Conozca al caleño Santiago Arango, ganador del Premio Nacional de Cuento

Marzo 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira
Conozca al caleño Santiago Arango, ganador del Premio Nacional de Cuento

El joven de El Cerrito fue uno de los ganadores del Premio Nacional de Cuento, en su novena edición organizado por RCN y el Ministerio de Educación Nacional.

Con ‘8.500 kilómetros por mar’, Manuel Santiago Arango Rojas fue uno de los ganadores del Concurso Nacional de Cuento organizado por RCN y el Ministerio de Educación Nacional.

En el escrito, el joven cerriteño cuenta la historia de un niño de 12 años de edad que debe salir de Alemania junto a sus padres por el holocausto nazi.

En su travesía, la familia pasa por Gibraltar e Islas Tenerife para terminar en Ecuador con la idea de llegar a Colombia.

Sin embargo, no los dejan entrar  y es en ese momento cuando el cuento cambia y el niño se convierte en un anciano sentado en una banca, contándole la historia al narrador.

Manuel Santiago nació en Cali, pero vivió sus primeros 17 años de vida en el municipio de El Cerrito, donde hizo sus estudios de bachillerato en el colegio Gabriela Mistral.

Hijo de Luz Mary Rojas Garzón, contadora de la Uceva y del periodista y docente, Javier Arango Escobar, gran lector y apasionado por la escritura y la poesía, Santiago es el menor de cuatro hermanos.

Actualmente, adelanta cuarto y quinto semestre de Literatura en la Universidad del Valle, en Cali.

Recuerda que antes del concurso sus compañeros le preguntaban si iba a participar  y él solía responder: “Pues sí, nada se pierde”.

Y, efectivamente, no perdió. Al contrario, se convirtió en uno de los cinco ganadores de la categoría 4 del concurso, que correspondía a estudiantes universitarios.

El cuento con el que participó tiene cuatro páginas escritas a doble línea. La noticia lo cogió por sorpresa a mediados de diciembre, cuando lo llamaron en repetidas oportunidades de RCN.

Sin embargo, el premio solo le fue entregado el pasado 29 de enero, en Cartagena, en el marco del Hay Festival, donde asistieron todos los ganadores, de las  respectivas categorías.

Santiago asegura que esto de escribir tiene mucho de heredado pues dice que desde pequeño se acostumbró a estar rodeado de muchos libros, pero solo fue hasta los 15 años cuando se interesó en leerlos.

Y también de innato, porque nadie lo obligó a leer o a escribir. Pero  como dice el refrán: ‘Las palabras convencen, el ejemplo arrasa’ y él creció  viendo  a su padre leyendo y escribiendo.

Declarado admirador de Borges, Cortázar Poe, Saki, Harold Kremer, Juan Gabriel Vásquez y Juan Rulfo, entre muchos, muchos otros más, como el mismo advierte al indicar que “sería un ingrato si me detengo a resaltar solo a uno de tantísimos”, el joven escritor confiesa que cuando mejor se le da eso de escribir es entre las 12 de la noche y las cuatro de la mañana, en una mesa del apartamento en Cali donde vive con su prima, o sobre el mueble de la biblioteca en su querido pueblo, El Cerrito.

Insiste que no existe ninguna “musa” que lo inspire, sino que la escritura es el resultado “de un trabajo, de la dedicación y el esfuerzo”, mientras revela que prefiere escribir sobre personas con problemas, con miedos, desbaratadas, es decir, “personas como usted o como yo”.

En ese sentido, enfatiza que aunque ha escrito cerca de 30 “ejercicios de cuentos”, solo tres o cuatro pueden llamarse así, mientras agrega que la escritura ejerce en él una función liberadora porque cuando “escribo estoy exorcizando, de alguna manera, alguno de esos demonios que día a día me acompañan”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad