Cartago, al norte del Valle del Cauca, sigue sumida en los escombros

Abril 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción CartagoHoy
Cartago, al norte del Valle del Cauca, sigue sumida en los escombros

La Invasión es el sitio de disposición ilegal más grande del municipio. Desde hace por lo menos diez años viene siendo usada para este fin.

Desde hace muchos años, las orillas de los ríos, las calles y los humedales de la Villa se han convertido en depósitos de desechos. El Municipio le apuesta al predio El Tejar Cartago, pero sus dueños dicen que no está disponible.

Ante la ausencia de una escombrera municipal, las calles, la orilla del río y los humedales de la Villa de Robledo se han convertido en un botadero de todo tipo de desechos. De acuerdo con las denuncias de la comunidad, las escombreras ilegales más grandes se concentran en los sectores de La Invasión, la vía a Santa Ana, la Madre Vieja, la Tierra del Olvido y Puente Bolívar.Así lo ratificó Héctor Fabio Muriel, habitante de La Española, quien aseguró que la carretera aledaña está convertida en un depósito de materiales de construcción y que “aunque se hace limpieza, inmediatamente vuelven a aparecer”. La principal razón para esta situación es que Cartago no cuenta con una escombrera oficial, pese a que en 1994 el Ministerio del Medio Ambiente expidió la Resolución No. 541, mediante la cual ordena a los municipios la selección de un sitio para la disposición de estos materiales. Según Carolina Gómez, funcionaria de la DAR Norte de la CVC, en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de la ciudad se establecieron como viables tres sitios: Tejar La Esperanza, Tejar La Raya y otro ubicado en la vía a Zaragoza. Sin embargo, durante la construcción de la doble calzada a su paso por Cartago, estas zonas fueron utilizadas, por lo que el proyecto volvió a refundirse.A su vez, Luis Eduardo Aguado, secretario de Planeación Municipal, explicó que en el 2010 se le propusieron 10 posibles lotes a la CVC y que cuatro fueron declarados viables, pero que no se pudo lograr acuerdo alguno con sus propietarios. Agregó que la actual Administración espera poder utilizar como escombrera El Tejar Cartago, un terreno ubicado en la vía a Cali, contiguo al Centro Recreacional Villasol. No obstante, un representante de los dueños de dicho predio le aseguró a CartagoHoy que el lote no está disponible para esa actividad y que ya lo han manifestado a Planeación.Carlos David Taborda, sub secretario de Medio Ambiente del Municipio respondió a la negativa expuesta por el representante del predio, diciendo que la Administración se encuentra estableciendo acuerdos con los propietarios.“Las negociaciones se están haciendo con intermediarios del terreno porque el dueño no se encuentra en Colombia. Por eso y porque no es conveniente que se hable del lote y su afectación, voceros de los propietarios están negando la posibilidad del proyecto. Actualmente seguimos buscando alianzas para lograr el acuerdo”, afirmó. Mientras tanto, crece la preocupación de los vecinos porque múltiples lugares siguen siendo el depósito de los escombros de la Villa. Por su parte Javier Vélez, uno de los moradores, confirmó que los volqueteros, los carretilleros y los tricicleros arrojan elementos, pero que esa labor no puede ser prohibida, porque las piedras y los ladrillos han ayudado a asegurar los caminos y a evitar que el río se desborde.“Eso sí, nos disgusta que entre los escombros tiren otro tipo de residuos”, precisó.De hecho, Francisco Bolívar, presidente de la Asociación de Carretilleros de Cartago, afirmó que para ellos La Invasión no es un botadero ilegal y que por ello llevan el material allí. A su vez el Secretario de Planeación Municipal reconoció que las autoridades no pueden aplicarle el comparendo ambiental a quienes sean sorprendidos dejando desechos, debido a la inexistencia de una escombrera oficial.Sin embargo, el director de la DAR Norte de la CVC, Henry Trujillo, afirmó que sí puede aplicarse esta sanción cuando los desechos son dejados en un lugar que genere impacto ambiental.Eso sí, aclaró que la sanción es para quien los bota, no para el Municipio, pues más que sancionar a la Administración por la ausencia de un botadero, lo importante es que están haciendo la gestión y que la escombrera está contemplada en el POT y en el Plan de Gestión Integral de los Residuos Sólidos.“No es tanto por qué no se tiene una escombrera, la mayoría de municipios no tiene, sino que hay interés de mejorar este tema”, señaló el funcionario. A gustoAunque la proliferación de escombros mortifica a la mayoría de los habitantes de la Villa, vecinos de la Madre Vieja manifestaron su complacencia, al decir que a lo largo de los años con ellos han levantado un muro de contención para que el río no se desborde. Jorge Eliécer Cano, del Sindicato de Areneros de Cartago, comentó que, si bien son conscientes de la contaminación que generan en los afluentes, éstos han evitado que se produzcan mayores tragedias en épocas de invierno.Por su parte, Lubián Londoño, presidente del Comité Cívico Amor por Cartago, consideró que hace falta voluntad política para establecer una escombrera municipal. Así las cosas, los escombros seguirán impactando cualquier espacio público de la Villa de Robledo, hasta que el Municipio pueda llegar a un acuerdo con los dueños del terreno que por ahora es el más viable.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad