Con el traslado de tres elefantes se cierra definitivamente el zoológico de Pereira

Diciembre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Pilar Salcedo | Redacción de El País Cartago
Con el traslado de tres elefantes se cierra definitivamente el zoológico de Pereira

El traslado de los elefantes al Bioparque finalizó con éxito.

Eran los últimos animales que faltaban por trasladar del Matecaña, que por más de 50 años albergó más de 300 especies.

Con el traslado de los elefantes Pirinolo, Maggie y Kim al Bioparque Ukumarí, se cierra el capítulo del Zoológico Matecaña en la historia de Pereira. Eran los últimos animales que faltaban por trasladar del Matecaña de Pereira, que por más de 50 años albergó más de 300 especies, a Ukumarí, el nuevo Zoológico de los pereiranos, ubicado en el corregimiento de Galicia, en zona rural de la capital de Risaralda. Y es que la historia que rodea a Pirinolo es de novela. Su primer hogar fue la Hacienda Nápoles, cuando pertenecía a Pablo Escobar, llegó a Pereira en 1993 y de inmediato se convirtió en el consentido de los pereiranos. Pirinolo tiene hasta un muerto encima, cuando hace unos años, ensartó con uno de sus colmillos a su cuidador. Tiene hasta un hijo lejos, Zimbawe, que fue trasladado a Nápoles, porque al convertirse en adolescente, podría sentirse atraído por su madre Maggie y convertirse en una amenaza para Pirinolo. El traslado de este elefante, de cinco toneladas, se dio sin inconvenientes, si bien al principio fue un poco difícil que Pirinolo entrara al guacal: se demoró una hora en ingresar, aunque el entrenamiento para que esto ocurriera empezó desde hace casi un año, seduciéndolo con mantequilla de maní. Ya en el guacal, a través de una grúa de más de 40 toneladas se pasó a la camabaja y de allí a su nuevo hogar en Ukumarí, donde fue premiado a su llegada con una deliciosa cena compuesta por alfalfa, zanahoria y pasto fresco.  De 5 toneladas y considerado el elefante más grande del país, se dispusieron todas las medidas de seguridad tanto para el personal que apoyó la reubicación de Pirinolo, como para los periodistas presentes para cubrir el evento. Al final, el parte fue de satisfacción. “Pirinolo se portó excelente”, afirmó sonriente Sandra Correa, gerente del bioparque Ukumarí y gestora de la operación Arca de Noé, como se denominó todo el proceso de traslado de los animales de su antiguo hábitat al Bioparque.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad