Convocatoria para distribuidor de la Industria de Licores cierra el viernes

default: Convocatoria para distribuidor de la Industria de Licores cierra el viernes

El nuevo contrato de distribución se otorgará por un plazo de 52 meses con la posibilidad de prórroga. La meta de ventas para 2013 es de 11.300.000 unidades.

Convocatoria para distribuidor de la Industria de Licores cierra el viernes

Septiembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Convocatoria para distribuidor de la Industria de Licores cierra el viernes

Durante los primeros seis meses las ventas de la Licorera del Valle no fueron las mejores. El balance será analizado la próxima semana por su junta directiva.

El nuevo contrato de distribución se otorgará por un plazo de 52 meses con la posibilidad de prórroga. La meta de ventas para 2013 es de 11.300.000 unidades.

La Industria de Licores del Valle, ILV, abrió una convocatoria para contratar un nuevo comercializador exclusivo para la compañía. El proceso, que se inició el pasado 12 de septiembre y se cerrará este viernes 21, opera bajo la modalidad de invitación directa. Según confirmó Víctor Julio González, gerente de la empresa de licores, la Unión Temporal Comercializadora Integral SAS (entidad que venía distribuyendo los productos), renunció al contrato el pasado 5 de septiembre, lo que obligó a la compañía vallecaucana a salir en búsqueda de un nuevo aliado para la venta del aguardiente y el ron.Para la convocatoria, dijo el funcionario, se invitó a 12 compañías nacionales con experiencia en el mercado, entre las que se cuentan Alkosto, Quala, Alimentos del Valle, Dislicores y otras fuentes señalan que Colombina estaría entre las invitadas.“La idea es que se presenten por lo menos unas 5 compañías y que el nuevo distribuidor inicie el 2 de octubre con la aspiración a que venda en lo que resta del año 7.300.000 unidades”, dijo González.Impacto a las ventasEn enero la Industria de Licores del Valle proyectó la venta de 12.300.000 botellas de aguardiente y ron para el 2012, pero a la fecha se han comercializado unas 3.200.000 unidades.Desde marzo pasado se venía cuestionando la continuidad del contrato con la Comercializadora Integral, pues a raíz de un otrosí firmado con esta compañía fueron sancionados los exgobernadores Juan Carlos Abadía y Héctor Useche y se determinó una inhabilidad para el distribuidor.El pasado 20 de agosto la empresa suspendió el contrato con la Comercializadora Integral, a la espera de una posible cesión del mismo, pero finalmente esta alternativa no se concretó.Esta situación, dijo el gerente de la ILV, llevó a un replanteamiento de la meta de ventas de los licores y se espera por lo menos llegar a 10.500.000 botellas en el 2012, es decir, el nuevo distribuidor tendría que vender en lo que resta del año unas 7.300.000 unidades. “Sería irresponsable decir que lo que se presupuestó al inicio del año se pueda cumplir, debido a todas las situaciones que se han presentado desde marzo en la compañía. Hacemos el mayor esfuerzo para evitar que haya una disminución en las transferencias para el Valle”, dijo.Según cálculos de la Licorera, este año no habría impacto para el Valle, dado que se calculan que las transferencias serían de $104.462 millones, debido a una participación adicional que se recibió a comienzo del año. Pero se teme que los ingresos de la empresa sí se reduzcan con el plan de ajuste en $14.267 millones y la utilidad neta se disminuiría en $ 8.335 millones, según los cálculos de la empresa. “Si bien es cierto que los resultados esperados no son los óptimos, lo importante es que la empresa permanezca en un punto de equilibrio”, explica la organización en los documentos de la convocatoria.El diputado Mario Germán Fernández de Soto, opina que la ILV debe asumir por sus propios mecanismos la venta de los licores hasta contratar un nuevo distribuidor en un proceso amplio y transparente. “Estamos hablando de recursos muy grandes que no se pueden arriesgar, la empresa debe salir al mercado de manera agresiva”, dijo.Un solo distribuidorEl secretario de Hacienda del Valle, Javier Roldán, sugirió hace unos días que la ILV contratara varios distribuidores. “También hemos planteado que esta selección no sea apresurada y que mientras tanto se asuma la comercialización con un plan de choque”, explicó.Según Roldán, se corren muchos riesgos porque las mayores ventas de la empresa de licores se logran en los últimos meses del año y de no haber un distribuidor se pone en peligro la estabilidad de la compañía y las finanzas del Valle.Pero Víctor Julio González, gerente de la ILV, dijo que los estudios realizados por la organización indican que para el volumen de ventas de la empresa no es factible tener varios comercializadores. De igual forma, González afirmó que sería difícil tener un control de fronteras municipales si se contratara a varias empresas para vender el aguardiente y en ron en diferentes poblaciones. “Esta experiencia ha sido catastrófica en otras regiones”, dijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad