Con dinamita y túneles, ahora buscan el oro en Zaragoza

Con dinamita y túneles, ahora buscan el oro en Zaragoza

Septiembre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Pese a la declarada emergencia ambiental, mineros aplican peores técnicas de extracción. El País recorrió la cuenca del río Dagua y halló que mineros y retroexcavadoras siguen en la zona. Las actividades ilegales se han trasladado a San Cipriano o a los kilómetros 28 y 29.

Rosa tiene las uñas heridas de tanto escarbar entre las aguas y las piedras del río Dagua. Y mientras se las ve sentencia: “El oro está en sus profundidades y jamás nos iremos”. Y allí sigue sin dar marcha atrás.Por razones como ésta, se está lejos de cumplirse la declaratoria de emergencia ambiental que hizo la CVC hace dos meses para suspender la actividad minera ilegal en las cuencas de los ríos Dagua y Anchicayá, a la altura de los corregimientos de Zaragoza y San Cipriano, en Buenaventura.El País recorrió la cuenca del río Dagua y halló que mineros y retroexcavadoras siguen en la zona. Las actividades ilegales se han trasladado a San Cipriano o a los kilómetros 28 y 29, sectores a los que sólo se accede por la vía férrea que comunica a Cali y Yumbo con Buenaventura.Se encontró que las máquinas son transportadas en amplios planchones por la vía ferroviaria y se evidencia que en algunos sectores hay deslizamientos. “Si usted ve, las ‘retros’ están paradas y regadas por todo el río, pero por la noche trabajan. La zona de explotación ahora es el kilómetro 28. A veces, me dicen, usan dinamita pasadas las 8:00 de la noche para abrir huecos. Esto no frena”, sostiene Rosa, quien pasó de conseguir $40.000 diarios en oro hace seis meses a $15.000, tras seis horas metida en el fango de la cuenca.Zaragoza, otrora zona de explotación, muestra el permanente desorden del proceso de excavación de la cuenca y la alteración del cauce del río. Los cambuches que hay sobre las montañas de piedra en medio del río esconden túneles de hasta quince metros donde se extrae el oro. Esta actividad ya ha dejado cinco muertos, la última víctima cayó en una de estas grutas el jueves de la semana pasada. Si bien la CVC hizo la declaración de emergencia, la institución no ha hecho un diagnóstico del problema ambiental, que se estima, puede alcanzar los $4.000 millones (ver recuadro). Varios funcionarios de la corporación dijeron que recibieron amenazas cuando recorrieron la zona. Incluso, manifestaron que sobrevolar este lecho puede ser peligroso. Esta semana, la Alcaldía de Buenaventura y la CVC se pronuncian ante la problemática que deja decenas de muertos, daños ambientales irreparables y la duda de esa medida preventiva que se hizo hace dos meses y que hoy nadie cumple.Explotación minera sigue en río AnchicayáA la actividad minera ilegal en la cuenca del río Dagua le sigue la del río Anchicayá. CVC constató que existe maquinaria minera en espera de operaciones y en explotación; otras, en construcción de vías de acceso para llegar a los depósitos de oro en aluvión. La zona afectada comprende el corregimiento Número 8 (Aguaclara, Llano Bajo, San Marcos, Guaimia, Limones, Sabaletas) de Buenaventura. En Llano Bajo se hallaron tambores para el almacenamiento del Acpm y las mangueras para los equipos de bombeo.En San Marcos, se verificó la minera ubicada en terraza aluvial y se observó la utilización de máquinas retroexcavadoras, equipos de bombeo y tolva clasificadora.Hay una medida preventiva de suspensión de todas las actividades de minería aurífera en la cuenca, algo que no se cumple.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad