Consorcio 2010 asegura que Acuavalle le ha incumplido

Consorcio 2010 asegura que Acuavalle le ha incumplido

Julio 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consorcio 2010 asegura que Acuavalle le ha incumplido

El Plan de Inversiones 2010-2015 de Acuavalle debió comenzar el año pasado pero por los inconvenientes aún no arranca.

Al contrato por $155.800 millones para desarrollar el Plan de Inversiones de Acuavalle durante los próximos cinco años le aparecen nuevos problemas. Tras la denuncia por la falta de recursos para iniciar las obras, el contratista da la cara.

Luego de que El País hizo público el contenido de una carta en la que el consorcio Acuavalle 2010 pide un plazo de 60 días hábiles para realizar el cierre financiero del contrato 287, un vocero del consorcio aseguró a este diario que el incumplimiento en el inicio de las obras es “por culpa de la empresa estatal”.“De acuerdo con las cláusulas del contrato, desde enero pasado Acuavalle debía girar en la fiducia los recursos cedidos del componente tarifario, que nos sirven para apalancar nuestras inversiones frente a las fuentes de financiación, que en este caso provienen de la banca nacional”, aseguró el vocero de la firma, quien pidió la reserva de su identidad aduciendo problemas de seguridad. El País conoció que desde hace seis meses ningún funcionario de la empresa de acueducto y alcantarillado del Valle atiende las peticiones que, a través del teléfono y por escrito, el consorcio le ha enviado pidiendo claridad sobre lo que sucede con los aportes que debe girar a la fiducia.“Nosotros entregamos los diseños pero Acuavalle no nos ha definido cuáles obras serán las prioritarias para este primer año de construcción, lo cual es su responsabilidad, así mismo, no nos han contestado los múltiples oficios donde les pedimos claridad y celeridad en la entrega de los recursos para poder hacer el cierre financiero”, confirmó la fuente del consorcio.Es que, según el contrato 287 de 2010 en su cláusula séptima, “mediante el acta de entrega se perfeccionará la cesión irrevocable del derecho a percibir los ingresos provenientes del componente tarifario CMI para los servicios de acueducto y alcantarillado a favor del contratista y por parte de Acuavalle, a partir del primero de enero de 2011”.El mismo contrato sentencia que esa acta de entrega, que es finalmente el compromiso que adquiere Acuavalle con el contratista de girar una parte de los recursos que se producen por el cobro de sus servicios de acueducto y alcantarillado en el departamento, se deberá firmar durante los 20 días siguientes al inicio de la ejecución del contrato, el cual ocurrió el 30 de marzo pasado.El consorcio Acuavalle 2010 asegura que debido al atraso en la suscripción del acta de entrega de la porción tarifaria a su favor, “nos hemos visto perjudicados pues la banca nacional manifiesta reparos frente a los créditos solicitados, ya que no encuentra razones para confiar en que el contrato será cumplido”.El vocero también explicó que debido al “absoluto silencio con que Acuavalle ha venido actuando ante nuestras inquietudes de todo orden durante lo corrido del año, nos vimos obligados a poner en marcha el mecanismo de solución de conflicto el viernes pasado, el cual está expresado en la cláusula 51 del contrato”.Finalmente el consorcio Acuavalle 2010 le dijo a El País que “durante los meses que han pasado desde la adjudicación, hemos invertido $4.000 millones en la implementación de la oficina, los diseño de las obras del primer año y otros gastos normales de la ejecución”, por eso aclaran que conservan “la mejor disposición para encontrar una solución a este impasse que seguro tiene su génesis en la difícil situación por la que atraviesa la entidad este año”.Otros líosA pesar de las explicaciones entregadas a este diario por el consorcio Acuavalle 2010, sobre el atraso en el inicio de la ejecución del Contrato 287, cuyo valor de inversión es de $155.800 millones, a este proyecto, que es el más importante que se realiza en la región para saneamiento básico, le aparecen nuevos problemas.Esta vez se trata de las advertencias que el interventor le envió el pasado lunes 11 de julio al consorcio Acuavalle 2010, entre las que se destaca la amonestación por el incumplimiento en el depósito de $35.000 millones que debían girar el pasado 30 de junio y la notificación de un embargo realizado por el estructurador del proyecto, Bonus CIP, a quien se le cancelaría la comisión de éxito con una parte de dichos recursos.El consorcio Bonus CIP está integrado por las empresas Consultorías, Inversiones y Proyectos Ltda. y Bonus Banca de Inversión S.A.“Ese embargo ya fue levantado y hoy no tenemos ningún impedimento legal para funcionar con normalidad a través de la fiducia donde deben ir los recursos tanto nuestros como de la tarifa que nos cede Acuavalle”, dijo el vocero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad