“Cometí un error, pero mi caso se sobredimensionó”: Oscar López

Junio 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Cometí un error, pero mi caso se  sobredimensionó”: Oscar López

El ex asesor de comunicaciones de la Alcaldía, Óscar López Noguera.

El ex jefe de comunicación interna de la Alcaldía, Óscar López Noguera, admite que se alteró cuando la Policía lo interceptó el lunes pasado y que se había tomado tres cervezas, pero asegura que nunca se resistió a la autoridad.

El periodista y ex jefe de comunicación del gobierno local, Óscar Fernando López Noguera, centro de una polémica por haber sido sorprendido por las autoridades manejando con nivel uno de alicoramiento, confesó que lo del pasado lunes en la madrugada fueron “los tragos más caros de su vida”.Sin embargo, dijo que su caso no puede ser comparado con el del senador Merlano. Añadió que nunca se negó a la prueba de alcoholemia ni a que le inmovilizaran el carro.¿Qué fue lo que pasó ese día?Eran las 12:30 de la noche del lunes, iba por la vía que sale a la Carrera Primera, por Puerto Chontaduro, de norte a oeste, buscando la ruta para el Oeste. Iba en mi carro particular, Mazda Allegro. Un policía me ordena que me detenga y lo hago. Argumentaron que venía a velocidad, pero realmente en el sitio hay un policía acostado que no se ve y por eso frené. Creo que eso los puso en alerta, pero es que el policía no se ve. Entonces ellos me solicitaron una requisa...¿Qué le dijo usted al policía?Le dije que soy periodista, que tengo muy buenas relaciones con la policía... que si me podía colaborar, que yo no venía borracho.¿Usted dijo que era funcionario de la Alcaldía en algún momento?No, para nada. A la hora y media llegaron los agentes de tránsito. Ahí me ofusqué porque ya eran cinco personas, empezaron a grabar, pero nunca me opuse a la prueba de alcoholemia. Lo que dije es ¿“esto cómo es?”. Me hicieron soplar dos veces. Preguntaron si había comido chicle o algo, les dije que no. Hice la prueba y me indican que me da un grado de alcoholemia uno. Después el carro lo subieron a una grúa y se lo llevaron.¿Cuántos tragos se había tomado?Tres cervezas.¿Venía ebrio, borracho?No señor, yo creo que con tres cervezas ninguna persona se va a emborrachar...¿Y el carro se lo inmovilizaron? ¿Qué pasó después de que se le llevaron el automóvil?Después de que se me llevaron el carro, otros policías ofrecieron llevarme a la casa. Llamaron otro carro y los policías muy amablemente me llevaron. Fui el lunes a sacar el carro, pero no estaba todavía el comparendo al mediodía. Volví a las 4:30 p.m. y me dijeron que a esa hora no, que fuera el martes. Pagué, ya recibí el vehículo, hice el curso en el tránsito, dos horas, allá en la Secretaría. ¿Qué vinculación tiene con el Municipio?Un contrato de prestación de servicios, para efectos de realización de audiovisuales y manejar la comunicación interna, que se vencía el 30 de junio. Pero ante esta situación, en aras de la tranquilidad, hablé con Isabela Navia, la directora de comunicaciones de la Alcaldía, y le anuncié que daba un paso al costado.¿Y qué relación tiene con Noticias 1?También como contratista, presto los servicios el fin de semana, lo vengo haciendo hace seis años.¿La Alcaldía sabía que usted tenía esa vinculación?Sí, ellos sabían.¿No hay una incompatibilidad entre ser corresponsal de un noticiero y trabajar con la Alcaldía?De pronto sí, pero yo no he dado pie ni para un lado ni para el otro, no he estado usando mi función de corresponsal para beneficiar la información de la Alcaldía, pueden revisar las notas y todo lo que se ha hecho.¿Qué reflexión hace de este episodio?Quiero ofrecer disculpas a toda la sociedad, al cuerpo de guardas de tránsito, al secretario de Tránsito, Alberto Hadad, al alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero , a mi familia. Llevo ya 22 años trabajando en esto. Afortunadamente he podido ganarme el respeto, ninguna queja tienen de mí en el sentido personal. No me han juzgado ni por una tutela, una corrección, no tenía multas de tránsito.¿Qué piensa del revuelo mediático que se ha generado? Me han querido comparar con el caso del senador Merlano, pero son dos cosas muy diferentes porque yo nunca me opuse ni a la prueba de alcoholemia ni a que se llevaron el carro, de hecho se lo llevaron, me tocó pagar $114.000 para sacarlo e hice la prueba.Se dice que usted fue grosero con los policías...Me ofusqué, pero si hubiera sido grosero los policías me hubieran encerrado en la estación. Es más, fui a tránsito y no tengo una audiencia, ni siquiera daba para eso. Sí, cometí un error, pero esto se ha sobredimensionado. Se me ha querido afectar la honra, mi trabajo de 22 años. Estos han sido los tragos más costosos de mi vida.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad