Crisis con Venezuela también golpeó a la ciudad de Palmira

Agosto 24, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Palmira Hoy

Las empresas exportadoras locales aún no se reponen de la situación y, aunque algunas han diversificado su mercado, la rentabilidad no es la mejor. El empleo también sufrió.

La Villa de las Palmas no escapó a los coletazos económicos que dejó la crisis política con Venezuela.Aunque inicialmente la problemática se midió a nivel macro, es decir en todo el territorio nacional, algunas poblaciones intermedias (entre ellas Palmira) continúan viviendo su propio vía crucis como consecuencia de los enfrentamientos entre la naciones hermanas. Las medidas y restricciones económicas impuestas por el Gobierno venezolano a las empresas colombianas golpeó de manera contundente a las compañías locales, algunas de las cuales tenían como cliente exclusivo a ese país. Así lo demuestra la balanza comercial hecha por el Centro Empresarial de Negocios, Zeiky, de la Cámara de Comercio de Palmira, sobre exportaciones e importaciones entre empresarios de la Villa y venezolanos.Según el informe, las exportaciones cayeron de manera dramática entre el 2008 y el 2009 con respecto a años anteriores. Otro tanto pasó con las importaciones. El economista y coordinador del Zeiky, Edwin Botero Cardona, precisó que en el 2008 hubo una caída del 39,04% de las exportaciones con respecto al 2007, al pasar de US$20.762.584 millones a US$12.657.715 millones, respectivamente.Entre tanto, en el 2009 se presentó una caída del 22,55% con respecto al año inmediatamente anterior, pasando a exportaciones por US$9.803.625 millones. Con relación a las importaciones, el panorama no fue muy distinto, señaló el economista Botero. Advirtió que las anteriores cayeron en el 2008 a 43,65%, al pasar de US$2.772.809 en el 2007 a US$1.562.521 millones en el 2008. La situación se agravó aún más en el 2009, cuando las importaciones registraron US$273.882 en dicho año, lo que representó un decrecimiento del 82,47%.AfectadosEn la Villa, las empresas más afectadas fueron las dedicadas a la producción de muebles, azúcares (ingenios), confecciones y materiales de envase, tanto de cartón, como de plástico y aluminio.Varias de estas compañías suspendieron las exportaciones no sólo por las restricciones sino también por la elevada cartera que tienen en ese país. Tal es el caso de la Compañía Colombiana de Empaques Bates S.A., Colombates. De hecho, su contralora, Andrea Espinosa, reveló que las exportaciones hacia la nación vecina cayeron en casi un 80% y terminaron por ser suspendidas.“La cartera con Venezuela fue creciendo y cada vez se hacía más complicado exportar. Además, la misma situación al interior de ese país bajó la demanda del producto y era preferible que ellos mismos se abastecieran con su producción”, anotó Espinosa, quien agregó que debieron recurrir a otros mercados para recuperar el volumen que enviaban a Caracas.Pero reconoció que sí se han visto muy afectados porque se manejaban muy buenos precios con ese socio y que esto ha hecho que no se pueda incrementar el número de empleados. “Estamos esperando a ver si las relaciones mejoran, porque sería una gran ayuda”, concluyó. Por su parte, Nelson Rincón Jaramillo, contralor de Industria de Muebles del Valle S.A., Inval S.A., empresa dedicada a la fabricación de muebles modulares, también confirmó que no están exportando a Venezuela.“Hemos tenido que buscar otros mercados, pero con menor rentabilidad”, sostuvo antes de precisar que en un tiempo llegaron a exportar seis millones de dolares y que el año pasado sólo lo hicieron por un millón. En el 2010 están en cero y aunque han tratado de hacerlo a Perú y Ecuador, no ha sido igual. De igual forma, el volumen de Venezuela lo han recuperado en un 20%, “lo que es muy poquito”. De ahí que los tres turnos que manejaba la empresa han bajado a dos y medio y en ocasiones a dos. “Hemos tenido que disminuir personal, aunque no ha sido catastrófico. Aproximadamente 40 personas están fluctuando, dependiendo de la producción”, especificó.Al respecto, la directora de Fenalco Palmira, Elizabeth Martínez, aclaró que el comercio organizado de la ciudad es muy poco exportador y que por eso la afectación fue mínima.No ha sido así para Mepal, empresa de muebles para oficina y almacenamiento, que tenía al vecino país como uno de sus principales clientes.“Lo que hemos exportado es mínimo en comparación con años anteriores, aunque no hemos tenido despidos”, confesó uno de sus empleados.Johan Martínez, director del área económica de Asocaña, reiteró que la crisis con Venezuela empezó para el sector azucarero entre el 2004 y el 2005, con la salida de ese país de la Comunidad Andina. Mientras en esos años se exportaban 240.000 toneladas del Valle, entre el 2005 y el 2007 se redujeron en promedio a 53.890 toneladas y entre el 2008 y el 2009 no alcanzó las 13.800 toneladas.“Con el cierre de ese mercado se ha perdido una gran posibilidad en términos de ganancia”, afirmó.Para Botero Cardona, así se superen las barreras y se exporte, el tema de las carteras subsiste, por lo que las pérdidas económicas para las compañías son inmensas.Y explicó que, aunque no se han podido cuantificar los empleos que se han perdido en la Villa, supone que es una cifra importante y que las pequeñas y medianas empresas son las más golpeadas por la crisis, en la medida en que no tienen el mismo músculo financiero de las grandes compañías para llegar a otros mercados, pese a las facilidades dadas por el Gobierno Nacional, a través de la Diversificación de Mercados de Exportación. Las empresas palmiranas siguen, pues, en la tarea de encontrar nuevos canales de exportación, aunque admiten que no tendrán las mismas bondades que hallaban en el país hermano. Exportaciones colombianas cayeron 33,5% De acuerdo con el análisis adelantado por el Centro Empresarial de Negocios, Zeiky, de la Cámara de Comercio de Palmira, el panorama en los últimos dos años para el sector exportador colombiano que tenía como destino principal Venezuela es más que complicado.Mientras en el 2008 las exportaciones totales del país alcanzaron los US$6.092 millones, para el 2009 la cifra se redujo a US$4.050 millones, lo que significa un decrecimiento del 33,5%.Edwin Javier Botero Cardona, coordinador del Zeiky, explicó que Venezuela ha sido el principal destino de exportaciones no tradicionales. “Esto es productos como calzado, confecciones, alimentos, juguetería, hechos en cuero, entre otros”, anotó.Agregó que varias empresas de esos sectores están asentadas en la Villa de las Palmas y también resaltó que en el 2007 se exportaban 43 tipos de productos diferentes a ese país, pero que en el 2008 se redujo a 32 y que en el 2009 llegó a 19.Las restricciones cuantitativas, a través de la reducción de cupos de importación de vehículos, así como las sanitarias y las fitosanitarias y el acceso de las divisas a los importadores colombianos clausuró este mercado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad