Cerrito, 'paso sagrado' del Valle durante Semana Santa

Abril 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:

La Semana Santa en El Cerrito cumple 171 años durante los cuales se ha posicionado como patrimonio religioso Colombia. Entérese de las razones.

La Semana Santa en El Cerrito cumple 171 años durante los cuales se ha posicionado como patrimonio religioso Colombia. Además del valor religioso, tiene otros atractivos como el concierto de música religiosa; el cine foro en la renovada plaza principal Francisco Antonio Rada y el Descenso de Cristo del Viernes Santo, la ceremonia que atrae más devotos y peregrinos.En este municipio del Valle se respira más el aroma a sahumerio que el olor de la caña de azúcar. Aquí, la bulla cotidiana de la plaza principal se silencia ante el paso de las procesiones a las que se unen centenares de habitantes de Guacarí, Santa Elena, Rozo, Palmira, Cali, Ginebra y turistas de otras regiones del país. Pese a las vacaciones, los colegios participan en el alumbrado en las procesiones nocturnas, donde cada feligrés canta y ora. Es tal la devoción de este pueblo por la Semana Mayor que 50 familias se encargan de arreglar cada paso, cuidar, restaurar, guardar y conservar las imágenes que fueron traídas por el padre Francisco Rada en 1940, de Medellín, Popayán, incluso, de España y Quito. El fervor ha contagiado de fe a los más pequeños. Por ello, los visitantes pueden ver desde hace once años las procesiones infantiles, que según Jaime Gorrón Saavedra, "son la semilla para que esta tradición pase de generación en generación". Fieles a la tradiciónLa Semana Santa en El Cerrito es una tradición familiar, el ejemplo de ello es la niña Manuela Sandoval, quien es portaflores del paso del Santo Sepulcro de la Semana Santa infantil, y recibió el cargo de su prima María Alejandra; su primo Jorge Andrés es carguero, su prima María Paula es semanasantera caucana, y su prima Ana Maritza fue portaestandarte del paso de María, La Dolorosa. Para esta conmemoración, que la Junta Pro Semana Santa prepara durante todo el año, los cerriteños engalanan la ciudad con banderas blancas y tricolores, altares y cruces e iluminan las calles por donde va el recorrido de las procesiones. Así, la Semana Mayor en El Cerrito es un evento religioso, cultural y cívico que une a sus pobladores. Vea también: El Valle, destino turístico de puertas abiertas

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad