Valle del Cauca, el más favorecido por alza en impuestos a los licores

Valle del Cauca, el más favorecido por alza en impuestos a los licores

Octubre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Según la gobernadora Dilian Francisca Toro, el recaudo por esa vía podría incrementarse entre un 15% y un 20% de acuerdo con las primeras proyecciones.

[[nid:583311;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/10/grafico_licores.jpg;left;{}]]El Valle del Cauca será uno de los departamentos más favorecidos con la ley aprobada por el Congreso de la República  que incrementará a partir de enero del 2017 los impuestos a los licores tanto nacionales como extranjeros.

Según la gobernadora Dilian Francisca Toro, el recaudo por esa vía podría incrementarse entre un 15% y un 20% de acuerdo con las primeras proyecciones.

Hoy, el Valle recauda por ese concepto unos $175.000 millones al año, y con la ley se  llegaría hasta los  $199.000 millones.

La mandataria expresó que “lo más importante es que en cabeza de los departamentos se mantiene el monopolio rentístico en materia de licores para fortalecer los recursos para la salud, y lo segundo, es que se blindan las licoreras para que en seis años no tengan competencia con nuestro aguardiente”.

 De esta manera, subrayó, la nueva ley ayudará mucho a las regiones para transferir recursos a los  programas de salud y deporte.

Frente a las críticas acerca de que la ley favorecerá a las multinacionales y las importaciones, la gobernadora anotó que “las empresas  licoreras no están preparadas todavía para la competencia, y lo que se espera de aquí al 2022 es que se puedan modernizar para elevar su producción y competir así en igualdad de condiciones con los productos extranjeros.

Lea también: Plenaria del Senado aprobó la Ley de Licores

Respecto a la situación de la Industria de Licores del Valle, ILV, la señora Toro informó que sus finanzas han mejorado, ya que de una deuda de $39.000 millones (del Consorcio Suprema) se han cancelado alrededor de $34.000 millones. 

“Esperamos que hacia el 2017 logremos el equilibrio en las finanzas de la empresa”, añadió.

Sobre el particular, el gerente de la ILV, Mario Andrés Rivera, dijo a El País que el precio del aguardiente, con la nueva ley podría subir alrededor de $3800, e indicó que solo la empresa le está aportando hoy al Departamento un poco más de $90.000 millones, suma que se elevaría en unos $30.000 millones con la nueva ley. 

Confirmó que hasta el momento se han vendido alrededor de cinco millones de botellas. “Tenemos  mucha expectativa en este último trimestre del año para llegar a diez millones de botellas”. 

Por su parte, la secretaria de Hacienda del Valle, María Victoria Machado, celebró la importancia de los nuevos ajustes a las tarifas y tributos a los licores, los que dijo “nos podrían aportar fácilmente unos $40.000 millones adicionales en 2017”.

Destacó que se trata de un beneficio para las rentas del Departamento, las cuales saldrán fortalecidas con las nuevas disposiciones.

[[nid:545267;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/734x486-licores.jpg;full;{De aprobarse la ley de licores que esta semana debatirá el Senado de la República, los precios de los licores nacionales e importados en Colombia aumentarán entre 8,6 % y 25 %. La rumba saldrá más cara, pero la salud tendrá mayores ingresos.Gráfico | El País}]]

¿Qué tanto subirán los precios?

Con base en los alcances de la nueva ley, que está en conciliación en las comisiones del Congreso de la República, se estima que los incrementos en el precio de los licores oscilarán entre 7,2 % y 29 %, según el valor del producto y su grado alcoholimétrico.  Para los aguardientes el incremente oscilaría entre  $2000 y $4000.

Por ejemplo, un aguardiente, que en promedio tiene 29 grados de alcohol, pagaría un impuesto específico del $6380, el ad valorem (otro impuesto), que depende de cada marca, estaría entre los $5000 y los $7075, mientras que el IVA a pagar por cada uno estaría entre los $556 y los $971.

De esta manera, la botella de aguardiente Blanco del Valle que cuesta $28.874  con la reforma quedaría en $31.380, según cálculos preliminares.  Un ron de $106.900 quedaría costando $126.000; un whisky de $56.000 pasaría a $60.000.

“Esas nuevas tarifas sí nos van a golpear las ventas, sobre todo en el ramo de las bebidas fuertes como el whisky, los rones, el brandy y las cremas y aperitivos”, indicó la gerente de una empresa importadora vallecaucana.

Pese a lo anterior, el Senado, en su último debate, resolvió dar un trato especial al vino. De esta manera, sólo pagará 20% de impuesto ad valorem y $150 por cada grado de alcohol. Antes se pedía un tributo del 25%.

Frente a lo que viene, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sostuvo que “estos impuestos nos van a ayudar a todos los padres de familia a disuadir el consumo de licores en los jóvenes, porque Colombia es el país con mayor nivel de alcoholismo juvenil de América Latina, así que se encarecen los licores y se reduce su consumo. Una buena noticia para todos los padres de familia”.

Finalmente, la ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, dijo que   la iniciativa gubernamental refuerza el monopolio en cabeza de los departamentos. “A través de permisos, autorizarán la introducción de licores de otros departamentos o licores importados o permitirían la producción de terceros en su territorio”, anotó.

Ojo al trago ilegal

La secretaria de Hacienda,  María Victoria Machado, anotó que la ley que sube los impuestos reforzará las rentas de los departamentos, pero existe preocupación por “un probable desplazamiento del consumo legal, ya sea por la vía del contrabando o el trago adulterado”.

Por ello, invitó a las autoridades  a reforzar junto a la Unidad de Rentas del Valle, la lucha contra el ingreso ilegal de licores a las regiones y el funcionamiento de los alambiques que fabrican licores caseros peligrosos para la salud.

”Allí la Dian y la Policía Fiscal  Aduanera tienen un papel muy importante a reforzar para que los departamentos, como el Valle, no se vean perjudicados por este tipo de prácticas”, subrayó la funcionaria.

De acuerdo con estudios  e investigaciones, actualmente la mitad del aguardiente que se expende en el Valle es ilegal, adulterado o de contrabando.

”Por eso es fundamental  que haya una  guerra frontal  contra los alambiqueros que funcionan en muchos sitios de la geografía departamental  y nacional ”, añadió la señora Machado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad