Cierre de El Mesón sigue a medias

Cierre de El Mesón sigue a medias

Julio 27, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Andrea Arias | Cartago Hoy

Pese a que desde el 2003 se determinó el sellado del botadero de la Villa de Robledo, Cartagüeña de Aseo, empresa operadora del relleno, todavía no ha cumplido con los compromisos adquiridos, lo que le ha generado millonarias multas. En la actualidad, el lote debería estar acondicionado como un parque o una cancha. Órganos del control no dicen mucho al respecto.

El Mesón, el terreno que durante más de quince años los habitantes de la Villa de Robledo conocieron como el botadero de basura de la ciudad y sus municipios aledaños debería ser hoy un parque o un escenario deportivo.Pero no es así, porque, pese a que desde el 2003 se expidió la resolución DRN-082 para su cierre y sellado definitivo, siete años después Cartagüeña de Aseo Total, empresa operadora de ese servicio, no ha cumplido con los compromisos y los requerimientos para tal fin.Esta omisión le ha costado a la compañía una multa de $170.148 millones por parte de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, y la opción de que en los próximos días se abra un nuevo expediente debido a los incumplimientos.Si bien al pasar por El Mesón ya no se ven las montañas de basura de otros tiempos ni los gallinazos y los roedores paseándose por el sector, los problemas con el manejo de lixiviados (líquido que desprende la basura), los vertimientos y la cobertura siguen vigentes, generando contaminación ambiental a los sectores aledaños.Millonarias multas Carlos Arturo Montoya, director ambiental regional de la Sede Norte de la CVC, recordó que en 1999 -a los trece años de estar funcionando el botadero Cartagüeña de Aseo fue multada con 200 salarios mínimos mensuales vigentes, es decir, cerca de $47 millones, por el inadecuado manejo de los residuos sólidos, dinero que pagó en el 2009, luego de que el Tribunal Contencioso Administrativo de Cali se pronunciara a favor de la CVC.Mientras este proceso estaba en marcha, la Corporación abrió otra investigación “por el no cierre del basurero, cuando había culminado su capacidad y por la restitución del sitio”, cuya sanción fue fijada el 18 de junio de 2008 por más de cien millones de pesos, los cuales la empresa de aseo está pagando a cuotas a través de la Dirección Financiera de Cali.En este orden de ideas, a la fecha no se ha implementado en forma debida el plan de manejo para el cierre del botadero.Lubián Londoño, ambientalista y miembro del Comité Cívico Amor por Cartago, que le ha hecho seguimiento al tema, recordó que la restitución del terreno implicaba la construcción de muros de contención y la siembra de prado, acciones que tampoco se han realizado.“Lo grave es que son muy expertos (Cartagüeña de Aseo) en dejar vencer los términos y luego no pagar las multas”, agregó.Daño ambiental Según Londoño, si bien hoy en día no se están depositando basuras en este lote, allí permanecen los lixiviados que emanan olores desagradables, como lo atestiguan los habitantes del barrio Los Chorros. Amparo Aristizábal, quien vive allí hace cuatro años, señaló que la contaminación de la quebrada que pasa por el sector es grande, que los días soleados el olor es insoportable y que, inclusive, se han presentado varios casos de dengue en niños.A su vez, su vecina Beatriz Chaparro agregó que, además, hay proliferación de moscos y zancudos que provocan erupciones en la piel, especialmente en los menores. Pero el problema no es solamente durante el verano. En los días de copiosas lluvias, los habitantes de Los Chorros deben soportar el desbordamiento de la quebrada, que algunas veces supera los tres metros de altura.Y la contaminación también perjudica a los barrios República de Francia, San Jerónimo y Cuchara Larga, los cuales son atravesados por la quebrada antes de desembocar al río Cauca.Precisamente, Londoño recordó que uno de los compromisos era el manejo de los lixiviados, rotándolos del tanque al terreno, y así sucesivamente para que se evaporaran por completo: “Hasta donde tengo conocimiento nunca hicieron la rotación de lixiviados”, anotó.Harold Sánchez Marín, profesional universitario de la CVC Norte, afirmó que esta semana se esperan los resultados de una muestra que se tomó el pasado 15 de julio en los tanques de los lixiviados para determinar su ph y el grado de contaminación del líquido, así como el procedimiento a seguir.“En este momento deben infiltrarlos en el mismo terreno, lo más probable es que el resultado no sea favorable y por ello no se pueda verter a la quebrada”, señaló.Según el funcionario, lo que se busca es mirar qué grado de contaminación tienen las aguas y establecer el tratamiento que amerita la situación, aspecto que para muchos ya debería estar resuelto, pues hacía parte del plan de cierre y sellado.Sin embargo, para la CVC la problemática va mucho más allá, pues a la fecha no tiene información completa de las obras técnicas para el manejo de los lixiviados, las chimeneas están deterioradas y todavía persiste la dificultad en el manejo de las aguas lluvias por falta de mantenimiento y a causa de varias obras inconclusas.No obstante, para Álvaro Triana, del grupo ecologista Grecia, en el tema de El Mesón los incumplimientos han sido de parte y parte -autoridades ambientales y empresa operadora, puesto que ambos son responsables de que el plan de cierre y sellado, luego de siete años, continúe inconcluso.A esto se suma que aún no se ven acciones contundentes por parte de los organismos de control para subsanar esta situación y darles a los cartagüeños un parque más para su sano esparcimiento (ver recuadro).Así las cosas, en opinión de algunos ambientalistas de la ciudad, habrá que esperar la aplicación del comparendo ambiental en los próximos días para que Cartagüeña de Aseo sea la primera en ser sancionada por el daño que se le sigue causando a la ecología de la Villa de Robledo.Ni aquí ni alláSi bien las irregularidades en El Mesón no son un tema nuevo en la Villa de Robledo, lo cierto es que han sido pocas las acciones de los organismos de control para corregirlas y hallar a los responsables.En la seccional de la Contraloría Departamental señalaron que el tema se trata específicamente en la Contraloría Auxiliar para Recursos Naturales y Medio Ambiente en Cali.Édgar Gustavo Arias Afanador, contralor auxiliar para Recursos Naturales y Medio Ambiente, afirmó que se lleva una acción popular por la situación, que ya está en la oficina jurídica de la Contraloría y que el ente hizo parte de ella.Sin embargo, Julián Andrés Rivera, jurídico de ese despacho, anotó que allí no se lleva ningún proceso relacionado con El Mesón ni mucho menos una acción popular, pues la única que tienen de Cartago es relacionada con otro tema.Por su parte, el ambientalista Lubián Londoño recordó que, en vista de las dificultades con el botadero, también se tuvieron mesas de trabajo en las que participó la Procuraduría Provincial de Cartago, pero que a la fecha no se conocen resultados del seguimiento a los compromisos asumidos. María Elena Ceballos Avivi, Procuradora Provincial de Cartago, sostuvo que su despacho hizo unas visitas de manera preventiva hace dos años, pero que si hay algún proceso éste debe estar en manos de la Procuraduría Judicial en Cali.Lo que sí anunció es que en este momento se adelanta un proceso en contra de Cartagüeña de Aseo por el tema de los lixiviados, pero no por los que se expiden desde el botadero, sino por los que dejan los carros recolectores por las calles de la ciudad cuando recogen los desechos.Por esta situación, los grupos ambientalistas de la Villa ya han interpuesto varias quejas ante los organismos competentes, pero aún no obtienen respuesta, por lo que temen que pase lo mismo que con El Mesón.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad