¿Cuál es la verdad sobre las finanzas de la Licorera del Valle?

¿Cuál es la verdad sobre las finanzas de la Licorera del Valle?

Enero 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
¿Cuál es la verdad sobre las finanzas de la Licorera del Valle?

El acumulado de 16.700.812 botellas vendidas entre octubre 19 de 2012, cuando empezó el contrato con el consorcio Suprema, y el 31 de diciembre de 2013, frente a un compromiso de 19.014.808 unidades, da una gestión relevante del 88 %, destaca el gerente de la ILV, Luis Fernando Martínez Arce.

Mientras la Gerencia de la entidad dice que las metas de ventas de 2013 se cumplieron 80 %, el sindicato afirma que la empresa hace un ‘juego contable’.

Un sabor agridulce deja el balance de la Industria de Licores del Valle, ILV, al cierre de 2013. Mientras sus directivos sostienen que se cumplieron sus metas de ventas en 80,12 % (*) y sin arrojar pérdidas, trabajadores miembros del sindicato de la entidad denuncian que la empresa está en déficit por malas operaciones financieras y administrativas. Luis Fernando Martínez Arce, gerente de la ILV, califica de “buen desempeño” el cumplimiento de las metas de ventas, pese a que aún deben lidiar en el mercado del Valle con la ilegalidad como es el carrusel de otros licores nacionales y la adulteración.Sin embargo, Víctor Manuel Escobar, presidente del Sindicato Nacional de los Trabajadores de las Industrias de Licores de Colombia, Sinaltralic, sostiene que la ILV le adeuda $36.000 millones a proveedores y $28.000 millones a Infivalle y que se desconoce qué destinación tuvo este último rubro.También denuncia que cuando la comercializadora Suprema, consorcio encargado de la distribuición de los productos de la ILV, abona los pagos por las ventas de licor, la tesorería factura por meses anteriores. Por ejemplo, el abono de diciembre lo facturaron al mes de julio. “Ese juego contable va en contra de la ILV y favorece a la comercializadora, que según el contrato, debe pagar de contado, pero tampoco figura cartera vencida a más de 60 días a pesar de que debe $85.000 millones”, dice Escobar.Situación que resulta preocupante porque “del contrato con el distribuidor no hay seguros ni pólizas de cartera o deuda, de tal manera que si esa comercializadora se quiebra, quiebra a la ILV también”.La ilegalidad Ambas fuentes coinciden en que el factor que más afecta las finanzas de la ILV es la venta ilegal (sin tributar a rentas del Valle) de Ron Viejo de Caldas, estampillado para otros departamentos y/o exportación, y de Aguardiente Antioqueño, cuyo convenio de autorización de comercialización terminó en 2011 el entonces gobernador Francisco José Lourido. Además, señala el Gerente, hay altos niveles de contrabando de licores importados, de acuerdo con las incautaciones realizadas por la Policía Nacional y la Oficina de Rentas del Departamento en 2013.El otro competidor es el licor adulterado. El nivel de adulteración de licores en el Valle es bastante alto, incluso, está por encima del 24 % que se presenta a nivel nacional, según un estudio de la Universidad Javeriana, la Asociación Colombiana de Industrias de Licores Acil y la agencia de estadísticas Nielsen. “Eso significa que por cada botella oficial que la ILV ponga en el mercado, hay media caneca ilegal, la cual se constituye en nuestro mayor competidor”, dice Martínez Arce.A esto hay que sumarle que “dicha adulteración es muy tecnificada, ya casi no presenta consecuencias de cegueras o muertes por dicho consumo; peyorativamente no podemos calificar de ‘alambiques’, sino que tenemos una industria paralela, por supuesto en la ilegalidad”, agrega el funcionario.Escobar dijo que “la única forma de combatir esas mafias es crear un grupo élite con la Policía, CTI, la Dian, Rentas del Departamento y crear un sistema de recompensas para que la gente denuncie la fabricación y venta de licor adulterado”.Holograma, ineficienteEl dirigente sindical insistió también que hay gastos innecesarios que no ayudan a la sostenibilidad financiera de la ILV. Como los más de $6000 millones que se pagan al año por el holograma, mecanismo adoptado para controlar el licor adulterado y que a juicio del sindicato, ha sido ineficaz.“La ILV no puede asumir más ese costo, esa medida no ha servido para nada porque estos años ha aumentado el comercio de licor adulterado y de contrabando”, dijo Escobar, quien añadió que por su ineficacia, la Licorera de Antioquia ya descontinuó el uso del sello con holograma.El Sindicato dice que con ese dinero la ILV debe crear el sistema de recompensas y un programa de reciclaje de botellas, canecas y garrafas para que no las reutilicen, como sí lo hacen, los fabricantes de licor adulterado.Además, reconoce que el actual gerente heredó estas situaciones de las anteriores administraciones, razón por la cual el Sindicato ya emprendió acciones legales contra los dos anteriores gerentes, a quienes los responsabilizan del descalabro financiero de la compañía.Perspectivas para 2014El gerente Martínez se ha fijado como principal meta de la ILV este año “mejorar la proyección de la marca, aprovechando la fidelidad hacia el producto estrella, Aguardiente Blanco del Valle, y los excelentes productos nuevos en plena penetración y con relevantes características, como el Ron Marqués del Valle y Aguardiente Origen, buscando incrementar las ventas y cumplir óptimamente las metas”.En ese sentido, le apostará a continuar con el posicionamiento del Ron Marqués del Valle, premiado en Europa por su sabor y calidad, y cuyas ventas pasaron de 270.713 botellas en 2012 a 908.931 en 2013, registrando un crecimiento del 236 % dada la aceptación de los consumidores. En cuanto al Aguardiente Origen, se revisará el enfoque de penetración en canales especializados.Reveló además que la ILV busca generar otros ingresos, como una nueva maquila, ventas a nivel nacional e internacional con miras a “garantizar no solo la viabilidad financiera de la ILV, sino más recursos para la salud y educación de los vallecaucanos”. Para el diputado Mario Germán Fernández de Soto, la ILV debe establecer una política de promoción que le permita llegar a todos los rincones del Valle del Cauca y de Colombia para posicionar sus marcas, porque sus productos son de muy buena calidad. En su opinión, el Ron Marqués del Valle, que es muy bien elaborado, debe hacer presencia en todos los grandes eventos del país. “El Valle del Cauca tiene que entender que sus licores son de alta calidad, pero que no basta con estar en el Valle, se requiere llegar a todos los departamentos”, afirma.Martínez admitió que sí se está en la búsqueda de nuevos mercados a nivel nacional y que se estudian algunos departamentos, donde según los análisis, se tienen oportunidades de llegar con los productos ILV una vez termine la Ley de Garantías que permita la suscripción de convenios buscando más distribuidores.Mercadeo El dirigente sindical Víctor Manuel Escobar dijo que “nuestra propuesta es que la empresa tome el control del mercadeo y el mando de la marca, porque estamos en manos de la comercializadora, que es la que está haciendo el mercadeo”.El gerente, Luis Fernando Martínez Arce, dice que en 2014 “la compañía proyecta un escenario de ventas fuera del departamento en mercados nacionales y sobre todo internacionales, donde los productos emblemáticos de la ILV gozan de buena imagen, pero por falta de una política sólida de mercadeo, se han quedado en eso, planes”.Para ello ha diseñado Plan Estratégico de Marketing con una arquitectura de marcas propio de los licores. Una de las primeras acciones es reposicionar el Aguardiente Blanco del Valle en todas sus presentaciones y una gestión de mercadeo y promoción orientada a toda la cadena del negocio, tanto canales como consumidor final. Martínez Arce señala que ante la amenaza de la apertura económica, que terminaría en 2015 o 2016 con el proteccionismo y el dominio rentístico en los departamentos mediante una Ley que está en discusión, la ILV se siente obligada a diseñar nuevos productos para generar más ingresos y darle viabilidad.Por ello espera incursionar en nuevos negocios, como venta y producción de agua, de aperitivos y por qué no, de alcoholes carburantes. “Así se garantizaría que la Industria de Licores del Valle, se convierta en lo que fue y debe ser: el verdadero patrimonio de nuestro Departamento”, dijo Martínez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad