Cartago ya tiene sus propias musas

default: Cartago ya tiene sus propias musas

Las Musas de la Casa del Virrey es un movimiento que apenas surge en la Villa de Robledo. Son ocho mujeres que en los próximos meses esperan ser cientos de poetas reunidas en torno a sus creaciones literarias.

Cartago ya tiene sus propias musas

Febrero 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Andrea Arias, reportera de Cartago Hoy.
Cartago ya tiene sus propias musas

De iza a der. Aurora Bueno, Eugenia Avendaño, Gloria Alzate, Ana Milena López, Flor María Montes, Lorena Orozco, Adiela Londoño e Isabella Rodríguez.

Las Musas de la Casa del Virrey es un movimiento que apenas surge en la Villa de Robledo. Son ocho mujeres que en los próximos meses esperan ser cientos de poetas reunidas en torno a sus creaciones literarias.

Tiene 10 años, cara angelical y cabello negro. Su voz es dulce, apenas combinable con su vestido blanco y las tiernas palabras que tiene plasmadas en su cuaderno argollado donde escribe las poesías que le inspira la Navidad, la bandera de Colombia , la ciudad.Se trata de Isabella Rodríguez Vanegas, una de las musas cartagüeñas, aquellas que cada semana se reúnen en la Casa del Virrey a compartir sus más profundos sentimientos escritos en cuadernos y hojas de block. A mano o en computador, no importa, sólo basta con que es su inspiración hecha poema.Este grupo, que ellas consideran sólo un semillero en crecimiento, nació de un ‘chispazo’ entre Adiela Londoño de Copete, reconocida dama de la localidad, y la ingeniera agrónoma Ana Milena López, ambas en busca de un espacio para “motivar, encontrar y descubrir el talento y la sensibilidad del corazón femenino”.A este llamado acudieron inicialmente ocho mujeres, todas diferentes en edades, ocupaciones y gustos, pero con un mismo objetivo, compartir lo que hay en lo más profundo de su ser, porque, como ellas mismas dicen, “escribir es sanador”.Para Ana Milena y Adiela, lo que se pretende es consolidar un grupo que perdure en el tiempo y por eso en el corto plazo se lanzarán como Las Musas de la Casa del Virrey, ese ícono cartagüeño que les ha dado su respaldo a través de Lucy Murgüeitio de Mendoza.Y es que para Ana Milena “serán el arte, la cultura, la música y la poesía quienes en su ejercicio nos devolverán la alegría de vivir, quienes sanarán a las madres y a los padres adoloridos por los avatares que encadenan a sus hijos, quienes sanarán a los niños y niñas violentados, a los descreídos, a los cínicos, a los que pasan hambre y sed, a los que les falta la salud”.Pero ésta no es la primera vez que estas musas se unen. De tiempo atrás compartieron los salones de clase del Colegio María Auxiliadora, donde hoy también estudian Isabella y Lorena, las dos niñas del grupo, y en cuyas aulas también surgió el amor por las letras.Espacio de crecimientoPero este amor hay que cultivarlo. Por eso, cada semana asisten a talleres literarios dictados por doña Adiela, quien hace doce años hace parte de las mujeres poetas de Roldanillo, lo que le da licencia para orientar a las nacientes musas, cuya inspiración surge en la cotidianidad de cada una, en las injusticias sociales, en el paisaje que ven diariamente al levantarse o en sus familias.“Yo, por ejemplo, escribo poesía de contenido social, a raíz de que participé de la ruta de literatura en el Valle del Cauca, entonces cada una escogía un tema. Quise escoger personajes de la calle y le escribí poesía al cotero, al loco, al sicario, al drogadicto, al gamín, a la prostituta”, asegura Aurora Bueno, una de las musas de Cartago.Además de los talleres, las Musas de la Casa del Virrey harán encuentros, tertulias y todo tipo de eventos que sirvan como escenario para dar a conocer sus creaciones.“Por ejemplo, ya tenemos definido una presentación, un drama, para el Día de la Mujer”, anota Gloria Alzate de Uribe, otra de las poetas.Por eso, para Ana Milena López, ahora lo que se hará es “abrir la puerta de nuestro espíritu ancestral, que cada uno lleva dentro, y así dejar fluir el linimento sanador de la dulzura de la palabra en expresión poética”.Y remata: “¡Que caiga el paradigma de que poetas son unos pocos! Error craso cuando como humanidad asumimos esa actitud como si fuese una verdad de a puño! Y fuimos cerrando nuestro corazón y nuestra alma a la palabra dulce que expresa nuestros sentimientos, cubiertos con una timidez, con una vergüenza parecida a la de Adán y Eva ante su desnudez en el paraíso”.Las musas tienen sus puertas abiertas en la Villa de Robledo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad