Con un circo, el Ejército se acerca a la comunidad

Abril 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Con un circo, el Ejército se acerca a la comunidad

Al norte de Buga, miles de personas se divierten con un circo del Ejército Nacional en el barrio San José Obrero, cuyas funciones son presentadas por soldados activos de las Fuerzas Militares. A cada función pueden acudir cerca de 700 personas.

Cada noche, bajo la carpa del circo Sueños de Honor de la Tercera División del Ejército Nacional, no sólo se encienden las luces de los reflectores, sino las sonrisas en los rostros de los niños y jóvenes que en masa acuden a este espectáculo.

Son trece soldados profesionales, entre quienes se encuentran payasos, mimos, equilibristas, acróbatas y malabaristas, que cambiaron sus fusiles y camuflados por sus trajes coloridos para llevarles un rato de persión a los sectores más vulnerables de los departamentos de Cauca, Valle y Nariño.

Son las 6:00 p.m. en el barrio San José Obrero, en la zona norte de Buga, en donde se izaron los mástiles de 12 metros de altura y se templó la carpa que albergará a 700 personas en cada función.

Afuera, la cola es extensa y la expectativa es grande, pues todos quieren pertirse un rato con el show que de lunes a domingo les brindan de manera gratuita los militares.

En minutos, el cabo tercero, Luis Daniel Rojas, quien lleva siete años en las filas del glorioso ejército nacional, toma el micrófono y empieza a anunciar cada una de las presentaciones.

Los niños y los adultos se ríen con las “entradas” de Los Reyes de la comedia muda: dos soldados vestidos y maquillados de mimos, quienes tienen la difícil misión de hacer reír a su público sólo con sus gestos.

Luego viene la presentación de fakirismo, en donde uno de los soldados lanza fuego por la boca o camina sobre vidrio molido dejando literalmente con la boca abierta a cada uno de los espectadores.

Igual emoción causa entre el público asistente, el militar que no pierde el equilibrio sobre unos rodillos o los soldados que trabajan en el trapecio.

Durante hora y media, el cabo Rojas, quien desde hace dos años se desempeña como el director del circo, va anunciando a cada uno de sus compañeros.

Luego saltan a la pista, Tribilín, Picachú, Chispita, Travieso y Chispín, quienes empiezan a interactuar con los niños.

Durante esta presentación, en donde los payasos no utilizan frases de doble sentido ni vulgaridades, se pretende que los asistentes al circo Sueños de Honor se olviden por un momento de los estragos de la violencia y el desplazamiento.

Precisamente, ese fue uno de los objetivos del Ministerio de Defensa cuando creó estos circos (seis en todo el país), acercar a las Fuerzas Militares a la población civil y mostrarles el lado humano de los uniformados.

"El objetivo es integrarnos con la comunidad y lo más importante, es evitar el reclutamiento infantil por parte de los grupos armados al margen de la ley y la drogadicción en los niños y jóvenes”, manifestó el comandante del Batallón Palacé de Buga, teniente coronel, Néstor Raúl Molina Pacavita.

En el mismo sentido se pronunció, el cabo Rojas, quien dijo que “trabajamos por la paz de nuestro hermoso país”.

Municipios y corregimientos que ha visitado el Circo Sueños de Honor en los departamentos del Valle y Cauca: Trujillo, El Dovio, Yotoco, Buga, Villa Rica, La Marina, Ceylán y Loboguerrero, entre otros. Próximamente visitarán los municipios de Andalucía y Bugalagrande.

700 personas se pueden albergar bajo la carpa del circo Sueños de Honor.

De lunes a jueves, en horas del día, el circo tiene presentaciones para los niños de todas las instituciones educativas de los municipios que visita. Los viernes, sábados y domingos tiene una función a las 6:45 p.m.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad