Cuestionan demolición de muro de contención en Tuluá

Agosto 27, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Cuestionan demolición de muro de contención en Tuluá

Imagen de la demolición de un muro en Tuluá, ordenada por la Alcaldía.

El muro fue construido después que un torrencial aguacero inundara el sótano de una vivienda, hecho por el que murieron tres personas en 1995.

20 años después de haber sido construido para evitar inundaciones, la Administración Municipal derribó un muro de contención que había sido levantado en inmediaciones del paso a nivel de la calle 25 con carrera 20, cerca del Terminal de Transportes de Tuluá.

Cuando los vecinos de los barrios, Escobar, Las Olas y Palobonito, observaron como una máquina de la Secretaría de Hábitat e Infraestructura derrumbaba “el muro de Gardeazábal”, como lo llamaban los tulueños, recordaron los hechos trágicos que se registraron el 18 de junio de 1995 cuando un torrencial aguacero inundó el sótano de una vivienda ubicada en ese sector causándole la muerte a tres personas.

Preocupados y pensando que esa experiencia se llegare a repetir, estas personas le hicieron un llamado a la alcaldía de Tuluá para que reconsidere esa decisión.

"Estamos muy preocupados, porque históricamente, cuando llueve copiosamente, el paso a nivel se llena de agua y precisamente ese muro evitaba que el agua se devolviera hacia nuestras casas”, manifestó María Eugenia Restrepo, una vecina del sector.

En el mismo sentido se pronunció José Alberto Rojas, quien dijo que ese muro evitaba además, que los habitantes de la calle circularan por las calles de ese barrio.

Sin embargo, el alcalde de Tuluá, Gustavo Vélez Román, dijo que la comunidad puede estar tranquila porque las condiciones de hace 20 años han cambiado totalmente.

"Consideramos que ya no existe ningún riesgo porque las casas están construidas por encima del nivel de la vía y del andén existente, además la Administración garantiza el mantenimiento de los sumideros de aguas lluvias”.

Asimismo, el Mandatario local dijo que al tumbar ese muro, se va a mejorar la movilidad, pues quienes se desplacen por la calle 25 pueden girar hacia la derecha como vía de salida hacia las calles 24 o 22.

Es de recordar que por la tragedia que se registró hace 21 años, cuando una inundación que les causó la muerte a una mujer, a un niño de cuatro años y a un anciano de 65 años, el Municipio fue condenado por el Consejo de Estado a pagar una indemnización a las familias de las víctimas, del orden de $ 117 millones de pesos, al considerar que “el Municipio no puede alegar caso fortuito o fuerza mayor, ni mucho menos echarle la culpa a las víctimas por haber construido sus viviendas en sótanos o en sitios de alto riesgo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad