Con 'mascotas', la Policía de Carabineros motiva a los niños a regresar al colegio

Enero 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Con 'mascotas', la Policía de Carabineros motiva a los niños a regresar al colegio

'Doggi' y 'Relincho', las dos mascotas de la Policía de Carabineros del Valle del Cauca, fueron las encargadas de entregarles los útiles escolares a los pequeños habitantes del corregimiento de La Palmera.

Tocando en cada una de las viviendas de ese corregimiento, los uniformados lograron motivar a los niños que aún no se han matriculado para que vuelvan a estudiar.

La Policía de Carabineros realizó una jornada en La Palmera, ubicado en la zona plana de Tuluá, para que los niños de ese poblado regresen a las aulas de clase. Tocando en cada una de las viviendas de ese corregimiento, los uniformados lograron motivar a los niños que aún no se han matriculado para que vuelvan a estudiar. Así lo indicó la teniente, Diana Echeverri Osorio, jefe encargada de la Policía de Carabineros en el Valle del Cauca, quien dijo que muchos padres de familia no han podido enviar a sus hijos a estudiar por falta de recursos económicos. “Gracias al apoyo que nos da el comercio de Tuluá podemos entregarles a estos niños un kit escolar, campaña que vamos a irrigar por todo el departamento del Valle”, manifestó la teniente Diana. 'Doggi' y 'Relincho', las dos mascotas de la Policía de Carabineros del Valle del Cauca, fueron las encargadas de entregarles los útiles escolares a los pequeños habitantes del corregimiento de La Palmera. “Este es un detalle que agrademos porque la situación en esta comunidad es muy preocupante ya que los padres de familia están emigrando a otras poblaciones del departamento porque se están acabando las fuentes de trabajo, antes había cultivos de papaya y maíz, ahora sólo se siembra caña, ya no hay plata para comprar uniformes ni textos escolares”, manifestó Élkin Andrés Castaño, docente de la escuela Francisco María Lozano, que pasó de tener 60 niños a sólo 25 estudiantes. Esta misma preocupación la padecen los padres de familia pues de quedarse el centro educativo sin estudiantes cerrarían definitivamente la escuela. “De ocurrir eso nos tocaría trasladar los niños a las veredas más cercanas y ese sí que sería un verdadero problema”, manifestó Adriana Valencia, madre de uno de los estudiantes.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad