Dani, el rostro vallecaucano en una campaña española contra la discriminación

Dani, el rostro vallecaucano en una campaña española contra la discriminación

Octubre 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Manuela Rubio Sarria | Reportera de El País
Dani, el rostro vallecaucano en una campaña española contra la discriminación

Este es el afiche donde aparece Dani en la estación de metro Simancas en Madrid, España.

La joven tiene 20 años y hace 4 llegó a la capital española para estar al lado de su mamá, Consuelo Cruz Arboleda. Conozca la historia de una lucha contra la exclusión.

Este año Madrid ha estado atiborrada de afiches instalados en sus estaciones de metro que exhiben el rostro de una lesbiana, una bisexual, un trans y un homosexual, todos en blanco y negro y mirando de frente,  invitando con su gesto  a denunciar  ante casos de odio y discriminación contra la población Lgtbip (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, intersexuales y pansexuales). Uno de esos rostros es el de Dani Beltrán Cruz, una encantadora vallecaucana nacida en Pradera y que vive en España. Su retrato, acompañado de la frase 'Soy Bisexual', se ha hecho conocido no solo por estar en el metro, sino también por un video compartido por la Comunidad de Madrid, organización gubernamental  detrás de la campaña. Dani tiene 20 años y hace 4 que llegó a Madrid para estar al lado de su mamá, Consuelo Cruz Arboleda, una caleña preciosa, activista y defensora de los derechos humanos, que ya lleva quince años en España y ahora es coordinadora federal del Grupo Afrosocialista del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), además de coordinadora general del observatorio internacional de la mujer afro (OIMA). Desde que Dani tenía 12 años, su mamá se le dejó muy claro: “No importa con quien estés si no a quien amas, yo estoy orgullosa de ti y no me interesa tu orientación sexual”. Desde entonces Dani siempre ha sido muy honesta con ella misma y con el mundo. El nombre completo de Dani es Daniela, pero prefiere dejarlo en la abreviatura porque ahí se encuentra su esencia: no le interesa presentarse como hombre o como mujer, pues ella se define como luchadora y feliz sin importar su género. Y así mismo ve a las personas: sin diferencia de género. Por eso se puede sentir atraída por una mujer, un homosexual, un hombre, un bisexual, un trans, cualquier persona. A esto se le llama pansexualismo, que es un término viral por estos días gracias a la cantante Miley Cyrus, que se declaró pansexual hace poco. “Lo que les interesa es la persona con la cual se van a relacionar, únicamente”, explicó Mauricio Garcés, enlace departamental Lgtbip de la Secretaría de  Mujer, Equidad de Género y Diversidad sexual de Cali. Este año es el de la visibilización bisexual en España y es por eso que el rostro de Dani está  acompañado de la frase ‘Soy Bisexual’, aunque ella se defina como pansexual. Teniendo en cuenta su postura frente a las diferencias y las inclinaciones, lo más importante es apoyar la lucha contra la exclusión.  [[nid:587509;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/10/calib4oct21-16n1photo02.jpg;right;{Dani Beltrán Cruz junto a su madre Consuelo Cruz Arboleda, una caleña conocida por su activismo y lucha en pro de los afrodescendientes.Especial para El País}]]La educación de Dani siempre estuvo regida por la igualdad, la justicia y el respeto, que son los mismos pilares que hoy defiende en su lucha por la defensa de comunidades con las que se siente identificada y que han vivido experiencias donde la discriminación ha sido la respuesta. Y ella  sí que lo entiende: mujer, negra, inmigrante, latina, pansexual… Dani entonces se acuerda de una anécdota que le sucedió a su mamá cuando recién llegó a España, donde terminó yéndose, en primera medida, por sus hijas, para que tengan un mejor futuro, al primer mes, cuando estaba paseando por el centro de Madrid escuchó la pregunta lamentable con que se han tenido que enfrentar tantas mujeres: ¿Cuánto cobras? A Dani le pasó exactamente lo mismo caminando por la Calle Montera.  Dani dice que ha sido objeto de discriminación racial desde que tiene uso de razón. Y más o menos desde esa edad, entonces, se ha hecho la misma pregunta: ¿por qué quedarme callada? Se la hizo cuando supo de chicas lesbianas expulsadas del colegio simplemente por su orientación y también cuando supo de las agresiones sufridas por las trabajadoras sexuales del centro de Cali. También se lo preguntó cuando en la voz de mucha gente su color de piel cambiaba a la velocidad de un término: dejaba de ser la negra que nació siendo, para ser llamada “morocha”, “morena”, “mulata”. Y se lo volvió a preguntar cuando apareció un comediante en Colombia haciendo humor con el color de la piel.¿Por qué quedarme callada?  Lea también: "La eliminación del 'Soldado Micolta' es justa y necesaria": Aurora Vergara Junto a la pregunta, sin embargo, solía aparecer un consejo de su mamá: “No te quedes callada si te están quitando tus derechos, si no te están respetando como persona y si no eres feliz”. Por ambas cosas, dice Dani, por esa pregunta que se ha hecho muchas veces y por el consejo inolvidable de su mamá, ahora ella intenta que las cosas que estén a su alrededor, cambien. “¡Enhorabuena, qué valiente eres, menudos cojones tienes!”, son algunos de los comentarios que este año ha escuchado entre sus vecinos y clientes, en su rol como camarera de un restaurante. El afiche donde su rostro aparece junto a la frase ‘Soy Bisexual’, está en estación de Simancas, cerca de su casa y de su lugar de trabajo. Aprovechando el trabajo de su mamá en España, Dani ha ido fortaleciendo su camino en el activismo dando nuevos pasos: este año ya ha ofrecido varias charlas en colegios sobre formación de orientaciones sexuales para jóvenes. Es activa participante de todas las marchas realizadas para visualizar la comunidad y la defensa de los derechos humanos e hizo un voluntariado en una fundación que va justamente por esa misma ruta. De la campaña que hace parte Dani a favor de la inclusión y el respeto por la diferencia, aún se desconoce el alcance. Lastimosamente los números siguen existiendo para mostrar justamente que faltan más y más campañas que hagan conciencia: según el informe 'Cuerpos excluidos: rostros de impunidad', presentado este año por la ONG Colombia Diversa, el año pasado 110 miembros de la comunidad Lgtbip fueron asesinados en el país. Aunque la situación en España no es que sea absolutamente distinta, dice Dani, que recuerda que ha visto visto cómo sacaban a dos mujeres de un bar por estar juntas. O que han golpeado a chicas, por ser transexuales. “No sé si Colombia o España está peor, pero ambos están similares en el aspecto de retroceder”, dice Dani. Para ella 'retroceder' es el hecho que  en ambos países percibe que la diversidad todavía no es aceptada sino que es combatida con actos de odio y repulsión. Actos como el de esta semana en Londres, cuando  un hombre blanco golpeó fuertemente en el rostro a un adulto asiático mientras viajaban en el metro. La reacción de la esposa de la víctima, una mujer española, fue perseguir al agresor hasta que fue capturado en la parada de Upton Park. Vea también:la valiente reacción de una mujer ante ataque racista en el metro de Londres El hecho, registrado en video,  despertó la indignación internacional y se volvió viral en las redes sociales. Algo parecidos a lo que sucedió con el video que hizo visible el rostro de Dani, hoy con cerca de  1.000 visitas en YouTube donde está colgado  reforzando la invitación a denunciar esta clase de actos.  Dani está convencida de que la formación para la comunidad –para toda la comunidad- es vital para evitar la exclusión y las miradas cerradas sobre la diferencia. Y los suicidios, que ella define como gritos de ayuda que la gente ve con mucha repulsión. “Es la mejor herramienta para evitar suicidios, enfermedades, se necesita más apoyo a la comunidad”. Dos de sus hobbies, son jugar béisbol y dibujar. Pero sobre todo dibujar. De esa forma, dice, representa lo que no puede decir: hace desnudos, dibuja genitales, lenguas, bocas. Dani también sueña con ser diseñadora gráfica. Quiere estudiar en Argentina. Y seguir haciendo activismo, obviamente: “Como lo hace ahora mi madre con la comunidad afrodescendiente. Yo una vez se lo dije, que yo quería llegar a tener unos hijos que estuvieran orgullosos de mí, como yo lo estoy de ella”.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad