Damnificados del invierno arman cambuches al lado de la carretera

Diciembre 10, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Tuluá

Más de 100 familias pobres que sufren los estragos del invierno tuvieron que armar cambuches con plásticos al lado de la carretera Buga-Buenaventura porque el río Cauca tiene totalmente inundadas sus viviendas.

Más de 100 familias pobres que sufren los estragos del invierno tuvieron que armar cambuches con plásticos al lado de la carretera Buga-Buenaventura porque el río Cauca tiene totalmente inundadas sus viviendas.Quienes transitan por esta vía se encuentran con un panorama triste y desolador, pues desde hace 15 días, los damnificados por el invierno de las veredas El Porvenir, Puerto Bertín y La Palomera, del lado de Buga y de Punta Brava, en jurisdicción del municipio de Yotoco, cocinan y duermen en condiciones infrahumanas."Ellos tuvieron que armar estos cambuches para salvar sus vidas", manifestó el alcalde de Buga, Freeddy Libreros quien indicó que la reubicación de estas familias es la única solución a este problema que se hace recurrente pues en cada invierno tienen que abandonar sus casas.Sin embargo, el Mandatario indicó que se requiere del apoyo del Gobierno Nacional para resolver este problema.Por su parte, Pedro Nel Gallego, uno de los damnificados, dijo que hace exactamente once años no se registraba el desbordamiento del río Cauca en este sector cuyos niveles superan los 1.80 metros."Desde hace dos semanas que no trabajamos porque aquí vivimos de la pesca y de la extracción de arena del río Cauca", anotó Miguel Ángel Barrios, otro de los damnificados.A su turno, el párroco de Yotoco, Abraham Cardona, quien ha estado atento a socorrer a estas personas dijo que la situación es dramática pues ya empiezan a aparecer enfermedades especialmente entre los niños ya que el agua empezó a descomponerse, generando malos olores y la proliferación de zancudos."El riesgo es muy grande porque las ratas y hasta las culebras se nos meten a los cambuches", manifestó María Elisa Becerra, una de las damnificadas.Una vez termine la temporada de lluvias y el nivel del río Cauca empiece a descender, estos damnificados deberán esperar por lo menos tres meses más para volver a ocupar sus viviendas.Tampoco podrán utilizar la capilla, ni el puesto de salud y las escuelas que se encuentran totalmente inundadas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad