto?Nuestro deber –nuestra obligación– es apostarle a un futuro mejor. Hay que ver lo que está escrito en la Constitución Política. Allí están plasmados los sueños de nuestra Nación, hacia dónde queremos ir, por difícil que parezca.¿Cómo cambiar el concepto que existe de qué este es un marco para la impunidad y que va a conceder indultos y amnistías?Ni amnistías ni indultos. Eso no está en el proyecto. Así de sencillo. La Constitución dice que para dar una amnistía o un indulto a los delitos políticos se requiere de una ley aprobada por las dos terceras partes del Congreso. No pretendemos hacer eso. La Constitución también prohíbe ocupar cargos de elección popular o funciones públicas a quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad, o a quienes hayan pertenecido o financiado grupos armados al margen de la ley o narcotraficantes. Eso no lo vamos a cambiar tampoco.Los retosUsted llega a esta cartera con un Congreso en la recta final y con proyectos clave para el Gobierno ¿alguna estrategia para evitar que esas iniciativas terminen archivadas?Seguiremos ejecutando la misma estrategia que nos ha funcionado tan bien hasta ahora: la Unidad Nacional. Con ella, vamos a impulsar las más importantes iniciativas que seguirán en discusión en la próxima legislatura, como la de Fuero Militar, que tiene el propósito de definir quién será responsable de enjuiciar las causas contra los miembros de las Fuerzas Militares y de la Policía por actos del servicio. Este es un debate que se ha dado a fondo y confío en que, de aquí al 20 de junio, cumplirá su primera vuelta en el Congreso. Sobre las iniciativas que corresponden al Ministerio del Interior, esta semana –y con el concurso de los congresistas– discutiremos el Régimen Departamental, el Código Municipal, y el Estatuto de Participación Ciudadana.En estos momentos el marco legal para la paz y la reforma a la Justicia Penal Militar se encuentran al filo de su trámite, ¿cómo va a hacer para impulsarlos?El Congreso es consciente de la relevancia de estas iniciativas y tiene tanto interés en ellas como el Gobierno. Así lo demostró la Cámara de Representantes, con las mejoras que incorporó al Marco Legal para la Paz –y valga decir que tuvo 127 votos a favor y apenas 4 en contra, lo que demuestra la eficacia que sigue manteniendo la Unidad Nacional–. El mismo compromiso ha tenido el Senado con la juiciosa discusión del proyecto de Justicia Penal Militar. En cuanto a los tiempos, como casi siempre, estamos al límite, pero confío en su trámite final.Para el segundo semestre se anunció la presentación de la reforma al Código Electoral, tema que se ha aplazado no menos de ocho veces. ¿Cómo ve el ambiente, será que puede ser otro intento fallido?Soy consciente de la importancia de este Código, pero cada cosa en su momento. Después del 20 de junio haremos las consultas necesarias para radicarlo en el Congreso.¿Cómo va afrontar el tema del estatuto de la oposición, que no se pudo consolidar entre el Polo Democrático Alternativo y el anterior Ministro?Cuando ellos lo requieran nos sentaremos a discutir el Estatuto. Tenemos el mayor respeto por la oposición y nuestro propósito es brindarles a sus miembros las mayores garantías. Que no quepa la menor duda de eso.¿Invitaría al expresidente Álvaro Uribe para concertar este Estatuto?¿A cuento de qué? El expresidente no ha expresado que esté en la oposición.Otro reto en materia electoral que tiene usted es la implementación del voto electrónico en los comicios del 2014, ¿se puede garantizar que para esas jornadas este proyecto se encuentre listo y operando?La Reforma Política que impulsó este Gobierno obliga a la Organización Electoral a implementar el voto electrónico para las elecciones de 2014. Junto con la Registraduría y el Consejo Nacional Electoral hemos participado en la mesa técnica del caso para lograr que sea una realidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad