¿Cómo quedará el mapa político del Valle del Cauca, tras detención de Dilian Francisca Toro?

Julio 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cómo quedará el mapa político del Valle del Cauca, tras detención de Dilian Francisca Toro?

Militancia. Los senadores Roy Barreras y Dilian Francisca Toro son las cabezas visibles del Partido de la U en el Valle. En esa colectividad, internamente, se podrían dar cambios en el mediano plazo.

Para analistas y dirigentes, es indudable que en la región se puede dar un reacomodo de fuerzas. En la U hay expectativa.

La detención esta semana de la senadora Dilian Francisca Toro, la mayor electora del Valle del Cauca, ha tendido un manto de incertidumbre sobre el futuro político de la región. Pero las consecuencias de la desaparición, al menos presencial, de la congresista sólo se verían a mediano y largo plazo, sí sus líos judiciales se dilatan, al decir de algunos analistas. Sin embargo, la gran mayoría de expertos coincide en que es innegable que el mapa político del Valle del Cauca va a sufrir un reacomodo. De hecho desde el mismo día (martes) en que se le dictó medida de aseguramiento a Dilian Francisca Toro, hubo movimientos en dos importantes entidades sobre las que ella tenía injerencia: el HUV y la CVC, donde dos de sus amigas salieron de sus cargos directivos. Aunque se puede decir que ese martes, Dilian obtuvo tablas, dado que a la Dirección de la CVC llegó un amigo con el aval de uno de los alcaldes de su movimiento, en el HUV perdió. De ahí que en círculos políticos se dijera que pesó su ausencia, pues de seguro en otras circunstancias habría dado la pelea por las dos entidades. Y es precisamente su ausencia, al igual que la del detenido exsenador Juan Carlos Martínez, otro de los barones de la política regional, lo que a la postre haría mover el mapa de la burocracia en el Valle e incluso generar una lucha en un mismo partido: la U, donde milita Toro. El politólogo Fernando Giraldo asegura que es inevitable que eso ocurra, porque problemas como el que enfrenta Dilian tienen consecuencias políticas. Más aún cuando ella, que posee bastiones electorales y controla una gran clientela en el Valle, al estar recluida y no poder actuar con absoluta libertad, sentirá el impacto. “Su detención y su ausencia además de lo simbólico, de lo que significa en el contexto político y en el imaginario de los ciudadanos, de las instituciones y de los otros actores políticos, tiene esa consecuencia: un reacomodamiento del mapa político electoral en el Valle del Cauca”, explica Giraldo.¿Cuándo podría ocurrir ese reacomodo?, es la gran pregunta que muchos se hacen. El analista sostiene que no se puede afirmar con precisión cuánto tiempo va a tomar eso. El que ese proceso se acelere depende de varios factores, añade. Uno de ellos es cómo evolucione la investigación judicial, que puede ser de muchas maneras. Lo segundo, depende, por supuesto, de la capacidad que Dilian tenga de controlar el ‘transfugismo’ por parte de fichas de su sector político que se sientan ‘huérfanas’ y salgan a buscar la protección de otros jefes.Pero hay un tercer elemento que podría incidir significativamente en las jugadas del ajedrez de la política: líderes, e incluso amigos de la Senadora, que hacen parte de su propio partido, o de otras colectividades, que buscarán capitalizar el debilitamiento político que inevitablemente la congresista va a acusar en el corto, mediano o largo plazo para quedarse con parte de ese capital político, que puede sumar en demasía. La excongresista Yolima Espinosa también cree que el panorama político de la comarca podría sufrir un cambio, así Dilian Francisca Toro y el propio Juan Carlos Martínez tengan sólidas estructuras en sus movimientos. El reacomodamiento, en caso de que a Dilian se le prolongue su proceso, puede incluso nacer en el interior del mismo Partido de la U. Las consecuencias de esos movimientos, sí se dan, añade, se verían en los próximos comicios legislativos y regionales.Así también piensa el representante a la Cámara por ese partido, Juan Carlos Martínez Gutiérrez, quien indica que si las cosas no les salen bien a la Senadora, los primeros movimientos serían en la U, pero los mismos dependerán del grado de lealtad de sus seguidores y amigos políticos. “Una cosa es que una líder como ella, que tiene tanta fuerza, esté presente, y otra que no esté”. La lealtad también puede depender, acotó el dirigente, de cómo juegue Roy Barreras.Un plato para sacar provechoLo que está en juego políticamente en el Valle no es de poca monta: el botín burocrático que ha ‘cultivado’ a lo largo de más de 15 años la senadora Dilian Francisca Toro es un gran atractivo. Participar en 14 alcaldías del Valle, en los concejos de los 42 municipios, en la Asamblea y en el Congreso, deja muchos réditos a cualquier dirigente político. Eso sin sumar las cuotas burocráticas en la Alcaldía de Cali, la Gobernación e instituciones descentralizadas.Un claro ejemplo de eso se traduce en los resultados electorales y el poder que logró acumular la senadora Toro, que en la última elección legislativa sumó para sí 130.000 sufragios y que además eligió tres representantes a la Cámara.Pero, ¿quiénes podrían llegar a ocupar esos espacios? Como dijo uno de los analistas que pidió reserva de identidad, en este momento la política del Valle está abierta ante el debilitamiento de los dos grandes jefes políticos, Martínez y Toro.Por eso los observadores del acontecer regional consideran que uno de los líderes que se podría beneficiar de la situación y que, además sabe como hacerlo, sería el senador Roy Barreras, de la U, y quien en este momento tiene una poderosa arma a su favor: ser presidente del Senado. “Lo que uno pensaría es que el primer beneficiado es Roy Barreras, ¿en qué magnitud, en qué dimensión?, eso es lo que no queda claro, porque depende de los arrestos que él pueda tener para tratar de aprovechar el momento de manera muy oportuna y capitalizar lo que a Dilian se le vaya desgranando y desbandando de su bastión electoral”, explica Fernando Giraldo.No obstante Barreras desvirtúa esa hipótesis, al asegurar que él va a estar muy ocupado en los próximos dos años en la Presidencia del Senado, en los temas nacionales y en ayudar al Valle del Cauca, para estar pendiente de esas cosas. “No voy a tener tiempo para venir a recoger los fragmentos de otras organizaciones políticas”, tras añadir que los mapas políticos cambian constantemente.Pero el único beneficiado no sería Barreras. En el Valle de la vieja y tradicional clase dirigente quedan en escena prácticamente dos jefes: el senador Germán Villegas y el actual gobernador Ubeimar Delgado, quien podría capitalizar el probable debilitamiento de las estructuras de Toro y Martínez. Este último, con sus partidos MÍO y PIN, aunque perdió el control en el Palacio de San Francisco, CVC, Acuavalle y otras entidades departamentales, tiene poder en alcaldías (8) y cuenta con sus congresistas.Delgado, dicen los mismos observadores, es muy sagaz y ostenta el poder, por lo que puede tener la fórmula para ir acomodando el mapa político para fortalecerse él y el Partido Conservador, “puede acomodar las cargas de la burocracia como más le convenga. Ya lo demostró con la forma en que movió las fichas en la CVC y el HUV”.Villegas, por su parte, podría retomar liderazgo y atraer militantes que le quitaron otros dirigentes.Y la nueva dirigencia, ¿qué?La realidad política que está viviendo el Valle del Cauca en estos momentos, sostienen dirigentes, es la oportunidad que tiene el nuevo liderazgo que desde gremios y sectores privados está floreciendo, para copar espacios que pierden los políticos tradicionales.La excongresista Espinosa asevera que el semillero de líderes, muchos del sector privado, que está apostando a incursionar en política debe aprovechar esta coyuntura para el cambio, pero no de manera excluyente. ¿Qué tan capaces serán?, se pregunta uno de esos dirigentes. La bandeja está servida.No pasará nadaEl politólogo Óscar Duque sostiene que el no ve mapa político en el Valle y pone como ejemplo lo ocurrido en las elecciones atípica. “Todos se fueron a dormir a la misma tolda”.Por eso está convencido de que aquí no va a pasar nada y menos cuando no se está en temporada electoral y las próximas elecciones son en dos años.¿Qué es lo que va a pasar?, que Dilian podría seguir manejando todo, lo acabamos de ver con el exsenador Martínez y también con los otros políticos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad