Comenzó ejecución del Plan Municipal de Aguas en Cartago

Febrero 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Paula Sabogal, reportera de El País.
Comenzó ejecución del Plan Municipal de Aguas en Cartago

Esta es la forma en la que quedará la Carrera 4 luego de que se cambien las obsoletas redes de acueducto y alcantarillado, se amplíen los andenes, se siembren árboles y se coloquen bancas co forma de cubo.

Las obras comenzaron en la Carrera 4, eje central de la primera parte de los trabajos. Los comerciantes tienen algunos reparos frente al macroproyecto. Alcalde actual culminaría fase inicial y las otras dos quedarán pendientes.

Aunque se anunció hace más de un año, el inicio de las obras del Plan Municipal de Aguas tomó por sorpresa a varios ciudadanos, quienes no han entendido por qué están abriendo el asfalto en la Carrera 4, una artería vial y comercial.Algunos comerciantes han protestado porque no les han dicho concretamente cómo se les responderá por sus almacenes, en caso de que suceda un daño, ni qué incentivos recibirán por las pérdidas que puedan sufrir en sus ventas.Así mismo, algunos cartagüeños confundidos o desinformados piensan que los trabajos sólo tienen como fin tapar huecos o ampliar los andenes para una mejoría estética de la ciudad.Sin embargo, son pocos los que conocen los detalles de las obras del Plan de Aguas ni su verdadero propósito, como es el cambio de acueducto y alcantarillado de la Carrera 4 y varios barrios, el control de inundaciones en zanjones y la renovación del centro, entre otros componentes del proyecto más importante de la Villa en los últimos tiempos.¿Qué es?El Plan Municipal de Aguas es una iniciativa a varios años, que pretende modernizar los servicios de acueducto y alcantarillado, mejorar la apariencia de la ciudad y evitar inundaciones. Para esto, se realizarán tres grandes etapas, de las cuales la primera se alcanzará a hacer durante esta Alcaldía, con $15.000 millones que recibió a manera de préstamo. Las otras dos fases las tendrá que retomar el próximo Gobierno local.En lo que concierne a la primera etapa, se está trabajando en cinco frentes. El primero es el de acueducto y alcantarillado, con una inversión cercana a $5.000 millones. Se están cambiando las redes del centro, el Prado y Santa María; se está optimizando la planta del barrio Ortéz; y se está ampliando la tubería en Cámbulos.“Las redes ya están obsoletas, lo que ocasiona que el agua salga por las alcantarillas y cause inundaciones en el norte de la ciudad. Los tubos ya están muy viejos y estrechos y la idea es poner otros de mayor capacidad. Esta obra es vital para que la ciudad no siga teniendo emergencias como la grave inundación que se registró en el 2008”, señaló el ingeniero de Emcartago, Alberto Victoria.De manera adicional, se aprovechará la apertura de la Carrera 4 para ensanchar sus andenes, enterrar sus cables, sembrarle árboles y adecuar sus bancas para darle un mejor aspecto.Otro frente del Plan de Aguas es el control a las inundaciones causadas por humedales. Allí se invertirán $8.000 millones aproximadamente en la canalización de los zanjones Caracolí, El Herrero, Lavapatas, Santa Isabel, Cooperativo y Santa Ana Norte, siendo los dos últimos los únicos que faltan por empezar.“Esto es necesario porque la tierra de las orillas se desmorona en invierno y hace crecer el nivel del agua. Además, hay sectores en los zanjones que son más bajitos y susceptibles a un desborde. Por esto, lo que se hace es una especie de pavimentación de las ‘paredes’ de los zanjones, para que todo quede como una especie de cajón”, señaló Carolina Arias, ingeniera de las obras.Adicional a esto, se levantará un dique de tierra de 2 metros con 10 centímetros en el humedal Madre Vieja, que evitará la salida del agua por Villa Juliana, La Linda, La Lorena y Guayacanes. También se están adecuando colectores en el Ciprés, Zaragoza y Prado Norte.La nueva Carrera 4Siguiendo el ejemplo de ciudades modernas, la Villa de Robledo proyecta un nuevo centro que le dé prioridad al peatón para que recorra el sector, se antoje de distintos artículos y servicios y se siente a conversar en los andenes.Para esto, se aprovechará el rompimiento de la Carrera 4 para construir andenes en adoquín de 3,5 metros de ancho, con vías en asfalto de un solo carril, entre las calle 8 y 11 y desde la Calle 12 hasta la 14, dejando por fuera las vías que rodean el Parque Bolívar, ya que éstas serán intervenidas cuando se reestructure el parque en otras fases del Plan de Aguas.Serán entonces cinco tramos viales, cuyos andenes tendrán 33 bancas en formas de cubo, acompañadas de 101 árboles que darán sombra a los caminantes. Así mismo, los invidentes tendrán corredor táctil para que se guíen mediante un bastón.En las esquinas se instalarán diez módulos para vendedores estacionarios y habrá 58 lámparas decorativas, mientras que las redes eléctricas quedarán bajo tierra.“El otro carril no es necesario en este sector, ya que siempre ha sido utilizado para parquear carros. El centro es para comprar y para comprar toca antojarse caminando. Varios estudios han demostrados que cuando se tiene más espacio para mirar, se incrementan las ventas del comercio”, explicó el coordinador de Diseño de Ciudad, Hugo Buenaventura.Según él, con los árboles se mejorará el paisaje y se descontaminará el ambiente, ya que los conductores se verán obligados a guardar sus vehículos en parqueaderos o a dejarlos en casa cuando tengan que entrar al centro.Según lo planeado en la segunda y la tercera fase del Plan, que costarán $20.000 y $10.000 millones cada uno, el próximo Alcalde deberá ordenar el cambio de acueducto y alcantarillado de las vías aledañas a los parques La Isleta y Bolívar, con el posterior rediseño de los mismos; un colector que recoja las aguas negras que van al río La Vieja y las lleve a una planta de tratamiento de aguas residuales, y la terminación de la canalización del zanjón Lavapatas.Como sea, lo concreto es el avance de la Villa de Robledo, que ya no sufrirá tanto por las inundaciones, al tiempo que estrenará una cara más moderna y más agradable a los ojos de propios y visitantes.Los comerciantesUna de las polémicas que ha generado el inicio de las obras del centro tiene que ver con el temor de los comerciantes a que los trabajos se tarden más de lo esperado y a que los contratistas no les respondan por los daños accidentales a sus negocios.Por este motivo, Fenalco y los comerciantes se reunieron con Emcartago y la Alcandía para pactar que las obras no se demoren más de los 60 días prometidos y para que los dueños de las empresas conformen un comité que le hará veeduría semanal al avance de los trabajos.“Aunque a mi no me ha dañado el cierre, ya que comercializo con citas y agenda, otros sí están muy afectados. El dueño de una boutique, por ejemplo, dijo no haber vendido nada en cinco días y Colombina tiene la orden de trasladarse de local si las ventas no mejoran en quince días. Por eso, es vital que todo acabe cuanto antes”, señaló Daniel de la Pava, director de la Junta Directiva de Fenalco.Por otro lado, los comerciantes esperan que los cinco contratistas (Mauricio Ospina, Juan Carlos Ramírez, Ramón Flores, Juan Londoño y Unión Temporal G & M Constructores) adquieran pólizas de responsabilidad que les permita responder si las obras ocasionan algún daño a vitrinas, paredes o mercancía de los almacenes.Se espera también que el Municipio les haga descuentos tributarios para compensar las pérdidas económicas. Al respecto, el secretario de Hacienda, Luis Adarve, dijo que los comerciantes “pagan su impuesto de acuerdo con las ventas que hayan tenido en el año”.DemandaEl Gerente de Emcartago indicó que en la primera fase del Plan Municipal de Aguas se contempla atender la demanda de la comunidad de Villa Juliana, que pide solución a sus inundaciones.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad