CVC pidió medidas urgentes para evitar nuevas avalanchas del río Nima en Palmira

Abril 19, 2017 - 08:22 p.m. Por:
Redacción de El País, Palmira
Río Nima

Según la CVC, los asentamientos humanos y explotaciones agropecuarias en la zona protectora son los principales problemas del río Nima.

Elpais.com.co

Reubicar los asentamientos ubicados en las márgenes del río Nima y hacer un acompañamiento técnico de las prácticas agrícolas y de pastoreo, fueron algunas de las medidas urgentes recomendadas por la CVC tras una reunión realizada en el corregimiento de Tenjo, zona rural de Palmira, uno de los sitios más afectados por la avalancha del pasado 20 de marzo.

La Corporación junto con representantes del municipio y de una reconocida empresa papelera de la región, adelantaron una evaluación de las causas que llevaron a la creciente del río que taponó la bocatoma de agua y dejó dos días sin el preciado líquido a la población palmirana.

Liliana Narváez, coordinadora de la Unidad de Gestión de la cuenca Amaime de la CVC, indicó que la entidad está dando una alerta como lo hizo el pasado 6 de abril ante el concejo municipal sobre la necesidad de tomar medidas urgentes para mitigar la situación teniendo en cuenta las características geológicas de esta cuenca.

En ese sentido, advirtió que lo que se presentó ese día fue de tipo natural y no lo puede controlar el hombre.

Dijo también que en el sitio el 'Alto del oso' se registró un aguacero de 39.2 milímetros en solo dos horas y si bien es cierto que el bosque es regulador de agua, "la sobresaturación de humedad fue tanta que provocó deslizamientos en zona de bosque natural", anotó.

La funcionaria explicó que más del 60% de la extensión de la subcuenca está en zona de ladera con pendientes pronunciadas.

Además, la geología corresponde a formaciones de origen volcánico y sedimentario con presencia de la falla geológica de Romeral.

Esto, según la ingeniera Narváez, genera una alta inestabilidad y aporte continuo de sedimentos al río por encontrarse bastante fracturadas y meteorizadas hacia la superficie, lo que conlleva a un gran problema erosivo.

"Sumado a lo anterior se presentan esquistos grafíticos que son muy inestables y de cierta manera solubles en agua por su alta descomposición, lo que sería la causa principal de la turbidez del agua que llega a la bocatoma del acueducto de Palmira e impediría la adecuada potabilización del agua para el consumo humano", precisó.

Es por ello que teniendo en cuenta las características de esta subcuenca, la CVC junto con el Comité Pronima y otros actores sociales, desde hace más de 30 años vienen adelantando acciones para aumentar la cobertura boscosa, además de obras de estabilización y programas de sensibilización hacia la comunidad.

El problema en la actualidad, expresó Narváez, es que hay asentamientos humanos y explotaciones agropecuarias en la zona protectora del río Nima.

Por lo tanto, agregó: "Como entidad ambiental estamos recomendando la reubicación de las personas y que las actividades que se realicen se hagan de manera técnica", insistió.

Finalmente, la funcionaria aclaró que el suceso del pasado 20 de marzo se generó a 2.6 kilómetros aguas arriba del sitio donde existen plantaciones forestales a las que algunos sectores les atribuyeron la avalancha.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad