"Contrato de distribución de licores se incumplió”: Contraloría

Marzo 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Contraloría dice que tanto el comercializador como la Licorera cometieron fallas que tienen en déficit a la compañía y a la Gobernación.

[[nid:375238;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/12/aguardiente-interna.jpg;full;{Entre los años 2012 y 2015 el consorcio Suprema solo cumplió con el 63 % de las ventas previstas y a lo largo de la mayoría del contrato no pagó en efectivo, como estaba previsto, reveló la Contraloría. Foto: Elpais.com.co | Archivo}]]

Tanto el Consorcio Suprema, distribuidor de los productos de la Industria de Licores del Valle, ILV, como la misma empresa incumplieron el contrato de comercialización de los productos, que se firmó a finales del año 2012. Lea también: Piden acabar contrato con distribuidor de la Licorera del Valle

Según una auditoría de la Contraloría del Valle a ese contrato, no se han cumplido ni las metas de venta, ni los pagos en efectivo que exigía el mismo, por parte del consorcio Suprema. Al mismo tiempo, la falta de liquidez de la ILV llevó a que también incumpliera con la entrega de producto a tiempo.

El trabajo realizado por el ente de control permitió señalar 9 hallazgos administrativos, de los cuales 8 tienen connotación disciplinaria y 1 fiscal por $10.485 millones.

José Ignacio Arango Bernal, contralor del Valle, aseguró que la auditoría evidencia que la ILV, según la Gobernación del Valle, solo transfirió durante el cuatrienio 2012-2015 el 62.71 % de los recursos esperados al departamento ($273.000 millones), dejando de transferir el 37,3 % equivalente a $162.000 millones.

“Esta diferencia afectó significativamente las metas del Plan de Desarrollo en cuanto a los recursos transferidos para libre destinación (ICLD) y para inversión de las rentas cedidas al sector salud, lo que habría afectado el cumplimiento de los compromisos legales con el régimen subsidiado, atención de la población pobre no asegurada y compromisos de los hospitales de la red pública del departamento para giros que se deben realizar a las EPS, desmejorando la inversión social en la población más vulnerable”, dijo Arango.

De igual manera, los estados financieros preliminares entregados por la ILV reflejan un deterioro del patrimonio de la empresa en un 147% al 31 de diciembre de 2015, causada por la pérdida operacional acumulada.

Asimismo, la ILV, en el periodo de gobierno 2012- 2015, no cumplió con la meta trazada, al obtener como resultado un indicador del 13 % en el 2012, pérdidas del (-3%) en el 2013, 10 % en el 2014 y pérdidas del (-113 %) en el 2015.

La perdida operacional al 31 de diciembre de 2015 está relacionada con la disminución de los ingresos operacionales que se redujeron en un -59% al pasar de $66.204 millones en 2014 a $27.245 millones en 2015, aunado a que los gastos operacionales crecieron en un 47% al pasar de $29.718 millones en 2014, a $43.819 millones en 2015.

Entre los años 2012 y 2015 el consorcio Suprema solo cumplió con el 63 % de las ventas previstas y a lo largo de la mayoría del contrato no pagó en efectivo, como estaba previsto.

“Se evidenció que durante todo el desarrollo del contrato el contratista se ha retrasado en los pagos, en los plazos previstos, teniendo como cartera pendiente al 22 de febrero del 2016, la suma de $20.007 millones, sin que hasta la fecha exista gestión procesal para el recaudo de la misma, situación que generó afectación a la liquidez de la Empresa”, dijo la Contraloría.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad