Comunidad de Yurumanguí quiere volver a su río

Agosto 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura
Comunidad de Yurumanguí quiere volver a su río

Tres mil personas se desplazaron de Yurumanguí luego de la masacre de El Firme, en el 2001.

Ante un juez de tierras se presentó la demanda de restitución de tierras del territorio colectivo que perdieron por la violencia que los invadió en el año 2001.

Albert Jesús Arroyo dice: “soy nativo, nacido y criado en el bonito consejo comunitario de Yurumanguí”, orgulloso de la tierra que hoy defiende. Él hace parte de la generación de niños que tuvieron que huir de sus casas, luego de la masacre de la zona de El Firme, donde se produjo uno de los hechos de violencia más fuertes y recordados de la historia de Buenaventura.

En los ojos de Albert y los 39 representantes del Consejo Comunitario de la Cuenca del río Yurumanguí, de Buenaventura, se refleja esperanza y a la vez nostalgia, luego de que este viernes entregaran la primera demanda étnica del Valle del Cauca al Juez encargado de revisar el caso y emitir un fallo sobre el territorio colectivo que perdieron por la violencia que los invadió en el año 2001.

Las 54.776 hectáreas que podrían recuperar con el fallo que se dará en unos seis meses, no recompensa lo que vivieron, sin embargo para ellos es un logro alentador, poder sentir que su territorio vuelve a ser propio, con heridas y cicatrices de un pasado afectado por el conflicto armado, pero es de ellos.

Casi tres mil personas se desplazaron de Yurumanguí por la violencia, por lo que están presentado una demanda de restitución de “territorio”.

Además, aseguran que por un error del antiguo Instituto Colombiano para la Reforma Agraria (Incora), hoy Incoder, esta tierra aparece a nombre de una empresa minera. Sin embargo, este territorio es protegido por la Ley 70 de comunidades negras. En la decisión, el juez deberá estudiar esta situación. 

Cicatrices de una masacre

Ese 29 de abril de 2001 quedó para siempre en la retina de los habitantes de Yurumanguí. Albert Jesús recuerda  cuando “una profesora llegó a las 4:00 a.m.  a decirnos que habían picado a siete hombres, en ese momento todo fue confusión, solo se escuchaban gritos y llanto”. 

Cuenta que la comunidad comenzó a desplazarse, algunos hacia el casco urbano, otros hacia la parte alta del río, el hecho es que nadie quedó en al menos tres comunidades negras de la zona.

Otro de los que aún recuerda los estragos que hizo la violencia de la época de la lucha entre los paramilitares y las Farc en su territorio es Jesús Arbey Díaz, él también era un niño cuando le tocó salir de su tierra. “Hoy gracias a Dios y al empeño de los líderes y las entidades que nos acompañaron nos sentimos orgullosos, hoy nos sentimos alegres, en el documento está plasmado nuestro sentir”, así describe Jesús Arbey lo que sintió al entregarle al juez la demanda que les da la esperanza de recuperar lo que un día la violencia les arrebató.

La demanda étnica que presentaron Arbey y los representantes del consejo comunitario de Yurumanguí con apoyo de la Unidad de Restitución de Tierras, es histórica en el Valle del Cauca, por ser la primera de este tipo.

El consejo comunitario de Yurumanguí tiene aproximadamente 3 mil habitantes, aún el 49 % de la población que se desplazó en el año 2001, permanece en Buenaventura, donde tuvieron que emprender una nueva vida lejos de sus costumbres.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad