Damnificados piden más ayuda

Octubre 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Cartago hoy
Damnificados piden más ayuda

El fenómeno de La Niña dejó 2.400.000 personas afectadas en todo el país.

Los afectados de Roldanillo solicitan que se hagan las obras necesarias para evitar que se repita la avalancha.

Las 300 personas afectadas por la inundación que produjo el desborde del Río Roldanillo continúan esperando ayudas por parte de las autoridades y la comunidad vallecaucanas.Y es que el agua que alcanzó dos metros más de su cauce normal dañó los enseres de 70 familias ubicadas en cinco barrios cercanos al afluente.Según el secretario de Gobierno de la localidad, Trasíbulo Rojas Lozano, se espera que este fin de semana se haga entrega a los damnificados de ayudas como colchones, frazadas y alimentos.Por otra parte, la comunidad afectada sigue preocupada por la posibilidad de que la emergencia se repita.Ello debido a que la inundación se produjo por el alto flujo de agua que trajeron las lluvias caídas en la cordillera Occidental, el cual no tuvo espacio suficiente para pasar por debajo del puente vehicular Ticotico, que atraviesa el río.El puente, que sólo tiene un tubo para dejar pasar el agua se obstruyó con las ramas y los escombros y ese represamiento originó la avalancha.Precisamente, según los pobladores, la causa de la tragedia es la alta suciedad del afluente, que está lleno de escombros y maleza.“Varias personas y yo le solicitamos hace rato a la Alcaldía que le hiciera mantenimiento al cauce del río Roldanillo y le planteamos la necesidad de canalizarlo y construir algunos muros de contención, pero nunca nos pusieron cuidado. Esto es una inundación anunciada”, señaló Germán Salazar, habitante del sector.Las zonas más vulnerables a otra arremetida del invierno son La Ermita, Asunción, Los Llanitos, Simón Bolívar, además de la Calle 10, hasta el edificio del Intec, y la sede del Cuerpo de Bomberos de Roldanillo.Hasta ayer ocho familias no habían podido regresar a sus casas y permanecían resguardadas en el Coliseo Cubierto, a la espera de que los ingenieros evaluaran si sus viviendas pueden ser habitadas de nuevo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad