Crisis de la salud: en clínicas de Palmira hay una camilla por cada 1500 habitantes

Crisis de la salud: en clínicas de Palmira hay una camilla por cada 1500 habitantes

Marzo 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Palmira Hoy | El País
Crisis de la salud: en clínicas de Palmira hay una camilla por cada 1500 habitantes

Centros asistenciales, comola Clínica Palmira, desbordaron en los últimos dos meses su capacidad instalada por lo que tuvieron, en muchos de los casos, acondicionar espacios para la atención de los pacientes que se encuentran en observación médica.

La gran demanda de los servicios de urgencias desbordó la capacidad de atención de los centro hospitalarios de la ciudad. Gobierno anunció medidas para afrontar la crisis.

A las 12:00 del medio día del pasado 22 de diciembre a Jorge Isaac Quiñónez Cortés le correspondió la ficha 20 en el servicio de urgencias del Hospital Raúl Orejuela Bueno, sede San Vicente de Paúl. Su estado era grave. Padecía de diabetes, tenía una gran hemorragia nasal y un fuerte dolor en las piernas que le impedía pararse de la silla en que se encontraba postrado. Tampoco había una camilla para esperar los once turnos que aún faltaban para ser atendido. Media hora más tarde, un medico salió de un cubículo y dijo: “no estamos atendiendo. Yo estoy gratuito aquí y solo voy a ver a los niños y heridos, porque solo hay un médico y el hospital está en paro”.Ante todo esto, Jorge tomó la decisión de irse, no obstante, su crítica situación le obligó a regresar a Urgencias a la media noche de ese mismo día. Tres horas después falleció por un infarto.De esta manera, Nancy Quiñónez narró el drama de su esposo, el cual refleja en gran parte lo que está pasando como consecuencia de la sobresaturación de los servicios de urgencias en la ciudad.Para Teodoro Rodríguez, vicepresidente de Asocomunal, la salud en Palmira colapsó y toda la crisis se traduce en que la demanda superó la oferta y hoy son muchos los usuarios, tanto del régimen subsidiado como contributivo, para las pocas alternativas de atención que se tienen. “Y como dice el adagio popular: no hay cama pa’ tanta gente”, dijo el líder, al revelar que Palmira y su zona de influencia técnicamente deberían contar con al menos 1.200 camas hospitalarias y solo existen 274 para una población de 350.000 habitantes.Lo anterior quiere decir, que 1.500 palmiranos se estarían ‘peleando’ una cama, sin contar con la demanda que representan los 250.000 habitantes de Pradera, Florida, El Cerrito, Candelaria y Ginebra, que igual dependen de los centros hospitalarios de Palmira.Esta situación ha llevado a que en los servicios de urgencias sean escasas las camillas y no se encuentre una cama “ni para remedio” como dice Luis Eduardo Caicedo.Este hombre, de 71 años y quien está afiliado a la Nueva EPS, fue operado por una infección urinaria acostado en una camilla y en un consultorio de la Clínica Palmira, donde permaneció cinco días en el área de urgencias. Una situación similar debió afrontar Arturo Martínez, de 85 años y también de la Nueva EPS, quien también estuvo por cinco días en una camilla de urgencias de la misma clinica. Beatriz Vallecilla, gerente regional de la Nueva EPS, señaló que Palmira no cuenta con una oferta de Instituciones Prestadoras de Salud con una atención por encima del nivel tres. Precisó, que “inicialmente se tenía convenio con la Clínica de Occidente y el Hospital San Vicente de Paúl, pero estas dos instituciones fueron cerradas a finales del año pasado y por esa razón en el momento solo se cuenta con la atención de la Clínica Palmira”. Su director médico, Harold Alzate, coincidió en que esos cierres generaron una demanda desbordada de los servicios de urgencias, tanto de la parte pública como privada, hacia la Clínica, superando la capacidad instalada y obligando a tomar medidas de contingencia. “El cierre del Hospital fue una situación grave y se debieron tener los planes de emergencia para minimizar el impacto que esto tendría”, subrayó el directivo.El secretario de Salud, Alejando Solo Nieto, desvirtuó por su parte, que el hospital público se haya cerrado y aseguró que el por contrario reactivaron los servicios del nivel dos que no se estaban prestando antes iniciarse la liquidación del San Vicente de Paúl el 30 de octubre de 2013. “El San Vicente está prestando sus servicios con todo el nivel que le corresponden y el mismo que tenía en sus mejores días”, subrayó.Como salida a la crisis, el funcionario aseguró que se tiene tres tipos de medidas a la mano. Una de carácter inmediato como es la implementación de las consultas prioritarias, otra a mediana plazo con la reapertura de la clínica que se cerró y una a largo plazo que consiste en ampliar de tres a cinco los consultorios de urgencias y de un a dos los cubículos de triage o filtro.AlianzaSegún Raúl Ospina, presidente de la Alianza de Usuarios de la Salud del Valle del Cauca, en Palmira hay un exagerado número de remisiones debido a que “no hay camas, insumos y salas de cirugías, además, los anestesistas no dan abasto y los médicos de Cali no vienen a Palmira porque no es rentable para ellos”.Situaciones como esta motivaron que diversos agremiaciones se uniera en torno a la Mesa de Trabajo Permanente por la Salud de Palmira, la cual el pasado miércoles realizó una marcha de protesta ante la crisis que afrontan los servicios médicos, especialmente el de urgencias.Según Ospina, esta es la primera de varias acciones que se harán en pro de la salud de los palmiranos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad